¿Qué se sabe de la misteriosa ola de "dedos de COVID"?

El dolor en los dedos de los pies, hinchados y de color rojo-púrpura ha sido uno de los síntomas más extraños que se observaron al principio de la pandemia. Los expertos siguen debatiendo su causa y su relación con la COVID-19.

Por Priyanka Runwal
Publicado 1 abr 2022, 12:02 CEST
Los sabañones son la dolorosa inflamación de los pequeños vasos sanguíneos de la piel que se ...

Los sabañones son la dolorosa inflamación de los pequeños vasos sanguíneos de la piel que se produce como respuesta a la exposición repetida al frío. Durante la primera etapa de la pandemia, los médicos se vieron inundados de casos de sabañones, lo que les hizo preguntarse si estaba causado por el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19.

Fotografía de Science Source

Lisa Arkin vio más dedos de los pies hinchados y descoloridos durante los primeros meses de la pandemia que durante toda su carrera.

Arkin, dermatóloga pediátrica de la Universidad de Wisconsin-Madison (Estados Unidos), trataba sólo a un par de pacientes con lesiones cutáneas temporales (llamadas pernio o sabañones) cada año. Pero en abril de 2020, cuando surgieron los primeros casos de COVID-19, vio a 30 pacientes con sabañones. "Mis clínicas de urgencia (ya sea a distancia o en persona) se llenaron de repente de pacientes con dedos de los pies morados, que se quejaban de hinchazones, ampollas, molestias y dolor", dice Arkin. "Me quedé completamente sorprendida".

Los dermatólogos de otras partes de EE.UU., y de todo el mundo donde los casos de COVID-19 estaban aumentando, también comenzaron a informar de casos de personas con lesiones rojo-púrpura a menudo en los dedos de los pies. Los llamados sabañones suelen comenzar con una sensación de ardor en los dedos de los pies seguida de la decoloración, que suele resolverse sin tratamiento en unas pocas semanas. Sin embargo, en algunos casos inusuales, la afección se prolonga durante meses e incluso hasta un año o más.

"En su forma más leve, la gente se queja de que es como un ligero picor", dice Esther Freeman, dermatóloga y epidemióloga de la Facultad de Medicina de Harvard (Estados Unidos). "En su versión más grave, es tan dolorosa que algunos pacientes no pueden ponerse los zapatos durante un par de semanas".

Los médicos empezaron a preguntarse si los sabañones se debían al SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19. En los últimos dos años, los científicos han estudiado miles de casos de sabañones pandémicos o "dedos de COVID" en todo el mundo, examinando la sangre y las biopsias de piel para responder a esa pregunta. Esto es lo que sabemos hasta ahora.

¿Qué son los dedos de COVID?

No es infrecuente que las infecciones víricas, como el sarampión, la varicela y la mononucleosis, provoquen una erupción de ampollas, pequeños bultos o manchas en distintas partes del cuerpo. Estos síntomas surgen cuando el sistema inmunitario del cuerpo responde al virus o a las células de la piel dañadas por el virus.

Del mismo modo, los dermatólogos han identificado ahora una serie de afecciones cutáneas, incluidos los sabañones, asociadas a COVID-19. "Si se hubiera preguntado a 100 dermatólogos antes de la pandemia qué erupciones esperaban ver con un virus, los sabañones no habrían aparecido en la lista; no habrían estado ni entre los 50 primeros", dice Freeman. "Los sabañones sólo se han asociado a los virus en contadas ocasiones", afirma.

Muchos de los pacientes afectados (a menudo niños y adultos jóvenes) nunca desarrollaron los síntomas típicos de la COVID-19, como tos, fiebre y dolor muscular. Si lo hicieron, los síntomas fueron leves. Las lesiones (que suelen desarrollarse tras la exposición repetida a condiciones de frío y humedad y que también pueden afectar a los dedos, los talones, las orejas y la nariz) solían aparecer entre una y cuatro semanas después de una prueba positiva de COVID-19. Sin embargo, muchos de los pacientes aquejados de esta patología, incluidos varios de los jóvenes pacientes de Arkin, tuvieron una prueba de PCR negativa y carecían de anticuerpos contra el SARS-CoV-2, lo que sugiere que probablemente nunca tuvieron COVID-19.

Del mismo modo, un estudio realizado en el norte de California descubrió que sólo 17 de los 456 pacientes con sabañones entre abril y diciembre de 2020 dieron positivo en COVID-19 mediante una prueba PCR, y sólo uno de los 97 a los que se les tomó una muestra de sangre para detectar anticuerpos específicos del SARS-CoV-2 dio positivo. Todo ello a pesar de que en 2020 se produjo un repunte de los casos de sabañones en comparación con los registrados en la región entre 2016 y 2019.

