Espacio

Imágenes impresionantes del rover de la NASA en Marte

Mientras que la NASA prepara el lanzamiento de un nuevo rover a Marte, el Curiosity cumple años en el Planeta Rojo.

Por Maya Wei-Haas

20 de agosto de 2015

Hoy se cumplen tres años tras el contacto del Curiosity rover con la polvorienta superficie de Marte.

Mientras tanto, los planes para la próxima misión Rover en 2020 siguen en marcha. El explorador estará actualizado, equipado con un helicóptero para navegar a través del terreno rocoso, y gracias a esto, podrá superar las distancias que el actual vehículo puede cubrir en un día. El tamaño del este será similar al de una caja de pañuelos, y volará por delante del actual para guiarle por las mejores rutas y así obtener datos de mayor interés para la exploración.

El Curiosity ha pasado los últimos tres años explorando el cráter Gale, una región de tierras bajas que los científicos eligieron como el lugar con mayores posibilidades de haber sido habitada en caso de que hubiese pasado. Desde su entrada triunfal en el cráter, el "laboratorio sobre ruedas" ha recorrido cerca de 11 kilómetros, tomando fotografías, recogiendo muestras y analizando el terreno.

Al principio de la misión, el vehículo encontró pruebas de la existencia de un antiguo lago de agua dulce en la bahía de Yellowknife, el punto más bajo del cráter. Y aunque no se ha confirmado si el planeta alguna vez tuvo vida extraterrestre, los descubrimientos de agua en el pasado, así como compuestos y nutrientes que contienen carbono apuntan a la posibilidad de la existencia de esta.

El robot ha completado su largo recorrido de un año a la base del Monte Sharp, una montaña de rocas estratificadas se eleva hasta cinco kilómetros en medio del cráter Gale.

Estos cortes estratográficos probablemente "capturasen la historia del planeta” al igual que lo hace en la Tierra el Gran Cañón del colorado. Mediante el examen de las capas, los científicos esperan desentrañar la historia de la vida en el desierto, ahora congelado.

De hecho, el rover ha dado a los científicos una enorme cantidad de información sobre el planeta. Por ejemplo, los investigadores están rastreando los cambios en el metano en la atmósfera de Marte, que fluctúan hasta en un factor de diez por razones desconocidas. El robot también supervisa el tiempo y el flujo de los vientos, que tienen un comportamiento único dentro de la gran cuenca del cráter Gale.

Seguir leyendo