Animales

Los perezosos no se aparean con tanta calma como podría parecer

Por Redacción National Geographic

9 de diciembre de 2015

Los perezosos son considerados los animales más vagos del reino animal, y no faltan motivos: pasan hasta 20 horas al día descansando y solo bajan de los árboles una vez cada tres semanas para defecar. Bueno, esto último quizá no lo hagan solo por pereza, sino para salvar su vida, pues en el suelo corren el peligro de ser atrapados por sus depredadores.

El cuerpo de los perezosos está adaptado para colgar boca abajo de los árboles. Así es como duermen, comen, dan a luz y se aparean. Sin embargo, en la zona de selva tropical del Acuario Nacional de Baltimore (Estados Unidos), a pesar de haber acogido recientemente a cuatro pequeños perezosos, nunca han presenciado el apareamiento entre ellos ni a una hembra dando a luz. Según el equipo, parece que son muy celosos de su vida privada y que cuando practican el sexo en cautividad, son muy rápidos.

De acuerdo con el video que ha conseguido grabar Mark Rosenthal de Animal Magic, un programa de animales exóticos de Michigan (Estados Unidos), en el que aparecen dos perezosos apareándose colgados de una rama, efectivamente después de dar muchos rodeos, el acto en sí se consuma con bastante rapidez, algo que no deja de ser chocante dada la lentitud con la que hacen todo lo demás.

Seguir leyendo