Planeta Hostil

Los perros son más inteligentes de lo que pensamos

Puede que los perros sean más inteligentes que sus dueños.

Por Maya Wei-Haas

20 de julio de 2015

Puede que no sorprenda a los dueños de perros, pero un nuevo estudio ha revelado que puede que los mejores amigos del hombre tengan más de humanos que de perros. Estos, pueden interpretar expresiones faciales, comunicarse con nosotros, mostrar empatía, e incluso ver la televisión.

Puede que esta forma de actuar venga dada por los 12.000 años que hace que domesticamos perros, según Laurie Santos, directora del departamento de inteligencia comparada de Yale.

Los científicos pusieron a prueba a 54 perros mientras observaban a sus dueños esforzarse por sacar un rollo de cinta de un envase. Se crearon 3 grupos de perros: ayudante, no-ayudante y control. En el grupo de los ayudantes, el propietario solicita ayuda sujetando el recipiente. En el grupo de los no-ayudantes, el dueño pide ayuda y no es correspondido.

En el grupo de control ignora al dueño sin que este le pida ayuda. En todas las modalidades había una tercera persona en la sala. Después de las pruebas, esta tercera persona y dueño dan premios a los perros. En el grupo de no-ayudantes, normalmente, los perros favorecen a la tercera persona y rehuyen del no-ayudante.

Sin embargo, en el grupo de ayudantes, el perro no favorece ni a uno ni a otro. Estos resultados se han estudiado anteriormente con bebés y monos capuchinos.

Ahora, un nuevo estudio sugiere que los perros también siguen la mirada de su dueño. En este caso se juntaron 145 border Collies con diferentes tipos de entrenamientos, edades etc. Los investigadores querían ver si la edad, la rutina y el entrenamiento influyen en que el perro siga la mirada. Después, Wallis observó las reacciones de los canes.

Sorprendentemente, solo los que estaban sin entrenar le siguieron la mirada. Puede ser porque los que han sido adiestrados suelen centrarse en la cara de alguien sin que esta persona les mire. Cuando Wallis y sus compañeros pasaron más de 5 minutos enseñando a perros a mirarles a la cara, empezaron a olvidar el instinto de seguir su mirada.

Este comportamiento, solo detectado anteriormente en humanos y monos se llama "check backs" o "double looking". Wallis dice que es nuestra responsabilidad verificar si el entrenamiento afecta a los resultados de estos estudios. Para los humanos, envejecer afecta a la memoria y a la capacidad de razonar complicando las tareas de nuevos aprendizajes.

En estudios anteriores se habla sobre esta disminución de capacidades también en los perros, aunque en realidad hay poca información sobre esto. Por este motivo, Wallis y más compañeros, estudian como los perros, jóvenes y mayores, memorizan tareas y si se acordarán después de meses.

Los resultados aún están pendientes pero Wallis espera poder resolverlo pronto.

Seguir leyendo