Espacio

Cuando la materia oscura choca con el cuerpo humano

Por Redacción National Geographic

10 de mayo de 2012

Según nuevos cálculos basados en el estudio de materia oscura, el cuerpo humano es golpeado por partículas de esta materia aproximadamente una vez por minuto.

La materia oscura es una forma invisible de materia que se cree que existe debido a que los científicos han observado sus supuestos efectos gravitacionales sobre las galaxias y cúmulos de galaxias. Los científicos creen que esta misteriosa sustancia representa casi el 80% de la materia del universo.

Hasta ahora nadie ha detectado las partículas que conforman la materia oscura, aunque una posible respuesta estaría en las llamadas WIMPS (Weakly Interacting Massive Particles, es decir, «partículas masivas de interacción débil»).

Como su propio nombre indica, estas hipotéticas partículas tienen un efecto débil, aunque las WIMPS de ciertas masas pueden chocar con los núcleos atómicos, y ahora parece que esas colisiones tienen lugar más a menudo de lo que inicialmente se pensaba.

«Antes de llevar a cabo este estudio, pensaba que chocaban con un núcleo una vez en la vida», afirma Katherine Freese, de la Universidad de Michigan (Estados Unidos).

«Y resulta que es más bien una vez por minuto».

Colisiones de WIMPS

Según la teoría, las WIMPS se crearon en los albores del universo, al igual que otras formas de materia.

A pesar de que no tienen mucha interacción, si dos chocan entre ellas, desaparecerán y toda su masa se volverá energía.

«A medida que el universo se fue expandiendo y enfriando, estas partículas se dispersaron y dejaron de chocar entre ellas», afirma el coautor del estudio Christopher Savage, investigador del Centro Oskar Klein, en Estocolomo (Suecia).

Los modelos sugieren que miles de millones de WIMPS circulan a través de la Tierra y sus habitantes cada segundo.

Algunos experimentos diseñados para detectar WIMPS se basan en la probabilidad de que choquen con un tipo de materia particular (como cristal de germanio), y la cantidad de energía que se liberaría con la colisión.

Para su investigación, Freese y Savage utilizaron cálculos parecidos para observar las masas y la cantidad de ciertas clases de WIMPS y descubrieron la periodicidad con la que pueden interactuar con los núcleos que se encuentran en los seres humanos.

«Sabemos cómo se hacen los cálculos, sólo que nunca lo habíamos hecho con personas», señala Savage.

Los resultados mostraron que los átomos de oxígeno e hidrógeno son más propensos a chocar con WIMPS, y puesto que estamos compuestos por grandes cantidades de agua, el cuerpo humano tiene muchas probabilidades de interactuar con estas partículas.

Según el estudio, algunos tipos de WIMPS chocan con los núcleos de una persona de unos 70 kilos diez veces al año.

En cuanto a otras clases, los científicos calculan que unas cien mil partículas chocan al año con núcleos humanos.

¿Es peligrosa la materia oscura?

Debido a que el efecto de las WIMPS en la materia normal es débil, las colisiones en el cuerpo humano no deberían suponer un peligro.

Sin embargo, cuando estas partículas chocan entre ellas, se produce una reacción mucho más fuerte.

«Supongamos que cada una tiene cien veces el peso de la masa de un protón», propone Freese. «Cuando chocan dos, obtienes 200 veces más energía que la masa de un protón».

Si algo así sucede en el cuerpo humano, «podría darse una mutación que podría no ser buena».

«Sin embargo, las probabilidades son muy bajas».

El estudio sobre la colisión de la materia oscura fue publicado este mes online en arXiv.org y ha sido presentado para su publicación en la revista Physical Research Letters.

Seguir leyendo