Ciencia

Alarmante deshielo en Groenlandia

Por Redacción de National Geographic

5 de junio de 2013

Sólo unos días después del intenso deshielo de este mes (se derritió casi toda la capa superficial de hielo de Groenlandia), imágenes de la NASA muestran el ritmo de deshielo más rápido en 30 años, desde que tenemos satélites.

La relación con el calentamiento global podría parecer evidente, pero los científicos afirman que un deshielo como éste puede ocurrir cada 150 años. Sin embargo, si el deshielo se mantiene, subirá el nivel del mar, según los expertos.

La mayor parte del deshielo tuvo lugar en un periodo de cuatro días. Los mapas de los satélites muestran que el 8 de julio se había derretido aproximadamente el 40 por ciento de la capa de hielo más superficial. El 12 de julio la cifra subió hasta el 97 por ciento.
Sin embargo, los registros de los satélites de las tres últimas décadas muestran de media que más o menos la mitad de la superficie de Groenlandia se derrite en algún momento del mes de julio.

La velocidad y alcance del deshielo de este mes ha sorprendido a algunos científicos. «Es algo tan extraordinario que al principio cuestioné los resultados: ¿habría algún error en los datos?», afirmó el miembro del equipo Son Nghiem del Laboratorio de Propulsión a Chorro de California (Estados Unidos).

El deshielo ha alcanzado incluso el punto más alto y frío, Summit Station, a 3,2 kilómetros por encima del nivel del mar.
«Por lo que sabemos, esto no ha ocurrido desde que tenemos satélites. De hecho, no ha ocurrido nunca», afirmó Thomas Mote, también miembro del equipo y experto en clima de la Universidad de Georgia, a National Geographic News.

¿Parte del ciclo natural?

Lora Koenig, experta en glaciares del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA señala sin embargo que este tipo de acontecimiento ha tenido lugar antes de la existencia de satélites.

«Los núcleos de hielo de Summit Station muestran que aproximadamente cada 150 años hay deshielos de este tipo», el último en 1889.

Por ello es difícil saber si el calentamiento global ha sido un factor determinante esta vez. Teniendo en cuenta la edad de las muestras de los núcleos de hielo, «podría defenderse tal posibilidad», señala Mote.
Los científicos creen que una cresta inusualmente fuerte de aire caliente ha contribuido al deshielo, lo que hace más difícil todavía determinar la causa.

«Tenemos una piscina de aire caliente sobre la capa de hielo», dice Mote. «Es algo parecido, aunque no en magnitud ni en duración, a lo que estamos viendo en las Grandes Llanuras con la sequía» en Estados Unidos.

Más deshielo podría afectar al nivel del mar
El experto en glaciares Alexander Robinson, que no participó en el reciente estudio, describió la velocidad y extensión del deshielo como «muy sorprendente».

«Es intrigante», añade Robinson, del Instituto de Investigación Potsdam sobre Impacto Climático de Alemania. «Creo que habrá varios estudios que investigarán si este tipo de patrón climático puede ser producido por el calentamiento global».

De momento, los efectos del deshielo parecen tan difíciles de determinar como las causas. En julio, por ejemplo, se inundaron algunos ríos de Groenlandia, aunque según Mote, «no podemos relacionarlo con este acontecimiento».

Si este tipo de deshielo tiene lugar con mayor frecuencia a causa del cambio climático, los científicos creen que podría subir el nivel del mar.

Los deshielos tan extendidos pueden hacer que la llamada neviza, o nieve firn (nieve compacta que se encuentra en el exterior de una capa de hielo) tenga más dificultad a la hora de reabsorber el agua del hielo derretido.

«Si hay deshielo en la superficie y una capa de firn gruesa, se puede volver a congelar y volveremos a tener hielo», explica Robinson.
«Sin embargo, si hay deshielo y congelamiento de forma repetida, lo que acaba ocurriendo a largo plazo es que se reduce el grosor de la capa de firn, lo que reduce la capacidad de la capa de hielo de congelarse».

Los científicos creen que si se derritiera toda la capa de hielo de Groenlandia, el nivel del mar global aumentaría 7 metros.

«Hay que aclarar, sin embargo, que no es lo que estamos viendo», indica Mote. «Groenlandia está perdiendo masa, pero se necesitaría mucho tiempo para perderla toda».

Seguir leyendo