"Eso es lo que ha hecho que sea tan difícil y confuso poder decir si está asociado al COVID", dice Arkin.

¿Qué causa los dedos de COVID?

En algunos estudios, los investigadores detectaron la presencia de partículas de virus en las biopsias de piel de los pacientes con COVID en los dedos del pie, lo que sugiere un papel del SARS-CoV-2, pero los expertos no están convencidos de esos hallazgos.

Un estudio publicado en octubre del año pasado en el British Journal of Dermatology fue uno de los que sugirió que una respuesta inmunitaria agresiva a una exposición al SARS-CoV-2 podría ser la responsable de los dedos de los pies con COVID. Los investigadores estudiaron las muestras de sangre y piel de 50 pacientes (varios de los cuales presentaban síntomas de COVID-19 como tos, fatiga y fiebre) que tuvieron esos sabañones por primera vez en abril de 2020 y dieron negativo en una prueba de PCR.

El estudio demostró que, en comparación con los individuos sanos, los pacientes con dedos de COVID tenían altos niveles de proteínas inmunitarias llamadas autoanticuerpos en su sangre que dañaban erróneamente sus propios tejidos sanos. También tenían niveles elevados de unas proteínas denominadas interferones de tipo I, que constituyen una primera línea de defensa contra las infecciones víricas.

"La forma en que se lo explico a mis pacientes es que los dedos de COVID son un exceso de algo bueno", dice Freeman. "Su cuerpo hizo un trabajo bastante bueno en la lucha contra el virus, y de hecho tuvo una respuesta inmune bastante adecuada en la medida en que había una gran cantidad de este interferón en la zona. Y un efecto secundario de tener todo este interferón es que los dedos de los pies se vuelven morados".

Esta potente producción de interferones puede ayudar a los pacientes con dedos de COVID a eliminar la infección por SARS-CoV-2 antes de que se formen los anticuerpos específicos de COVID-19, lo que podría explicar por qué muchos de estos pacientes dan negativo en las pruebas de anticuerpos. Además, la producción de ciertos interferones de tipo I es mayor en los niños y los adultos jóvenes y disminuye con la edad, lo que podría explicar por qué los dedos de los pies con COVID son más comunes en ese grupo demográfico.

Además, "sabemos que las personas que padecen interferonopatías, que son enfermedades genéticas en las que hay una producción excesiva de interferón, presentan lesiones parecidas al pernio [chilblain]", afirma Lindy Fox, dermatóloga de la Universidad de California en San Francisco.

El año pasado, algunas personas también desarrollaron estas lesiones parecidas al sabañón poco después de recibir la vacuna de la COVID-19 de ARNm. "Afortunadamente, no es muy común", dice Freeman. "Pero sí parece posible que algunos pacientes estén montando una respuesta de interferón similar después de la vacunación, como lo hacen las personas al propio virus".

Pero el aumento de los niveles de interferón tipo I por sí solo puede no explicar los sabañones pandémicos. Por ejemplo, los pacientes con hepatitis viral y cáncer son tratados con interferones para eliminar el virus o detener y destruir el crecimiento de las células cancerosas, y sin embargo los interferones no inducen condiciones cutáneas similares a los sabañones.

Algunos expertos sugieren que puede haber casos de COVID en los dedos de los pies que no tienen nada que ver con el virus, sino con el comportamiento pandémico. La gente no usaba tanto los zapatos y los calcetines cuando se quedaba en casa, lo que podría haber inducido sabañones pandémicos en algunas personas, dice Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Universidad de Yale en Estados Unidos. Aunque "esto requeriría más análisis", dice. Hasta que los expertos sean capaces de rastrear una huella definitiva del SARS-CoV-2 en los pacientes con dedos de COVID, esa asociación seguirá siendo objeto de especulación. "Hay muchas preguntas abiertas", dice Arkin; "y puede que aún haya más misterios que respuestas".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
La COVID-19 es una oportunidad para reexaminar la importancia de la convalecencia
Ciencia
Así ataca la COVID-19 a nuestro corazón
Ciencia
Coronavirus e impresoras 3D: así combaten la pandemia miles de ‘makers’ españoles desde sus hogares
Ciencia
La COVID larga sigue siendo un misterio: seguimos la lucha de una paciente por conseguir un tratamiento
Ciencia
¿Cuánto tiempo permanece la COVID-19 en nuestro cuerpo?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved