La vacuna del COVID-19 no provoca la inflamación del corazón en niños: la previene

Los expertos en pediatría coinciden en que una infección provoca problemas cardíacos más graves (como la miocarditis) y conlleva un mayor riesgo de secuelas permanentes.

Publicado 24 nov 2021 10:59 CET
Camryn Zoë Emanuel, de 8 años, se vacuna en Houston (EE UU).

Camryn Zoë Emanuel, de 8 años, se vacuna en el Texas Children's Hospital, en Houston (EE UU), el 3 de noviembre de 2021. Los CDC nacionales aprobaron formalmente la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años.

Fotografía de Meridith Khut, The New York Times via Redux

En medio de, una vez más, otro creciente temor ante un nuevo aumento en el número de casos de COVID-19 en toda Europa, el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) celebra esta semana una reunión extraordinaria para debatir si da su visto bueno a la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 en niños de 5 a 11 años. Según datos del Ministerio de Sanidad publicados recientemente, en España los menores de 11 años son el grupo de edad que presenta una mayor incidencia acumulada a 14 días por 100 000 habitantes, con 203,57 casos. Aunque en Europa la vacunación infantil parece inminente, la vacuna de Pfizer está autorizada en niños de 5 a 11 años en Estados Unidos desde hace casi un mes.

Elizabeth Brown, madre de dos hijos que vive en las afueras de Denver, Colorado (Estados Unidos), tuvo que tomar una decisión difícil cuando el inicio del periodo de vacunación infantil contra la COVID-19. Su hijo de cinco años nació con un defecto cardíaco congénito que requirió una arriesgada intervención quirúrgica cuando tenía dos años para evitar el riesgo de inflamación del corazón de por vida a causa de una infección. Brown sabía que, tras recibir la vacuna de la COVID-19, los adolescentes corren el riesgo de desarrollar miocarditis, un tipo diferente de inflamación del corazón.

"Leer que niños sin antecedentes cardíacos sufrían miocarditis como complicación de una vacuna pediátrica era aterrador", dice Brown. "Había muchos titulares incendiarios en los medios de comunicación que se aprovechaban del miedo de los padres en cuanto a las vacunas y muy poca información disponible sobre el daño que puede causar la COVID".

Brown habló con el cardiólogo de su hijo y lo meditó durante semanas. A medida que salía más información, dice, "fui confiando más en la vacunación". Su hijo recibió la primera dosis de la vacuna hace dos semanas.

(Relacionado: ¿Cómo afecta a los niños la vacuna del COVID-19?)

Muchos pediatras y cardiólogos pediátricos lamentan que se haya exagerado la miocarditis -un efecto secundario poco frecuente de las vacunas COVID-19 de ARNm en adolescentes-, recibiendo posiblemente más atención que los beneficios de la vacuna para salvar vidas. Asimismo, dicen, algunos médicos que tratan a adultos han minimizado la amenaza que supone la COVID-19 para los niños. Mientras tanto, dos miembros del consejo consultivo que recomendó a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) que autorizara la vacuna para niños de entre 5 y 11 años incluso han cuestionado hasta qué punto es apropiado que todos los niños más pequeños sean vacunados antes de que haya más información sobre el riesgo de miocarditis.

Los mensajes contradictorios han dejado a los padres confundidos e inseguros. Aunque ya se ha vacunado a más de un millón de niños de entre 5 y 11 años en EE.UU., una proporción considerable de padres sigue sin estar segura de ello, según una reciente encuesta realizada en el país. Poco antes de que la FDA autorizara la vacuna de Pfizer para los niños más pequeños, uno de cada tres padres pensaba "esperar y ver" antes de vacunar a sus hijos, según una encuesta de la Kaiser Family Foundation. Otro 27% planeaba vacunar a sus hijos inmediatamente, mientras que el 30% dijo que no vacunaría a sus hijos en absoluto.

Sin embargo, hay lugar para la tranquilidad. No todo es tan malo: la revisión de más de dos docenas de artículos en revistas médicas examinadas por expertos, documentos gubernamentales y entrevistas con 10 cardiólogos pediátricos y pediatras ofrecen una imagen tranquilizadora de la seguridad de la vacunación pediátrica contra la COVID-19. La miocarditis tras la aplicación de la vacuna es más rara y suele ser más leve que las complicaciones cardíacas de la COVID-19, incluidas las del síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C), afirma Matthew Elias, cardiólogo pediátrico del Hospital Infantil de Filadelfia (Estados Unidos). El síndrome inflamatorio multisistémico es una afección grave que puede aparecer entre dos y seis semanas después de una infección aguda por el SRAS-CoV-2 en aproximadamente uno de cada 3200 niños infectados, incluso si la infección fue leve o asintomática. El MIS-C puede implicar la inflamación de muchos órganos, como el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos y los órganos digestivos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informan de que más de 5500 niños estadounidenses han padecido MIS-C desde que comenzó la pandemia, aunque los expertos creen que la cifra puede ser mayor.

