Animales

Los peces hembra de la “zona muerta” del Golfo de México desarrollan testículos

Por Redacción National Geographic

1 de junio de 2011

La falta de oxígeno en la “zona muerta” del Golfo de México está causando deformidades sexuales en los peces, según un nuevo estudio.

La “zona muerta” del Golfo empezó a formarse cuando la agricultura y los residuos que provenían del río Mississippi detonaron la aparición de algas y microbios. Estos organismos engullen todo el oxígeno provocando que no haya vida marina y so formen grandes zonas de “mar muerto”.  

Entre 2006 y 2007, casi una cuarta parte de las población de corvinas hembra del Atlántico capturadas en la zona muerta del norte del Golfo habían sufrido malformaciones durante su desarrollo. Los peces fueron desarrollando deformaciones como la aparición de testículos en lugar de ovarios.

No está claro cuánto tiempo estuvieron viviendo los peces en aguas hipóxicas antes de desarrollar los defectos. Pero experimentos de laboratorio han demostrado que con diez semanas de exposición es suficiente.  

Las “zonas muertas” tienen lugar una vez al año, normalmente entre los meses de mayo y septiembre y se han duplicado desde la década de los 80.

Esta zona, que a menudo varía en tamaño, actualmente tiene el mismo tamaño que el estado de Connecticut.

La falta de oxígeno perjudica a los peces

Los análisis de laboratorio realizados a los peces revelan que las corvinas que han sufrido este cambio hormonal han disminuido sus niveles de consumo de un componente químico esencial que se encuentra en su cerebro y ovarios llamado aromatasa.  

Esta enzima regula la producción de la hormona sexual femenina, estrógeno, que es fundamental para el desarrollo adecuado de los ovarios.

El cerebro de las corvinas utiliza aproximadamente el 20 por ciento del oxígeno que respiran, según dice el co-autor del estudio M.S. Rahman, biólogo marino estudio coautor maestría Rahman, un biólogo marino de la Universidad de Texas.

En las corvinas y en otras especies de peces, los órganos sexuales son masculinos por defecto. La exposición a estrógeno es necesaria para transformar los testículos en lovarios.

Rahman y su colega Peter Thomas, también de la Universidad de Texas, opinan que cuando los de niveles de estrógeno descendieron a causa de la hipoxia, parte de las células en los ovarios de los animales retrocedieron hasta transformarse en tejido testicular.

Los órganos sexuales de los peces hembras masculinizadas eran más pequeños y menos desarrollados que los testículos masculinos normales. “Mientras que algunos de los órganos deformados c contenían espermatozoides, eran incapaces de fertilizar óvulos femeninos normales”, dijo Rahman.

El estudio también encontró que corvinas masculinas fueron afectadas por la hipoxia, aunque en menor grado. Los machos atrapados en la zona muerta del Golfo, así como aquellos criados en condiciones de laboratorio con hipoxia, tenían testículos más pequeños y esperma de peor calidad, de acuerdo con el estudio, publicado en Internet recientemente en la revista Proceedings of the Royal Society B.

¿Está esta zona influyendo en el cambio de sexo de los peces?

A los científicos les preocupa que la reducción de masculinidad pueda conducir a cambios en la población que amenacen  la supervivencia a largo plazo de corvinas.

"La corvina es un pez muy común, pero no es inmune a estrellarse” dijo Prosanta chakrabarty, un biólogo de peces en la Universidad Estatal de Luisiana en Baton Rouge, quien no estuvo involucrado en el proyecto.

Hay pocas razones para pensar que los otros peces no se verían afectados de forma similar, dijo Chakrabarty. De hecho, aparte de una tolerancia ligeramente superior al oxígeno bajo estas condiciones que otras especies, las corvinas no son las únicas en comparación con otros peces del Golfo.

"Es un pez bastante típico del Golfo", dijo Chakrabarty. "No me sorprendería si estos hallazgos pudieran generalizarse al resto de peces."

Las corvinas pertenecen a una familia de peces que incluyen docenas de otras especies, que están destinadas más comúnmente a la pesca comercial.

“La gente come corvinas, pero hay pesca comercial más importante en el Golfo", dijo Charles jagoe, un toxicólogo ambiental en Florida A & M University.
 

Peces del Golfo afectados por "Doble contratiempo"

Jagoe dijo que los nuevos hallazgos sugieren que los peces del Golfo sufren un origen humano llamado "doble contratiempo."

"Mississippi es el drenaje de un tercio del país y hay todo tipo de plantas de tratamiento de aguas residuales y fábricas de desempeño de productos químicos en el río... y algunos de ellos interfieren en  la reproducción de peces", dijo.

"Y ahora tenemos este segundo factor, donde bajo oxígeno disuelto provocados por la carga de nutrientes de las plantas de tratamiento de aguas residuales y agricultura es aparentemente capaz de causar efectos reproductivos en peces".

Seguir leyendo