¿Qué le sucede al cerebro humano durante la adolescencia?

'Red', la nueva película de Pixar, se sumerge en el cerebro adolescente, que experimenta un cambio brutal y una profunda reorganización con numerosas consecuencias hormonales, físicas y psicosociales, a menudo incomprendidas por los adultos.

Por Romy Roynard
Publicado 8 mar 2022, 14:57 CET
El Dayglow es una fiesta de Austin en la que llueven ráfagas de pintura fluorescente sobre ...

El concierto no se parece a ninguno al que haya asistido antes Austin Brown (centro): un festival llamado Dayglow en la que llovían ráfagas de pintura fluorescente sobre la multitud en el centro de Austin. La luz negra los hacía brillar. "Si no estabas bailando, te quedabas allí de pie cubierto de pintura", dijo Brown. "Eso no parece divertido". La caza de la novedad puede salir mal cuando los adolescentes intentan superar cada nueva patada con otra más intensa. Pero también les ayuda a encontrar su camino. Asistente a conciertos desde el instituto, Brown estudia ahora diseño de iluminación en la universidad. Esta fotografía apareció originalmente en el número de octubre de 2011 de la revista National Geographic como parte de un reportaje sobre el cerebro adolescente.

Fotografía de Kitra Chana

"Cualquier emoción fuerte liberará al panda", advierte su madre. Meilin Lee, la protagonista de Red, la nueva película de Pixar (que se estrena el próximo 11 de marzo en Disney+), es una niña de 13 años, extrovertida y divertida, que se debate entre ser la hija modelo que es con sus padres, muy protectores, y el caos de la adolescencia. El "panda", esa criatura roja en la que se transforma en cuanto se siente abrumada por una emoción, simboliza tanto el cambio como la renovación. En las culturas asiáticas, el panda representa el valor de las emociones y la importancia de la paciencia. Un símbolo para cualquier adolescente.

Metáfora de este periodo tan peculiar de la vida, en el que todo se renueva para redefinirse, esta lenta transformación que puede parecer repentina es objeto de cine, objeto de estudio, de reflexión y, a veces, de preocupación.

"Se suele decir que el adolescente es a la vez un niño y un adulto, pero sería más exacto decir que ya no es un niño y todavía no es un adulto. Es como si su hijo entrara en su habitación una noche y saliera como una persona diferente a la mañana siguiente. Este cambio tan rápido sorprende no sólo a sus padres sino también al propio adolescente. Es este periodo intermedio sin ninguna referencia fiable lo que constituye la esencia de la "crisis" adolescente", explica Philippe Hercberg, psiquiatra francés de adolescentes y adultos que trabaja actualmente en San Fernando (Cádiz).

Una mudanza física y psíquica

La adolescencia comienza realmente cuando la hipófisis y el hipotálamo, órganos neuroglandulares situados en el cerebro y conectados por un tallo hipofisario para formar el eje hipotálamo-hipófisis, empiezan a producir hormonas específicas que estimulan la secreción de testosterona y estrógenos. 

El crecimiento se acelera entonces, con una media de 8 centímetros al año en las niñas y 10 centímetros al año en los niños. Sólo en el primer año de vida se observa un crecimiento tan importante en los humanos: un bebé gana una media de 20 centímetros durante su primer año de vida.  Primero aparece un vello fino y luego más grueso en todo el cuerpo. El clítoris se desarrolla, el pene crece y se alarga. Las caderas y los muslos se ensanchan. La voz se vuelve más grave.

Además de los cambios corporales, los cambios hormonales tienen importantes efectos en el aspecto psíquico y en el comportamiento social y emocional de los adolescentes. Gracias a las recientes técnicas de imagen cerebral dinámica no invasiva, los investigadores han podido conocer importantes procesos del desarrollo cerebral que se dan entre los 10 y los 20 años. Durante este periodo de la vida, el cerebro experimenta una profunda reorganización. Las conexiones y funciones de sus estructuras cambian, para fijarse en la primera mitad de la treintena. Esta plasticidad renovada, muy parecida a las conexiones que se establecen en los primeros años de vida, es una oportunidad para rectificar los desequilibrios observados en la primera infancia. También es una fase de gran vulnerabilidad. "Es a la vez una oportunidad para revivir y superar los tropiezos anteriores del desarrollo, pero también un periodo complicado si el sentimiento de seguridad interna que debería haberse construido durante la infancia no está suficientemente asentado", explica Nancy Pionnié-Dax, psiquiatra infantil y jefa de la unidad de psiquiatría infantil del Hospital Erasme, en la región de París (Francia).

