Ciencia

Científicos alemanes inducen sueños lúcidos

Por Redacción National Geographic

12 de mayo de 2014

Científicos alemanes han hallado la manera de inducir sueños lúcidos, esos en los que somos conscientes de que estamos soñando e incluso nos permiten intervenir en el desarrollo de los acontecimientos.

Aquellos que tienen este tipo de sueños, probablemente un porcentaje pequeño de la población, hablan de aventuras imposibles en la vida real, como volar, que viven como si fueran completamente reales.

Los sueños lúcidos resultan muy interesantes para los neurocientíficos, que los consideran una ventana para el estudio de la conciencia. Sin embargo, hasta ahora no conseguían avanzar en sus investigaciones debido a que es muy difícil provocarlos en personas que no suelen tenerlos. Ahora, según el estudio publicado en Nature Neuroscience, es posible estimular sueños lúcidos en las personas mientras duermen.

Según la directora de la investigación, Ursula Voss, de la Universidad de Fráncfort (Alemania), esto es posible a partir de la estimulación por corrientes eléctricas en el cerebro del durmiente.

Para su estudio, Voss y su equipo consiguieron la participación de 27 jóvenes sanos que nunca habían experimentado un sueño lúcido. Los participantes durmieron en el laboratorio y dos minutos después de alcanzar la fase REM (la etapa del sueño con movimientos oculares rápidos) recibieron una débil corriente eléctrica (de 2 a 100 Hz) en el lóbulo frontal durante 30 segundos o una simulación de corriente sin electricidad.

Así, las frecuencias gamma de 40 Hz potenciaron la aparición de este tipo de sueños un 77 % del tiempo, como confirmaron los participantes tras despertarse.

Las corrientes de 25 Hz también obtuvieron lucidez en un 58 %. En cambio, los participantes que no recibieron corrientes, o recibieron corrientes simuladas, no experimentaron sueños lúcidos.

Voss ya había identificado las corrientes de 40 Hz como las posibles inductoras de sueños lúcidos, pues en un estudio de 2009 descubrieron que durante éstos, se producían ondas en la zona frontal del cerebro de entre 30 y 40 Hz. Sin embargo, el equipo no sabía si las ondas gamma eran la causa o la consecuencia de los sueños lúcidos. El estudio actual apunta a la primera opción.

Los resultados del estudio podrían tener implicaciones clínicas para el tratamiento de estrés post-traumático o pesadillas. Según expertos del campo, por ejemplo, se podría aplicar una corriente de ondas gamma a una persona que está teniendo pesadillas para que pueda cambiar las circunstancias del sueño.

Seguir leyendo