Animales

Pulpo común

Por Redacción National Geographic

La enorme cabeza bulbosa, los grandes ojos y los ocho inconfundibles brazos del pulpo le dan un aspecto que ya de por sí bastaría para considerarle un animal singular. Pero la característica más asombrosa del pulpo es, con diferencia, el amplio abanico de técnicas que emplea para evitar o malograr ataques de sus enemigos.

Su primera -y más increíble-línea de defensa es su capacidad para esconderse estando a plena vista. Mediante la red de células pigmentarias y músculos especializados de su piel, el pulpo puede acoplarse casi instantáneamente a los colores, las formas e incluso las texturas del entorno. Tiburones, anguilas, delfines y otros depredadores pasan nadando a su lado sin ni siquiera darse cuenta de su presencia.

Si es descubierto, el pulpo lanza una nube de tinta negra que impide a sus atacantes verle, dándole tiempo a escapar. La tinta contiene además una sustancia que embota el sentido del olfato del depredador y hace más difícil que pueda seguir el rastro del pulpo en su huida. También es un nadador veloz: puede impulsarse a propulsión expulsando agua a través de su manto. Y su cuerpo es tan blando que puede meterse por pequeñas grietas y hendiduras por las que los depredadores no pueden pasar.

Como último recurso, el pulpo tiene la capacidad de desprenderse de uno de sus brazos cuando lo ha agarrado su atacante y regenerarlo más tarde sin sufrir ningún daño irreversible. Por si esto fuera poco, también tiene mandíbulas en forma de pico capaces de propinar dolorosos mordiscos y su saliva contiene un veneno que utiliza para inmovilizar a sus presas.

Considerado como el más inteligente de todos los invertebrados, el pulpo común se encuentra en aguas tropicales y en las aguas templadas de todos los océanos del mundo. Puede llegar a medir 1,3 metros de largo y pesar hasta 10 kilos, aunque su tamaño medio es bastante menor. Sus presas favoritas son cangrejos, langostas y moluscos, a las que a veces desorienta con su tinta antes de atacarlas.

Seguir leyendo