Al igual que en los primeros meses de vida, especialmente durante la fase conocida como "adolescencia temprana", un periodo crucial para el niño también conocido como los "terribles dos", el cerebro sólo conserva las conexiones más utilizadas. "A los dos años, se observa un primer periodo de "separación-individuación". El niño, al percibir que él y su madre son dos personas diferentes, probará los límites, [...] a existir fuera de su madre: empezará a decir no, a explorar solo, a oponerse... La adolescencia se considera una segunda fase de separación-individuación. El niño, convertido esta vez en púber, no puede permanecer pegado a sus objetos parentales y se ve empujado por el desarrollo puberal, la maduración cerebral a separarse, física y psíquicamente de sus padres" continúa Nancy Pionnié-Dax.

La mielinización de los axones (materia blanca), una especie de cable cerebral varias veces más fino que un cabello humano, aumenta durante la adolescencia. Los procesos dentro del cerebro se vuelven más rápidos y eficaces. Las estructuras de la percepción sensorial maduran pronto durante la pubertad, pero las áreas del córtex prefrontal, que nos permiten planificar, priorizar, sopesar los pros y los contras y controlar nuestros impulsos, maduran en último lugar. El centro de control del cerebro (córtex prefrontal), representado con humor en la película de Pixar Del revés (Inside Out), está dominado durante la adolescencia por el sistema de recompensa. Esto se acentúa aún más en las situaciones en las que el adolescente está con gente de su edad. Entonces nos sentimos más temerarios, más envalentonados, la novedad estimula más que asusta, el riesgo se evalúa menos.

"Hay un cambio brusco en la arquitectura del cerebro durante la adolescencia. Cambia a lo largo de la infancia, pero durante la adolescencia el sistema límbico se desarrolla mucho más rápidamente que el córtex prefrontal. La madurez posterior del córtex prefrontal llega al final de la adolescencia. Por eso la búsqueda de la recompensa inmediata no se contrarresta con una forma de control durante este periodo. Por eso observamos muchos comportamientos de riesgo y el inicio de las adicciones en los adolescentes. Es un periodo de vulnerabilidad, sobre todo a las sustancias desinhibidoras que afectan a la producción de dopamina", explica Philippe Hercberg.

"Esto se traduce en impulsividad, necesidad de inmediatez, búsqueda de sensaciones y placeres, sin preocuparse de los efectos a largo plazo", dice Nancy Pionnié-Dax. "No hay nada más incomprensible para un adolescente que le digan "haz un plan" cuando quiere algo. La espera es muy complicada, lo más importante es la inmediatez".

Lejos de la amplia caricatura de que la "crisis" adolescente es una simple rebelión contra el orden establecido y las figuras de autoridad, como los padres, quizá sea necesario estudiar (o recordar) lo perturbadores que pueden ser estos cambios físicos.

Una agitación constante

Una vez superada la adolescencia, sólo las mujeres y las personas sometidas a tratamientos hormonales estarán sometidas a estos trastornos, sobre todo durante sus ciclos menstruales, los embarazos, la premenopausia y la menopausia.

Más allá del aspecto hormonal, que es una especie de torbellino infinito, en la adolescencia se plantea una cuestión esencial: "¿Quién soy yo?" ¿Quién soy en relación con los demás y para los demás? ¿Cuál es mi lugar en este mundo en constante cambio? El adolescente debe aceptar su nuevo cuerpo, integrarlo en la imagen que tiene de sí mismo, definir su identidad de género, su identidad sexual, su identidad cultural y religiosa, desarrollar sus propios valores, ser más autónomo y responder a la angustiosa cuestión de su educación y su futuro profesional.

Tantas incógnitas a las que hay que dar respuesta en un tiempo relativamente corto. Cualquier adulto se sentiría abrumado por esta constante agitación.

"Los adultos tienen muchas dificultades para entender y aceptar a los adolescentes", considera Philippe Hercberg. "Ya no recuerdan que fueron adolescentes. La dificultad radica en la capacidad de los adultos para leer y descifrar los problemas de la adolescencia, que es lo que provoca con tanta frecuencia reacciones de oposición, incluso de rechazo."
 

Sin codos, sin rodillas. Su "club de la lucha" tenía reglas. Al menos un viernes al mes, los chicos se reunían después del colegio en el patio trasero de Bryan Campbell (en el extremo izquierdo) para luchar y boxear. La madre de Campbell les daba el visto bueno siempre y cuando se mantuvieran a salvo; una nariz ensangrentada era la peor lesión sufrida. Los chicos solían utilizar teléfonos para filmar sus competiciones y luego colgaban los vídeos en un grupo privado de Facebook, donde más amigos podían admirar sus proezas. El subidón de una llave de cabeza, un vínculo entre amigos, sus peleas proporcionaban tanto emoción como recompensas sociales - Esta fotografía apareció originalmente en el número de octubre de 2011 de la revista National Geographic como parte de un artículo sobre el cerebro adolescente.