"La experiencia en los hospitales pediátricos muestra que el riesgo de que los pacientes de cualquier edad tengan una afectación cardíaca por COVID es uniformemente peor que el riesgo de miocarditis por vacunación", dice Frank Han, cardiólogo pediátrico de OSF Healthcare en el centro de Illinois (Estados Unidos). Al igual que Elias, Han afirma que la mayoría de los casos de miocarditis asociados a la vacuna son leves, sin "alteración significativa de la función cardíaca ni incapacidad para mantener la presión arterial".

Diferentes tipos de miocarditis

En términos generales, la miocarditis se refiere a la inflamación del corazón y puede implicar una amplia gama de síntomas y gravedad, desde un dolor muy leve hasta la insuficiencia cardíaca, explica Elias. Pero existen diferentes tipos de miocarditis, incluidos tres tipos relacionados con la COVID-19: la miocarditis por la propia infección por SARS-CoV-2, por el MIS-C desencadenada por la COVID-19 y por la vacuna.

La miocarditis durante una infección por COVID-19 es similar a la miocarditis clásica que los cardiólogos pediátricos utilizan para describir lo que ven con algunas infecciones virales no relacionadas con la COVID. Pero este tipo clásico es más frecuente en los adultos con COVID-19 y rara vez se produce en los niños enfermos de COVID-19.

Lo que es mucho más frecuente en los niños es la miocarditis por COVID-19, o los síntomas cardíacos asociados a la COVID-19 que se parecen a la miocarditis. Parte de la confusión sobre las tasas pediátricas de miocarditis relacionadas con la COVID-19 se debe a que se intenta caracterizar los síntomas cardíacos del MIS-C -llamándolos miocarditis o no-, ya que el MIS-C es un fenómeno muy nuevo.

En lo que la mayoría de los cardiólogos pediátricos están de acuerdo es en que las complicaciones cardíacas observadas con el MIS-C son más graves que la miocarditis observada por la vacuna.

Aunque casi todos los niños que han sufrido problemas cardíacos relacionados con la CMI se han recuperado, los efectos a largo plazo siguen sin estar claros. Algunos niños con MIS-C sufren aneurismas de las arterias coronarias, en los que éstas se ensanchan mucho más de lo que se considera normal, dice Jacqueline Szmuszkovicz, cardióloga pediátrica especializada en MIS-C en el Instituto del Corazón del Hospital Infantil de Los Ángeles (EE. UU.). Aunque son poco frecuentes, estos aneurismas a veces pueden ser mortales. También requieren un seguimiento a largo plazo, posiblemente hasta la edad adulta, ya que pueden afectar al riesgo futuro de enfermedad arterial coronaria del niño, afirma Han. Es importante destacar que estos aneurismas se han observado con MIS-C pero no con la vacuna.

Por el contrario, uno de los primeros informes de casos de miocarditis postvacunal, publicado a principios de junio, reveló características relativamente leves que la investigación posterior confirmó: el dolor de pecho y la dificultad para respirar son los síntomas más comunes, a veces acompañados de fiebre. El tratamiento incluye ibuprofeno para el dolor y, a veces, esteroides o un fármaco llamado IGIV que refuerza el sistema inmunitario. La estancia en el hospital suele durar unos días, principalmente para su control. Jennifer Su, directora de insuficiencia cardíaca y cardiomiopatías del Instituto del Corazón del Hospital Infantil de Los Ángeles, dice que la mayoría de los adolescentes que desarrollan una miocarditis postvacunal probablemente no necesiten hospitalización, pero como el fenómeno es nuevo, la mayoría de los médicos optan por ser precavidos.

Elias añade que la miocarditis relacionada con la vacuna sigue siendo muy estresante para los padres. Dos familias que hablaron con National Geographic describieron lo aterrador que fue ver a sus hijos adolescentes hospitalizados con dolor en el pecho y luego restringidos de la actividad física durante varios meses después de volver a casa. "Cuando decimos leve", añade Elias, "no queremos minimizar el estrés que sienten los padres cuando su hijo está en el hospital".

Comparación de los riesgos de la vacuna y la enfermedad

Muchos padres quieren poder comparar el riesgo de miocarditis por contraer COVID-19 con el riesgo de contraerla por la vacuna. Según los expertos, se trata de una comparación muy difícil de analizar.

Para empezar, cada año se producen entre uno y tres casos de miocarditis por cada 100 000 niños y adolescentes sin relación con la COVID-19, explica Su. Aun así, los investigadores estiman que el riesgo es 36 veces mayor en los niños menores de 16 años que han padecido COVID-19, dice. Elias afirma que alrededor del 50% de los niños que ha tratado con la CMI experimentan una disminución de la función cardíaca parecida a la miocarditis, y un estudio descubrió que el 75% de 255 pacientes con CMI tenían miocarditis.

