Ciencia

¿Duerme nuestro cerebro cuando estamos despiertos?

Por Redacción National Geographic

31 de julio de 2012

Un nuevo estudio realizado en ratas de laboratorio, demuestra que partes de nuestro cerebro pueden quedarse dormidas a pesar de estar completamente despierto.

Los científicos observaron la actividad eléctrica del cerebro en ratas obligándolas a permanecer despiertas más tiempo de lo habitual. Algunas regiones del cerebro se fueron quedando dormidas, una condición que es probable que también se de en humanos, según los autores del estudio.

Los científicos se sorprendieron al ver que este estado no se diferencia en absoluto al estado de vigía. La actividad cerebral de las ratas y su comportamiento, a pesar de tener zonas dormidas, sugerían que los animales estaban despiertos. 

Este fenómeno del sueño local no es solo una observación “interesante y desconocida”. Estar en este estado puede empujarnos a cometer errores.

En el experimento, el equipo colocó cerca de las ratas unos gránulos de azúcar para que los animales realizaran el esfuerzo de alcanzarlos. Las ratas privadas de sueño tuvieron más problemas en completar la tarea que las que habían descansado.

¿Recompone el sueño las neuronas?

El equipo registraron la actividad eléctrica del cerebro de las ratas gracias a un electroencefalograma: cables conectados a los cerebros de las ratas.

Cuando se despertaba a las ratas, sus neuronas emitían señales irregulares a su cerebro. Pero cuando dormían, las neuronas emitían señales con menos intensidad pero en patrones regulares. Esta fase del sueño es conocida como NREM (Non-Rapid- Eye- Movement). La etapa representa alrededor del 80%  de todo el sueño de humanos y ratas.

Las neuronas de las ratas que no descansaron experimentaron en dos secciones distintas del cerebro una fase de onda lenta. Esencialmente esta onda es dormir. 
¿Por qué dormimos?

Aún se desconoce por qué hay zonas del cerebro que duermen mientras los sujetos están despiertos. La teoría principal es que las neuronas se “desconectan” automáticamente cuando han alcanzado cierto nivel de esfuerzo. Al desactivarse pueden restablecerse y prepararse para activarse de nuevo.

 

Si la hipótesis es correcta quiere decir que en algún momento de esfuerzo excesivo las neuronas pueden llegar a saturarse. La saturación de las neuronas puede provocar que cometamos “errores tontos”.
 

Seguir leyendo