Fotografía de Kitra Cahana

"Los padres son conscientes de lo que está en juego, de los riesgos, y querrían "ahorrar" o "proteger" a sus hijos adolescentes. Pero los adolescentes necesitan experimentar esta nueva autonomía, a veces volviéndola contra ellos mismos. [...] Los adolescentes nos hacen experimentar emociones que reflejan lo que ellos viven: ansiedad, impaciencia, arrebatos emocionales a veces mal controlados. Es muy difícil encontrar la distancia adecuada. Y algunos artículos científicos han demostrado que el grado de emocionalidad de un adolescente que habla con sus padres sobre un tema sensible es tal que su córtex está completamente apagado" subraya Nancy Pionnié-Dax.

También es un periodo en el que las relaciones y su valor cambian. Las cartas se "redistribuyen" de alguna manera en todos los grupos sociales que son la familia, la amistad, la esfera social y el amor, una forma de muda psicosocial. Se establece un nuevo equilibrio, un péndulo entre el narcisismo y lo que los psicólogos llaman la relación de objeto, la inversión en uno mismo y la inversión en los demás. 

¿Cómo, a pesar de los cambios puberales, puede uno seguir siendo "uno mismo" (si ya sabe quién es)? A pesar del nuevo ritmo impuesto por su cuerpo, el adolescente debe mantener una cierta continuidad en sus relaciones con el mundo y con los demás. 

"El adolescente necesita el grupo y la mirada de los demás. Es uno de los grupos que más ha sufrido los múltiples encierros. A menudo funcionan por mimetismo, por miedo a ser rechazados por el grupo, aunque éste no les rechace necesariamente si no fuman o beben como los demás", argumenta Philippe Hercberg. "Creemos que para pertenecer al grupo hay que hacer como los demás. Las relaciones entre los adolescentes son más naturales y espontáneas en esta época [que en otros grupos de edad]. Las amistades que se forman en la adolescencia son las que suelen durar toda la vida." 

Otro trastorno: el adolescente cambia a los ojos de los adultos. Porque cambiamos, porque crecemos, ya no podemos ser, funcionar o actuar como antes. Un distanciamiento, saludable aunque delicado de determinar, nos permite alcanzar una nueva identidad social. La autoestima se ve alterada, así como el equilibrio emocional que prevalecía en la infancia. Los amigos y los amantes toman un papel más importante en nuestras vidas.

Definimos fácilmente la adolescencia como una "crisis". Si hay una crisis, lo que está en juego es enorme en este momento crucial. Corresponde a los adultos a los que el adolescente puede confiarse determinar los entresijos de la crisis en cuestión, para no pasar por alto los trastornos graves o incluso los primeros signos de psicopatología y, por otra parte, no considerar patológicos a los adolescentes que son un poco demasiado extravagantes. 

"Muchas enfermedades mentales pueden aparecer durante la adolescencia, como la ansiedad, la depresión, los trastornos alimentarios, la esquizofrenia y los trastornos psicóticos en general", afirma Philippe Hercberg. Tanto si adoptan una forma restrictiva como bulímica, los trastornos alimentarios, que afectan especialmente a las mujeres jóvenes, son en realidad la tercera enfermedad crónica más frecuente entre los adolescentes.

"Alguien que deja de comer para perder mucho peso, o que tiene pensamientos suicidas repetidos en el tiempo, un adolescente que se aísla del grupo y, obviamente, un adolescente que tiene alucinaciones, esto no es "normal". Y esto a pesar de que los trastornos de ansiedad, los trastornos depresivos y los trastornos del sueño se han disparado en los últimos años. En todos los casos, es la entrevista clínica la que puede determinar si se trata de una patología".

Este periodo de la vida es tan especial que la Revista Oficial de la Asociación Mundial de Psiquiatría (WPA) publicó a principios de este año un artículo en el que se afirmaba que era el momento de considerar la creación de una nueva subespecialidad dentro de la psiquiatría, para que los adolescentes no fueran considerados como adultos a partir de los 16 años (en varios estados de Estados Unidos, los ciudadanos de 16 años en adelante son juzgados como adultos. En España, se considera agravante el tramo que va de 16 a 18 años).

La adolescencia, si hubiera que resumirla, es una época decisiva, una etapa necesaria para realizarse. Un tiempo, en definitiva, para domar al panda interior, para aprender el valor de las emociones y la importancia de la paciencia.

Pixar y Disney+ son propiedad de The Walt Disney Company accionista mayoritaria de National Geographic Partners.

Este artículo se publicó originalmente en francés en nationalgeographic.fr.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Este hombre recibe mordeduras de serpientes mortales en nombre de la ciencia
Ciencia
Se acerca una superluna de sangre, la Luna de Flores
Ciencia
Científicos españoles participan en la reactivación del mayor acelerador de partículas del mundo
Ciencia
Las frutas y verduras son menos nutritivas que antes. ¿Por qué?
Ciencia
Así reaprovechan los científicos la lava del volcán de La Palma

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved