¿Qué son estas misteriosas esferas de luz en el cielo de Siberia?

Estos orbes brillantes y esféricos de luz se vieron por toda Siberia, sorprendiendo a los testigos. Sin embargo, sus orígenes no son en absoluto extraterrestres.lunes, 30 de octubre de 2017

Imágenes de la esfera de luz gigante sobre Salekhard, en la península de Yamal.
Imágenes de la esfera de luz gigante sobre Salekhard, en la península de Yamal.
foto por The Siberian Times via Twitter (@siberian_times)

La semana pasada, «objeto volador» se dibujó sobre el cielo nocturno de Rusia, pero por suerte para quienes temen una invasión extraterrestre, el objeto sí ha sido identificado.

Las pruebas de misiles balísticos intercontinentales son las culpables de estas esferas brillantes que aparecieron de forma misteriosa en la región septentrional de Siberia durante la noche. Aparecieron en regiones árticas del extremo norte, donde se superpusieron a las impresionantes luces de las auroras boreales. Atraídos por estas auroras, muchos fotógrafos ya se encontraban en la región con las cámaras a punto.

A unos 800 kilómetros al sur, podían verse estas esferas de luz en el cielo nocturno.

Imágenes de la esfera de luz gigante sobre Salekhard, en la península de Yamal.
Imágenes de la esfera de luz gigante sobre Salekhard, en la península de Yamal.
foto por The Siberian Times via Twitter (@siberian_times)

«Eran, en efecto, pruebas de misiles», afirmó Jonathan McDowell, astrofísico del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian. «Se lanzaron cuatro misiles balísticos y al menos uno de ellos se pudo observar ampliamente. No cabe duda de la identificación de estas observaciones como pruebas de misiles».

Los testigos contaron al Siberian Times que este orbe apareció primero como una esfera sólida antes de expandirse y, finalmente, disiparse.

«Salí a fumar y pensé que era el fin del mundo», contó al periódico Vasily Zubkov, uno de los testigos. En redes sociales se compartían temores similares.

El ministro de defensa ruso contó al medio Tass que habían disparado un misil balístico intercontinental Topol desde la región occidental de Plesetsk hacia un campo de pruebas lejano en la península de Kamchatka. Los misiles Topol son capaces de transportar armamento nuclear, aunque al parecer el misil no estaba cargado cuando se lanzó.

El ejército ruso lleva a cabo estos ejercicios estratégicos cada año. En 2009, se observó un lanzamiento de prueba fallido sobre Noruega, desplegando un espectáculo aún más extraño. Los testigos observaron una espiral de luz que aumentó de tamaño hasta que finalmente desapareció. Aunque esta imagen fue confusa para muchos, el ministerio de defensa confirmó más adelante que el patrón esférico fue el resultado del mal funcionamiento del cohete.

Entonces, ¿por qué los testigos estaban tan confusos por este lanzamiento?

Según McDoweel, es porque no estamos acostumbrados a ver objetos como este desplazándose por el cielo.

«En ausencia de aire (significativo) que estropee las cosas, en el espacio todo ocurre de forma mucho más simétrica y matemática de lo que estamos acostumbrados aquí abajo, en la Tierra», explicó, refiriéndose al hecho de que el misil había alcanzado la altura suficiente como para causar este efecto. «En particular, el tubo de escape del cohete se expande formando una gran burbuja que tiene entre decenas y cientos de kilómetros de ancho, y si la luz solar la atraviesa de la forma adecuada (el sol está bajo el horizonte, pero el cohete tiene la altura suficiente como para «ver» el sol) esa burbuja puede verse».

«Estamos acostumbrados a ver gases en la forma en que se expanden y se alejan de algo como una hoguera», explicó McDowell. «Por eso nuestra intuición no funciona cuando vemos el comportamiento del gas en el espacio, donde no hay aire suficiente para contenerlo».

Seguir leyendo