Las tasas de miocarditis tras la vacuna varían en función de la edad y el sexo, siendo el grupo de los varones adolescentes más propenso que otros grupos a experimentar miocarditis tras la vacunación. En un estudio de más de cuatro millones de dosis de la vacuna del ARNm administradas a adolescentes de 12 a 17 años, el riesgo de miocarditis tras la vacuna fue de aproximadamente uno de cada 16 000 chicos y uno de cada 115 000 chicas.

Hasta ahora no se han notificado casos de miocarditis después de la vacuna en niños menores de 12 años, el grupo de edad con mayor riesgo de padecer la MSI-C. El mayor y más riguroso estudio revisado por pares para investigar la miocarditis tras la vacunación, realizado por un grupo de científicos universitarios y gubernamentales israelíes, identifica a los chicos de 16 a 19 años como el grupo de mayor riesgo: uno de cada 6637 vacunados de estas edades desarrolla miocarditis tras la segunda dosis.

Quedan muchos interrogantes sobre la miocarditis provocada por la vacuna, y los CDC han seguido rastreando e investigando los casos. El único factor de riesgo conocido es ser un varón adolescente, pero no está claro por qué, ni los investigadores saben si existe un riesgo genético, si una dosis más baja de la vacuna reduce el riesgo o por qué la vacuna puede causar miocarditis, aunque existen varias hipótesis. Tampoco está claro si un pequeño porcentaje de casos tendrá efectos a largo plazo.

Las investigaciones publicadas hasta ahora muestran que casi todos los adolescentes se recuperan completamente, pero Michael Portman, director de investigación cardiovascular pediátrica del Hospital Infantil de Seattle (EE. UU.), está preocupado por la inflamación del corazón observada en las resonancias magnéticas cardíacas tres meses después en unos pocos adolescentes que tuvieron miocarditis relacionada con la vacuna. Puede que se resuelva en otros tres meses, pero "el jurado aún no ha decidido", dice, y "tenemos que averiguar qué ocurre a largo plazo". Elias también dice que es demasiado pronto para decir si la inflamación tardía que ha visto en un par de casos se resolverá por completo, pero esos casos constituyen una pequeña fracción de la miocarditis relacionada con la vacuna.

"Dejo muy claro que nos encontramos con muchos más problemas cardíacos y más graves por la propia COVID-19 en comparación con la vacuna", afirma Elias.

De todos modos, fijarse sólo en la miocarditis e ignorar otros efectos del virus no lo es todo, dice Daniel Freeman, neurólogo pediátrico de Austin (Texas, Estados Unidos). Freeman señala que uno de cada cuatro niños que han muerto a causa de la COVID-19 no tenía ninguna enfermedad subyacente. Además, hay que tener en cuenta el impacto potencial a largo plazo de la enfermedad, incluidos los efectos neurológicos que él ha visto.

Además, el riesgo del MIS-C es que puede afectar a órganos de casi todos los sistemas corporales importantes. Entre el 60 y el 70 por ciento de los niños con MIS-C son ingresados en la UCI, y entre el 1 y el 2 por ciento mueren. Por el contrario, la miocarditis relacionada con la vacuna rara vez requiere ingreso en la UCI y no ha provocado ninguna muerte documentada en adolescentes.

Aparte de MIS-C, la COVID-19 también es más grave para los niños que la gripe, con mayores tasas de ingreso en la UCI e intubación y estancias hospitalarias más largas. Desde que comenzó la pandemia, la COVID-19 ha sido responsable del 1,7 por ciento de todas las muertes en niños de entre cinco y once años en los Estados Unidos.

La probabilidad de que la miocarditis causada por la vacuna afecte significativamente a la vida de los niños a largo plazo es "infinitesimal comparada con el riesgo de enfermar de verdad por la COVID", dice Su. "Por desgracia, en esta fase de la pandemia, creo que la elección no es realmente vacunarse o no, la elección es si prefieres contraer COVID o vacunarte".

Brown, la madre de Colorado que vacunó a su hijo de cinco años con un defecto cardíaco congénito, acepta que "todo tiene riesgos". Ella y su marido ya habían optado por los riesgos a corto plazo y poco frecuentes de la intervención para corregir su cardiopatía en lugar del riesgo de por vida de una endocarditis causada por una infección, una inflamación del revestimiento interno del corazón que puede ser mortal.

"Yo veía la vacuna igual", dice Brown. "Aceptaríamos el riesgo increíblemente pequeño de una posible complicación a corto plazo de la vacuna en lugar de los riesgos de por vida, imprevisibles y posiblemente mortales, de contraer COVID".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
La propagación de la variante Delta Plus preocupa en Reino Unido
Ciencia
La COVID-19 ya ha dejado al menos 5 millones de muertos en todo el mundo
Ciencia
Cómo afecta a los niños la vacuna del COVID-19
Ciencia
Por qué las personas mayores pueden sufrir una COVID-19 grave incluso con la pauta de vacunación completa
Ciencia
Cómo la COVID-19 daña los cinco sentidos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved