"¡Te está creciendo la nariz!" ¿Se puede saber realmente si alguien miente?

Aunque el crecimiento de la nariz no está entre ellos, los signos físicos que revelan la falsedad no son ningún misterio. Esto es lo que buscan los especialistas en detectar la deshonestidad.
Fotografía de Disney+
Por Dominic Bliss
Publicado 9 sept 2022, 12:30 CEST

Como castigo por mentir, la nariz alargada de Pinocho no podía ser más evidente. En un momento de la novela original de Carlo Collodi, crece tanto que el niño marioneta es incapaz de darse la vuelta dentro de la habitación de una casa. Imposible de disimular.

Con la llegada de una nueva adaptación de Pinocho en acción real (ya disponible en Disney+) es posible que la gente vuelva a tener en cuenta los signos físicos de la falsedad. Y aunque las traiciones físicas de la mentira en la vida real no suelen ser tan dramáticas, no son desconocidas. 

The Walt Disney Company es la accionista mayoritaria de National Geographic Partners, empresa editora de 'National Geographic'

Ya en 1993 hubo un caso médico de un hombre de 51 años que, al decir mentiras, sufrió efectos mucho más debilitantes que los de Pinocho. En una carta publicada en el Journal of Neurology, Neurosurgery, and Psychiatry, los médicos de los hospitales universitarios de Estrasburgo, en Francia, describieron a un desafortunado paciente que perdía regularmente el conocimiento y sufría convulsiones. "Más de un tercio de los ataques se producían mientras el paciente estaba tumbado", añadían los médicos.

Al examinarlo, resultó que el desafortunado tenía un tumor de 30 mm en el cerebro. Sus médicos sugirieron que las emociones que sentía al decir mentiras estaban agitando el lóbulo límbico de su cerebro y, a su vez, desencadenando una rara forma de epilepsia.

Una historia de engaños

El ser humano medio dice hasta dos mentiras al día, según un estudio de los años 90 publicado en el Journal of Personality and Social Psychology. Incluso hay pruebas de que los primates pueden utilizar el engaño táctico.

Juana de Arco es interrogada por el cardenal de Winchester en su prisión del castillo de Rouen, en 1431, en un cuadro de Paul Delaroche. Su exhaustivo interrogatorio de carácter buscaba determinar si era culpable de herejía y brujería por comunicarse directamente con Dios. Ese mismo año fue quemada en la hoguera de Rouen.

Fotografía de The Print Collector / Alamy

La mayoría de nuestras mentiras son mentiras blancas o mentiras bastante inofensivas. Sin embargo, en campos como la aplicación de la ley, el espionaje y los seguros, distinguir la verdad de la falsedad es un requisito vital; a veces incluso una cuestión de vida o muerte. Pero, ¿cómo podemos distinguir la diferencia?

Durante gran parte de la existencia humana, la identificación de la mentira se basaba en rituales religiosos, supersticiosos (y a veces bárbaros): el juicio por combate, el juicio por ordalía o el juicio por tortura. En la antigua China, se obligaba a los sospechosos a masticar un puñado de arroz crudo y, si después lo escupían seco, se les consideraba culpables, probablemente un ritual basado en la idea de que el miedo seca la saliva de la boca.

En la antigua India, los sospechosos debían permanecer en una tienda oscura y tirar de la cola de hollín de un asno sagrado que, según se decía, rebuznaría en voz alta por el culpable. Al salir de la tienda, los que tenían las manos limpias eran considerados criminales, ya que la culpa les había impedido tener la confianza necesaria para tirar de la cola.   

A finales del siglo XIX, los métodos se volvieron afortunadamente más científicos, analizando primero los cambios en la presión sanguínea de las personas, y más tarde en sus patrones de respiración. En la década de 1930, el inventor estadounidense Leonarde Keeler añadió la respuesta galvánica de la piel como tercera métrica, para medir los niveles de transpiración. La máquina resultante se hizo famosa como dispositivo de interrogación "suave", e incluso hoy en día, el polígrafo moderno sigue utilizando esos tres factores para determinar las falsedades.

Pero las máquinas no son en absoluto infalibles. Según la Asociación Americana de Psicología, "la mayoría de los psicólogos coinciden en que hay pocas pruebas de que las pruebas poligráficas puedan detectar las mentiras con precisión". La gran mayoría de las jurisdicciones de todo el mundo rechazan los resultados del polígrafo por considerarlos inadmisibles en los tribunales.

John Larson hace una demostración de una máquina poligráfica "detector de mentiras" en la Universidad de Northwestern hacia 1936. La máquina, que fue perfeccionada a principios del siglo XX por una sucesión de científicos que añadieron más medidas, utiliza una combinación de factores que van desde la presión sanguínea y la respiración hasta la respuesta galvánica de la piel para establecer si una persona está en proceso de decir una mentira.

Fotografía de PICTORIAL PRESS LTD / ALAMY

Señales no verbales

Sin embargo, ¿hay acaso gestos físicos y faciales que los mentirosos suelen hacer? Joe Navarro es un antiguo interrogador del FBI, que trabajó en contrainteligencia y antiterrorismo. Incluso una vez entrenó a jugadores de póquer para detectar y enmascarar el lenguaje corporal. Si alguien puede detectar las señales de un mentiroso, debería ser él.

"No existe el efecto Pinocho", dice a National Geographic (Reino Unido) con total convicción. "La gente ha pensado y enseñado erróneamente durante mucho tiempo que si alguien se toca la boca, por ejemplo, o se tapa la nariz, o mira en una determinada dirección con los ojos, eso son comportamientos indicativos de engaño. Pero hay muchas investigaciones que demuestran que no hay un solo comportamiento indicativo de engaño".

(Relacionado: Qué es el amor según la ciencia: verdades y mentiras)

Sin embargo, estos gestos son indicadores de emoción. "Tenemos que dejar de asociar los comportamientos indicativos de malestar psicológico con el engaño, y reconocerlos puramente como lo que son: signos de estrés, ansiedad, aprensión, desesperación, sospecha, tensión, preocupación, nerviosismo, etc. Pero no el engaño".

Durante sus 25 años de trabajo en el FBI, Navarro dice haber realizado más de 10 000 entrevistas con diversos testigos y sospechosos. Señala cómo tanto los inocentes como los culpables pueden mostrar signos de malestar psicológico y lo que se conoce como "comportamiento pacificador": temblor de manos, sudoración, rubor, cambio de movimientos oculares, tocarse la cara, morderse los labios, parpadear profusamente o hablar con voz desigual, por ejemplo.

“No existe el "efecto Pinocho"... Una amplia investigación demuestra que no hay un único comportamiento indicativo de engaño.”

Joe Navarro

"A menudo no es más que nuestro cuerpo reflejando lo que sentimos sobre la situación en la que nos encontramos", añade. De hecho, en los interrogatorios policiales, incluso los más inocentes tienden a ponerse nerviosos.

Navarro recuerda una ocasión en la que estaba interrogando a una mujer sospechosa de un delito de guante blanco. Intentaba por todos los medios mantener la calma, pero antes de empezar a hablar del delito, la mujer se mordía el labio, se revolvía el pelo y se tocaba la zona de la garganta, justo debajo de la tráquea, conocida como muesca supraesternal. Este último gesto, según Navarro, es una forma de autoprotección nerviosa que se remonta a la prehistoria, cuando los primeros humanos protegían su yugular del ataque de los depredadores.

Dadas las reacciones físicas de la mujer, Navarro estaba convencido de su culpabilidad. En realidad, estaba muy nerviosa, pero no era culpable. Simplemente había aparcado su coche en las inmediaciones y era consciente de que el parquímetro estaba a punto de agotarse. "Ella no tuvo nada que ver con el crimen", concluye Navarro.

El póquer es un juego que se basa en un hábil farol sobre el oponente, de ahí la "cara de póquer", una expresión deliberadamente firme que pretende eliminar los indicadores inconscientes de engaño.  El intenso escrutinio de los jugadores a través de la mesa ha dado lugar a muchas especulaciones sobre los "tells", o comportamientos de regalo, exhibidos cuando las apuestas son altas y el jugador está bajo presión.

Fotografía de Jeff Gilbert / Alamy

Señales verbales

¿Es mejor analizar las palabras de los sospechosos que sus gestos? La Dra. Abbie Maroño es una profesora universitaria británica de psicología con un doctorado en análisis del comportamiento. También trabaja como directora de educación en la consultora de seguridad Social-Engineer, LLC. Dice que hay ciertas pistas verbales en las que podemos fijarnos para identificar a un mentiroso.

Las incoherencias en los hechos son un indicador clave. Los detectives de la policía suelen pedir a los sospechosos que repitan sus recuerdos o coartadas varias veces para intentar detectar las discrepancias en el relato.

Maroño dice que los mentirosos también tienden a utilizar lo que ella llama "técnicas de auto-manipulación". "Utilizan frases como 'no me acuerdo' o 'fue hace tiempo y creo que lo he olvidado'", explica a National Geographic (Reino Unido). "Esto es más probable que ocurra con personas que mienten". Señala cómo ciertos políticos son maestros en esta forma de engaño.

Las personas honestas suelen dar más detalles al ser interrogadas. "Las personas que mienten tienden a simplificar sus historias, dando información estereotipada a la que pueden acceder fácilmente", dice Maroño. "Porque si tienen que recordar [esa información] más tarde, pueden ser fácilmente sorprendidos. Mientras que los que dicen la verdad son más propensos a informar de detalles complicados".

Luego están los tropiezos inconscientes. Durante su estancia en el FBI, Navarro interrogó a muchos sospechosos de asesinato. Recuerda un incidente en el que una madre alegó que alguien había secuestrado a su bebé. Se le pidió a Navarro que la entrevistara en nombre de la oficina del sheriff, y observó que se refería varias veces a su hijo pequeño en tiempo pasado. "Seguro: ella misma había matado al bebé", recuerda Navarro.

Pero ni siquiera los deslices verbales son indicadores seguros de mendacidad. Aldert Vrij es profesor de psicología en la Universidad de Portsmouth (Reino Unido). En su libro Detecting Lies and Deceit: Pitfalls and Opportunities (Detección de mentiras y engaños: trampas y oportunidades), subraya que los interrogadores experimentados no suelen reconocer la falta de veracidad.

Un rastro del polígrafo de un interrogatorio del siglo XX, que muestra medidas de varias respuestas fisiológicas. Muchos psicólogos consideran ahora que el polígrafo es un indicador poco fiable de la honestidad, y que las respuestas fisiológicas a la deshonestidad son muy idiosincrásicas.

"Las investigaciones han indicado que incluso los captadores de mentiras profesionales, como los agentes de aduanas y los policías, suelen tomar decisiones incorrectas, y que su capacidad para separar las verdades de las mentiras no suele superar la de los profanos", escribe. "Una [razón] por la que incluso las personas motivadas no consiguen atrapar a los mentirosos es porque la detección de la mentira es difícil. Tal vez la principal dificultad sea que no hay una sola respuesta no verbal, verbal o fisiológica que se asocie exclusivamente con el engaño. En otras palabras, el equivalente a la nariz creciente de Pinocho no existe". Vrij continúa explicando que no hay una sola respuesta en la que pueda confiar cualquier persona o máquina que busque mentiras. Escribe: "Otra dificultad es que los mentirosos que están motivados para evitar ser descubiertos pueden intentar mostrar respuestas no verbales, verbales o fisiológicas que creen que causan una impresión honesta en los detectores de mentiras. Los mentirosos que emplean esas supuestas contramedidas pueden, en efecto, engañar a menudo a los detectores de mentiras profesionales."

Todo esto no puede servir de consuelo a ese paciente de 51 años con un tumor de Estrasburgo, que solía convulsionar y desmayarse cuando mentía. Afortunadamente, sus médicos acabaron recetándole un medicamento anticonvulsivo llamado Carbamazepina, que funcionó.

Para el pobre Pinocho no existe esa cura.

Pinocho se puede ver en streaming en Disney+ a partir del 8 de septiembre.

Dominic Bliss es un periodista independiente con sede en Londres. Síguelo en Twitter.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
El podcast ‘Despierta tu curiosidad’ de National Geographic entre los más escuchados en Spotify en España
Ciencia
El cuerpo humano, el gran tabú de la medicina a lo largo de historia
Ciencia
Cómo evaluar los riesgos de una pandemia y de la COVID-19
Ciencia
Lo más visto de la semana: del 23 al 27 de octubre
Ciencia
Lo más visto de la semana: del 16 al 20 de octubre

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved