¿Qué le pasa a tu cerebro cuando te enamoras?

En la neurobiología del amor, los neurotransmisores, las hormonas y las feromonas son las protagonistas de los procesos que se activan cuando estamos con alguien a quien amamos.

Por Redacción National Geographic
El cerebro humano

¿Qué le ocurre exactamente a nuestro cerebro cuando nos enamoramos? ¿Dónde reside el amor? ¿Cómo se desencadenan los procesos neurológicos que nos llevan al amor romántico? ¿Existe el amor a primera vista?

Fotografía de NAtional Geographic

Artículo publicado el 20 de noviembre de 2015 y actualizado el 14 de febrero de 2022.

Más allá de las mariposas en el estómago, existe una inmensa cadena de respuestas químicas en nuestro cerebro asociadas a estar enamorado. ¿Qué pasa por nuestro cerebro cuando nos gusta alguien? ¿Qué partes del cerebro intervienen cuando ves a la persona que te gusta?

«En el enamoramiento, tras el impulso emocional del inicio, se ponen en marcha los circuitos cerebrales de la confianza para consolidar el vínculo amoroso, y se silencian específicamente las áreas que crean distancias, aquellas que se activan en estados depresivos o de tristeza», asegura Natalia López-Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Navarra.

«Diálogos y silencios entre las neuronas atan a los enamorados por una doble vía: atrayéndoles al activar la vía de la recompensa emocional, y superando las distancias personales al desactivar la desconfianza», explica la experta.

Galería relacionada: 10 lugares en forma de corazón

La visión, la voz o el intelecto de la otra persona juegan un papel importante. En este proceso la vista, además de la voz o el intelecto, juega un papel importante: «Ver el rostro de la persona enamorada es importante para despertar y mantener el enamoramiento, ya que provoca una serie de emociones positivas que le llevan (a la persona enamorada) a empatizar, conocer los sentimientos e intenciones y ajustar las respuestas», asegura la experta.

Y, además, como dice el refrán, «el amor es ciego, porque esa emoción oculta los defectos del otro, acerca el uno al otro y hace desaparecer las distancias creando confianza».

«Gustar» y «querer»

Sin embargo, esta etapa de obnubilamiento debe dar paso a la claridad del amor, y no todas las culturas lo experimentan de la misma manera. Un vídeo de la Universidad de Navarra ha permitido confirmar que el «gustar» y el «querer» se procesan de forma separada en dos áreas del cerebro.

(Relacionado: Qué es el amor según la ciencia: verdades y mentiras)

Los orientales, por muy enamorados que estén, sopesan la relación con más cuidado, y toman en cuenta aspectos negativos más fácilmente que los occidentales. «Las bases biológicas del enamoramiento son universales pero las tradiciones, como los matrimonios concertados por la familia, influyen en la evaluación que el cerebro hace de la recompensa», afirma la experta de la Universidad de Navarra.

El cerebro es como una ciudad: Neil deGrasse nos explica por qué
Neil deGrasse Tyson compara el desarrollo del cerebro humano con el desarrollo de las ciudades y de las esteras microbianas. Imágenes del programa “Cosmos: Otros mundos”.

En cuestión de sexos también hay diferencias. Como afirma la catedrática «los estudios realizados indican que las mujeres emplean más la oxitocina, la hormona de la confianza, que además aumenta su nivel con el contacto físico y la mirada.

Domina la empatía emocional. Por el contrario, -añade-, los hombres usan más la vasopresina, que potencia la testosterona y facilita una empatía más racionalizada, y aumenta la detección de estímulos eróticos».

(Relacionado: ¿En qué países está prohibido San Valentín y por qué?)

Igualmente, la manera de afrontar los celos es distinta según el género. López-Moratalla lo resume del siguiente modo: «El cerebro femenino ante una situación de peligro de la relación muestra el pánico y la inseguridad de ser desplazada emocionalmente.

Sus niveles de oxitocina facilitan una cierta tolerancia espontánea por la traición sexual. En los varones, en cambio, se activan las áreas relacionadas con conductas agresivas y sexuales».

«La vasopresina tiene el efecto opuesto a la oxitocina: conecta las áreas del juicio y la emoción negativa, rompiendo la confianza y fomentando el deseo de confrontación física. La conducta se torna a violenta especialmente si despierta la infidelidad sexual de su pareja».

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Por qué mucha gente tiene sueños más raros y vívidos durante la pandemia de coronavirus
Ciencia
Qué es el amor según la ciencia: verdades y mentiras
Ciencia
¿Por qué nos enamoramos?
Ciencia
Nuestros corazones pueden sincronizarse con los de nuestros seres queridos
Ciencia
Ortorexia, vigorexia y otros peligros de cruzar los límites de la vida sana

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved