Ciencia

Descubren el dinosaurio que reinó antes que los Tyrannosaurus Rex

Por Redacción National Geographic

26 de noviembre de 2013

Hasta ahora creíamos que el Tyrannosaurus fue el rey de los dinosaurios carnívoros, sin embargo, un nuevo descubrimiento ha desvelado que fue otra especie, de impresionante tamaño, la que reinaba hace 98 millones de años.

Bautizado como Siats meekerorum, el dinosaurio ha sido descubierto en el estado de Utah (Estados Unidos) y parece que los dominaban a todos mucho antes de que los primeros tiranosaurios llegaran al poder en América del Norte.

Lindsay Zanno, paleontóloga de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, y Peter Makovicky, del Museo Field de Historia Natural de Chicago, descubrieron este monumental dinosaurio que debió pesar aproximadamente cuatro toneladas y medir unos 9 metros y que ha recibido su primer nombre en recuerdo de un monstruo que se cita en una leyenda tribal de Utah.

Zanno supo en seguida que estaba ante un descubrimiento de gran relevancia cuando encontró unos fragmentos de hueso en Cedar, una formación montañosa de Utah. «Nos quedamos impresionados porque nos dimos cuenta de que se trataba d un enorme terópodo que nos iba a permitir saber más sobre la evolución de éstos en el continente», comenta.

En un primer lugar, creyeron que se trataba de un espécimen similar al Acrocanthosaurus, pero resultó ser algo diferente: sus características distintivas les permitieron afirmar que se trataba de un tipo de depredador llamado neovenatorido.

El Siats tendría una cabeza más puntiaguda y menos robusta, así como unas extremidades de tres garras más largas que las del Tyrannosaurus rex.

Sin, embargo, puesto que el esqueleto descubierto está incompleto y pertenece a un espécimen joven, se desconoce cuál sería el tamaño de este dinosaurio en la edad madura.

Según Zanno, debió ser, al menos, de 9 metros, lo que lo sitúa como el tercer depredador más grande descubierto en América del Norte.

Los tiranosaurios, aterrorizados

Los primeros tiranosaurios vivieron a la sombra de carnívoros como Siats; sólo después de su desaparición pudieron evolucionar con libertad y convertirse en los gigantescos dinosaurios que todos conocemos.

Rober Benso, paleontólogo de la Universidad de Oxford, está de acuerdo en que el descubrimiento de Siats constituye una gran ayuda para completar un capítulo de la historia de los dinosaurios.

Hasta ahora teníamos «25 millones de años sin datos» entre los gigantes Acrocanthosaurus  y los tyrannosaurus de América del Norte, afirma.

Seguir leyendo