Espacio

Esta noche llegan las Leónidas: cómo, cuando y dónde verlas

La luna nueva creará condiciones favorables para contemplar este espectáculo estelar anual, famoso por sus épicas lluvias de meteoros.viernes, 17 de noviembre de 2017

Por Andrew Fazekas
Las Leónidas surcan el cielo en noviembre de 2002.

Los observadores celestiales se preparan para que el rugido del león celestial a medida que la lluvia de meteoros conocida como las Leónidas se acerca a su pico de actividad.

Las condiciones de observación serán favorables durante el pico de actividad la noche del 17 de noviembre y la madrugada del 18 de noviembre. Habrá luna nueva esa noche, lo que significa que su cara oscurecida no resplandecerá, lo que de otro modo podría dificultar todavía más distinguir a estos escurridizos meteoros. Los observadores que se encuentren en lugares donde haya cielos despejados y oscuros, lejos de las luces de la ciudad, pueden esperar entre 10 y 15 meteoros por hora durante el pico de actividad.

Como otras lluvias de meteoros anuales, las Leónidas se producen cuando la Tierra atraviesa el rastro de partículas de polvo de la estela de un cometa que orbita alrededor del sol, en este caso, el cometa Tempel-Tuttle. Este visitante helado del sistema solar exterior se descubrió en 1865 y fue observado por última vez desde la Tierra en 1998.

Cuando un cometa se acerca al sol, el hielo derretido libera partículas de polvo, la mayoría de apenas el tamaño de granos de arena, que se depositan en cúmulos a lo largo de la trayectoria orbital del cometa. La Tierra atraviesa los restos de partículas de polvo durante la misma época cada año aproximadamente, haciendo que algunos de los fragmentos del cometa ardan en nuestra atmósfera, creando meteoros brillantes.

Más noticias espaciales: A la Vía Láctea le quedan 4000 millones de años de vida, pero nuestro Sol sobrevivirá

Las Leónidas pueden ser bastante temperamentales y producen arrebatos ocasionales de actividad intensa. En raras ocasiones —cada 33 años aproximadamente— la lluvia anual se ilumina componiendo una auténtica tormenta de meteoros, con ritmos de hasta cientos de estrellas fugaces por hora.

Durante la última gran lluvia de meteoros en 2002, cayeron más de 3.000 en una hora. Sin embargo, la raíz del misticismo de las Leónidas entre las lluvias de meteoros anuales fue la lluvia de 1833, cuando en una sola noche se contaron hasta 72.000 meteoros por hora.

Las Leónidas atraviesan los cielos sobre Kochi, Japón, en 2009.

Aunque la predicción de la intensidad de una lluvia de meteoros es una ciencia todavía en pañales, las últimas han coincidido aproximadamente con el momento en que la Tierra atravesaba nubes de partículas de polvo especialmente densas, que, según se cree, quedaron atrás cuando el cometa Temple-Tuttle estaba más cerca del sol.

Los cálculos actuales apuntan a que el cometa regresará a nuestro vecindario más cercano en 2031 y 2064. Sin embargo, aunque podríamos no volver a atravesar una nube de partículas de polvo tan densa hasta 2099, los astrónomos creen que algunos años podríamos tener lluvias de meteoros débiles a medida que nuestro planeta atraviese rastros de partículas desconocidas.

Este año, aunque los expertos no esperan que el león celestial ruja tan alto, vale la pena viajar hasta un lugar apartado lejos de la luz artificial para intentar observar el espectáculo de las Leónidas. Las Leónidas también son conocidas porque, de vez en cuando, producen brillantes bolas de fuego, cuando el flujo de partículas de polvo contiene partículas de mayor tamaño —más parecidas a piedras—, así que recomendamos a todos los observadores del firmamento que se mantengan atentos.

Sigue aprendiendo: Meteoroides, meteoros y meteoritos

Dónde ver las Leónidas

Las Leónidas reciben este nombre porque parecen radiar de la constelación de Leo, el león. Las estrellas fugaces parecerán atravesar una amplia franja del cielo nocturno, pero si tienes suerte y ves alguna, quizá puedas seguir su trayectoria hasta la constelación.

Las Leónidas parecerán irradiar de su constelación homónima.

Los observadores del hemisferio norte disfrutarán de asientos de primera fila para observar la lluvia de meteoros, aunque los del hemisferio sur podrían vislumbrar alguna que otra estrella fugaz.

Cuándo ver las Leónidas

Las mejores vistas se darán durante la madrugada de la noche del 17 de noviembre. El pico de la lluvia de estrellas se alcanza entre las 2 y las 4 de la mañana, cuando los cielos están más oscuros.

Las Leónidas son meteoros brillantes, con un gran porcentaje de trayectorias largas. Los más brillantes pueden dejar rastros impresionantes, aunque breves.

Cómo ver las Leónidas

Las lluvias de meteoros se pueden ver a simple vista, sin necesidad de prismáticos ni telescopios. De nuevo, como es complicado observarlas, te recomendamos que vayas a lugares con condiciones ideales: cielos oscuros, despejados y apartados de la ciudad. Como los meteoros pueden aparecer sobre una vasta extensión del cielo nocturno, túmbate en una silla reclinable con un compañero de observación para trabajar en equipo a la hora de detectar a las escurridizas Leónidas.

Si eres demasiado friolero, hazte con mantas suficientes y con una bebida caliente para disfrutar de este fenómeno celestial.

Más noticias espaciales: Por qué el asteroide que provocó la extinción de los dinosaurios impactó en el lugar preciso

Seguir leyendo