Animales

Por fin descubren por qué tienen rayas las cebras

Por Redacción National Geographic

3 de abril de 2014

Todas las cebras tienen las características rayas que siempre han intrigado a los científicos, incluido Darwin, y para las que se han apuntado varias hipótesis: que sirven para repelen los insectos, de camuflaje, que confunden a los depredadores, que reducen la temperatura corporal o que ayudan a los animales a interactuar.

Por primera vez, un grupo de científicos ha puesto a prueba todas estas teorías.

«Una y otra vez descubrimos que el único factor altamente relacionado con las rayas es el de evitar las picaduras de mosquitos», afirma el director del nuevo estudio Tim Caro, biólogo de la Universidad de California (Estados Unidos).

«Fue estupendo comprobar que los resultados apuntaban claramente en este sentido».

Para el estudio, Caro  sus compañeros recogieron datos de una gran variedad de fuentes, incluidos museos y mapas históricos.

En primer lugar, se centraron en las diferencias en los dibujos de las siete especies existentes de équidos, que incluyen caballos, asnos y cebras, y sus veinte subespecies. La mayoría tienen rayas en alguna parte de su cuerpo.

Igualmente, detectaron dónde viven estas especies y dónde hay insectos, depredadores como leones y hienas, bosques y otros factores medioamebientales que podrían tener influencia en la evolución de las rayas. Después introdujeron los datos en un modelo estadístico para descubrir qué variable explica la existencia de las rayas.

Los resultados mostraron que las especies con rayas están presentes en los lugares donde hay más mosquitos.

Brenda Larison, bióloga de la Universidad de California que también estudia las cebras, afirma que el enfoque del estudio es demasiado general y que es necesario llevar a cabo una investigación más específica.

Opina que es un tema mucho más complejo y que no se trata de la última palabra. Aún así, admite que espantar a los mosquitos es la mejor hipótesis hasta la fecha, aunque también afirma que las demás no han sido estudiadas en profundidad.

Caro, por su parte, está seguro de que los mosquitos que rodeen un grupo mixto de animales evitarían las cebras.

«Hemos dado un paso muy importante en el estudio de las cebras, ahora podemos descartar de forma bastante concluyente las demás hipótesis», insiste.

Seguir leyendo