Ciencia

¿Vestido azul o blanco? Explicaciones sobre la percepción del color

Por Redacción de National Geographic

3 de marzo de 2015

A estas alturas todo el mundo sabe que el vestido era en realidad azul y negro. El debate viral que comenzó el jueves, continuó el viernes con la discusión de si el vestido que fue llevado recientemente en una boda escocesa era azul y negro o blanco y dorado. A los que lo ven blanco les sigue costando creerse que su percepción fuera errónea.

Joseph Rizzo, catedrático y neuro-oftalmólogo de la Escuela de Medicina de Harvard, empieza por explicar que son las longitudes de onda de la luz que se reflejan en la parte posterior del ojo las que producen la sensación de color. La luz que alcanza nuestros ojos se ve afectada por el material que estamos mirando, la luz que se refleja en él y algunas sutiles diferencias personales.

Sin embargo, tras observar de nuevo el vestido, Rizzo no acepta su propia explicación, la diferencia entre las dos visiones, y el hecho de que él mismo lo ve blanco y dorado, le parece algo demasiado extraño.

Neal Adams, otro oftalmólogo estadounidense, no ve tanto conflicto. Él lo ve azul y negro. «Se trata de un fenómeno conocido, con personas que perciben los colores de manera diferente o que perciben unos colores e imágenes de una manera cuando en realidad es algo completamente distinto», comenta.

La ilusión óptica se explica observando los gráficos de los espectros de absorción de los fotorreceptores, que muestran cómo el ojo percibe el color. Si la luz va en una dirección, la imagen parecerá azul y negra; si va en otra, será blanca y dorada. Adams afirma que las cataratas o las gafas coloreadas podrían distorsionar ligeramente la luz y provocar una percepción engañosa de los colores.

Daniel Oprian, catedrático de bioquímica, afirma que el famoso debate «ha llamado la atención sobre el hecho de que en realidad no hay colores, sino que son algo que creamos en nuestra mente. Los estudiantes suelen sentirse un poco incómodos la primera vez que lo oyen».

La historia se hizo pública cuando una mujer que asistió a una boda colgó una fotografía en su cuenta de Tumblr al no entender por qué sus amigos veían una combinación de colores distinta a la que veía ella. El viernes por la tarde, la imagen había sido vista más de 28 millones de veces, según el New York Times.

Otras fotografías del vestido, que se vende por 50 libras, muestran que solo existe en cuatro combinaciones de color: azul y negro, rojo y negro, blanco y negro y rosa y negro. Vamos, que el vestido blanco y dorado no existe.

Entonces, ¿que unos lo veamos de colores distintos dice algo sobre nosotros mismos? Según Adams, no. La diferencia en la percepción «no ofrece información sobre nosotros o nuestra personalidad».

Seguir leyendo