Espacio

Impresionantes fotografías tomadas en la Luna por una sonda china

El lander Chang'e-3 ha descubierto un nuevo tipo de roca lunar y ha tomado miles de fotografías de alta resolución.

Por Michael Greshko

2 de febrero del 2016

Ya podemos ver la superficie de la luna desde la perspectiva del Chang'e-3, la sonda china que ha aterrizado en la luna.

El 14 de diciembre de 2013, este módulo de aterrizaje, junto con el rover Yutu al que transportaba, alunizaron en una zona septentrional llamada Mare Imbrium, lo que convirtió a China en el tercer país que ha conseguido aterrizar en la luna con un descenso controlado (los otros dos son la Unión Soviética y Estados Unidos).

En 2015 la Administración Nacional Espacial china publicó miles de impresionantes fotografías en color de la misión, aunque hasta ahora estas imágenes no habían disfrutado de demasiada publicidad en los medios occidentales, en parte porque China suele publicar sus imágenes entre doce y dieciocho meses después de haberlas recibido, y lo hace en una página web complicada y escrita únicamente en chino.

Emily Lakdawalla, de la Sociedad Planetaria, dedicó más de una semana a repasar este tesoro fotográfico de 35 gigabytes y a presentarlo de un modo fácil de descargar y de navegar.

“En lo que respecta a compartir datos de China, la situación es bastante buena”, explica Lakdawalla, que señala que el formato de las imágenes es similar al utilizado por la NASA y la Agencia Espacial Europea. “Supongo que resultaría más sencillo si yo entendiese el idioma”.

Las fotos son preciosas. A pesar de que Yutu dejó de explorar en enero de 2014, los datos que envió ya han ayudado a los científicos a entender mejor la geología lunar, revelando incluso un nuevo tipo de roca que no descubrieron las misiones lunares estadounidenses y soviéticas. Y transcurridos más de dos años desde el alunizaje, los instrumentos del lander siguen funcionando, entre ellos el único telescopio situado en la luna.

“China está intentando alcanzar el nivel más alto y demostrar que es una gran potencia espacial”, explica Kevin Pollpeter, analista de Defense Group Inc. que colabora con la Universidad de California San Diego. “También están aportando nuevos conocimientos sobre la Luna que no habíamos obtenido con anterioridad”.

A pesar del ingente tamaño del archivo fotográfico, este no incluye todas las fotos que ha tomado el Chang'e-3. Lakdawalla aún está trabajando para conseguir fotos adicionales tomadas por las cámaras que se usaron con fines técnicos, como detectar peligros potenciales durante el descenso.

Y que nadie piense que el Chang'e-3 se va a sentir solo ahí arriba: en 2017, China pretende enviar otro vehículo lunar que, si todo sale bien, regresará a la Tierra con muestras.

Seguir leyendo