Espacio

Los acercamientos a Marte que nos ayudaron a cartografiarlo

El archivo de National Geographic tiene mapas de Marte que se remontan a la época en la que algunos científicos todavía pensaban que podría haber canales marcianos artificiales en su superficie. Martes, 31 Julio

Por Betsy Mason - National Geographic

Hoy, Marte se ha situado a 57 millones de kilómetros de la Tierra, su mayor acercamiento en los últimos 15 años. Para celebrar esta aproximación, hemos echado la vista atrás para contemplar los encuentros cartográficos de National Geographic con uno de los vecinos más cercanos de la Tierra.

El primer mapa de Marte que apareció en la revista National Geographic estaba inspirado en otro acercamiento del planeta en 1954. Para conseguir una vista privilegiada del fenómeno, los astrónomos del Observatorio Lowell, en Arizona, viajaron a Sudáfrica con el patrocinio de la National Geographic Society. En el número de septiembre de 1955 apareció un relato de la excursión. Iba acompañado de un mapa dibujado a mano y de medio siglo de antigüedad de la superficie marciana elaborado por Percival Lowell, un astrónomo estadounidense que fundó el observatorio de Arizona en 1894, sobre todo por su interés por Marte.

El mapa de Lowell ofrecía una representación de la idea que defendía: que las líneas visibles sobre la superficie del planeta eran indicios de canales construidos por seres inteligentes, y su mapa trazaba los supuestos canales. El texto del artículo, escrito por uno de los discípulos de Lowell, Earl Slipher, señala que muchos astrónomos dudaban de la existencia de las líneas oscuras, ya que no las habían visto durante sus observaciones. Pero afirma que algunas de las fotografías que sacó durante el acercamiento de 1954 muestran claramente el canal Thoth. «Destaca con una intensidad y un tamaño que compite con cualquier otra marca de la superficie de Marte», escribió.

En marzo de 1964, la NASA lanzó la nave Mariner IV para aprovechar otro acercamiento de Marte a la Tierra, que ocurriría en 1965. La teoría de los canales se dio por terminada cuando la nave logró sobrevolar el planeta por primera vez en junio de 1965 y sacó las primeras fotografías de otro planeta desde el espacio. En un artículo del número de diciembre de 1967, Carl Sagan escribió que interpretaba los supuestos canales como cordilleras «comparables a dorsales oceánicas y montes marinos salpicados por los lechos marinos de la Tierra».

Al artículo de Sagan le acompaña el primer mapa de Marte elaborado por los cartógrafos de National Geographic que apareció en la revista. Se muestra el planeta en dos hemisferios, de forma similar a cómo los astrónomos habían presentado históricamente sus mapas del planeta. El diseño del mapa de 1967 inspiró un suplemento —un mapa desplegable tamaño póster— diseñado para el número de noviembre de 2016 de Matt Chwastyk, editor de gráficos y director de cartografía espacial de National Geographic.

«Estos mapas antiguos están bien planteados e investigads y cada detalle se meditaba antes de ponerlo sobre el papel», explica Chwastyk. «A veces, añadimos florituras a nuestros mapas a partir de esos mapas antiguos, una gran fuente de inspiración».

Emplear dos hemisferios también es habitual en la mayoría de mapas lunares, ya que la Luna tiene un lado cercano que siempre apunta hacia la Tierra y un lado lejano que mira en la dirección opuesta, creando una forma natural de dividir la esfera. El último suplemento de Marte anterior al de 2016, publicado con el número de febrero de 2001, había empleado el mismo estilo que usa National Geographic para la mayoría de los mapas de la Tierra, conocido como proyección de Winkel-Tripel, que curva las partes norte y sur del mapa hacia los polos.

Pero para el mapa de 2016, Chwastyk optó por dividir el mapa en dos hemisferios. «Quería darle más sensación planetaria», afirma. Se diseñará con el mismo estilo un suplemento próximo de la Luna, un bonito par de mapas que colgar en la pared el uno junto al otro.

Aunque Chwastyk tenía muchos datos con los que trabajar para el mapa de 2016 gracias a varias misiones pasadas a Marte, incluidas la Mars Reconnaissance Orbiter y la Mars Global Surveyor, todavía hay detalles difíciles de localizar. Al investigar los puntos oficiales más altos y más bajos del planeta, Chwastyk obtuvo seis respuestas diferentes de varios expertos y páginas web de la NASA, «algo interesante si tenemos en cuenta que Marte está mejor cartografiado que la Tierra, al menos en términos geofísicos», afirma.

National Geographic sigue atento a Marte y Chwastyk está trabajando en un mapa del planeta para el número de noviembre de la revista, que coincidirá con la llegada a Marte del aterrizador InSight de la NASA.

El mapa imagina el posible aspecto del planeta hace 3.800 millones de años. Tras consultar a científicos, Chwastyk ha creado un planeta húmedo, con océanos y continentes de tono grisáceo. «Es completamente hipotético, de forma que hay más libertad», afirma Chwastyk. «Pero quiero asegurarme de no estar creando ciencia ficción».

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo