Ciencia

Los bebés dinosaurios vivían flexionados dentro de sus huevos

Por Redacción National Geographic

11 de abril de 2013

Se ha descubierto recientemente que los bebés dinosaurios se retorcían dentro de sus huevos paraejercitar el desarrollo de los músculos y los huesos, según un nuevo estudio sobre el embrión más antiguo jamás descubierto.

Conocemos a casi todos los embriones de dinosaurio desde el período Cretácico, hace más de 65 millones de años. Pero los científicos acaban de descubrir cientos de huesos de embriones de dinosaurios fosilizados en Lufeng, China. Estos descubrimientos datan del período Jurásico inferior, entre 190 y 197 millones de años. 

"Estos son, con mucho, los embriones más antiguos", aseguró el estudioso Robert Reisz, paleontólogo de la Universidad de Toronto Mississauga.

"[Pero] no encontramos huevos completos", señaló Reisz. Forman un lecho de huesos, lo que significa que los huesos han sido ordenados y concentrados, y las cáscaras de huevo se han roto en pequeños pedazos."

Cuando Reisz y sus compañeros examinaron los fósiles, se dieron cuanta de cuán poroson era, una señal inequívoca de que pertenecían a los embriones en desarrollo. "Una de las características del hueso embrionario es que está muy picado de viruelas ya que está creciendo muy rápido y el tejido que lo rodea está penetrando el hueso junto a los vasos sanguíneos", explicó.

Lugar para la anidación

Los científicos especulan que en Lufeng,  el lugar donde se encontraron los embriones, estaba rodeado de agua y ese fue el motivo por el que anidaban allí los dinosaurios.

"Estos animales probablemente le gustaba hacer sus nidos cerca del agua, ya que mantiene el sedimento en el que ponen sus huevos bastante húmedo, y así los huevos no se secan", dijo Reisz.

"Pero existe el peligro de que los nidos se inunden, así que eso es lo que creemos que ocurrió aquí: Llegó a ser inundada, los embriones se pudrieron y se rompieron."

Contracciones

A partir de estudios de animales vivos como los ratones, los científicos han demostrado que el desarrollo estos procesos óseos requieren la contracción muscular durante el desarrollo temprano embrionario.

"Un buen número de animales, como las aves y los mamíferos, se mueven en el interior del huevo. Y, por supuesto, nuestros bebés se mueven como locos", dijo Reisz.

Eso es debido a que "si los músculos no se contraen, los procesos en los huesos no se forman... En comparación con los seres vivos, podemos argumentar que [el desarrollo óseo en los embriones Lufengosaurus] estaba mediada también por la contracción muscular".

Rápido crecimiento

"Los huesos embrionarios de cualquier fósil son raros, y éste muestra el rápido crecimiento de los dinosaurios jóvenes", añadió. "En esta etapa los dinosaurios crecieron mucho más rápido que las aves y los mamíferos, y siguieron esta trayectoria también en la edad adulta".

Reisz,  aseguró que el estudio posterior de los embriones podría proporcionar información sobre la tasa de crecimiento de Lufengosaurus y sus parientes, también de  los saurópodos, que incluyen algunos de los animales terrestres más grandes que jamás hayan existido.

Seguir leyendo