Tortuga angonoka

martes, 18 de septiembre de 2018

Por Redacción - National Geographic
Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. No te pierdas la exposición fotográfica en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del 5 de octubre al 5 de enero. Más información aquí.

NOMBRE COMÚN: Tortuga angonoka
NOMBRE CIENTÍFICO: Astrochelys yniphora
DIETA:  Herbívoro
PESO: 5.5 kg to 18.9 kg (hembras, machos)
ESTADO EN LA LISTA ROJA DE LA UICN: En peligro crítico

Sobre la tortuga angonoka

La tortuga angonoka es una especie endémica de Madagascar, considerada por su forma una de las más inusuales del mundo. Su hábitat se extiende a través de los bosques secos del área de la bahía de Baly, al noroeste de Madagascar. Esta región está formada por sabana, manglares y bosque caducifolio seco. Las tortugas viven en hábitats de bambú, cuya fauna se compone de diferentes tipos de arbustos que miden menos de 2 metros, por lo general.

Su caparazón es muy abombado, y tiene un color marrón que presenta anillos de crecimiento en cada uno de sus puntos. Machos y hembras presentan una diferencia muy apreciable de tamaño, siendo más grandes los machos.

La tortuga angonoka se alimenta de pastos, arbustos y hierbas. Además de hojas de bambú secas, también se ha visto a la tortuga comiendo heces de algunos carnívoros. En la época de cría, la tortuga puede poner de 1 a 6 huevos por embrague, hasta 4 veces por temporada, que ocupa del 15 de enero al 30 de mayo. Tanto el apareamiento como la eclosión ocurren al principio de las temporadas lluviosas.

Quedan menos de 200 ejemplares de esta especie, motivo por el cual está clasificada como en peligro crítico de extinción en la Lista Roja del UICN, así como en el Apéndice I del CITES. Aunque existe un centro de cría en cautividad, en 1996 fueron robadas la mitad de las tortugas que habían conseguido criarse hasta la fecha. Se cree que se extinguirá en la naturaleza en los próximos 10 a 15 años, aunque a día de hoy puede encontrarse en cinco subpoblaciones, dos al este y tres al oeste del río Andranomavo.

Como resultado de la acción humana, la deforestación, los incendios y la expansión de los terrenos agrícolas. Además, esta inusual especie es capturada a menudo para ser comerciada en el comercio internacional de animales, lo que supone una gran amenaza.  

Seguir leyendo