Espacio

Kepler descubre dos planetas del tamaño de la Tierra orbitando alrededor de una estrella

Por Redacción National Geographic

5 de enero de 2012

Científicos han anunciado que ambos planetas, que giran alrededor de una estrella similar al Sol, son los primeros con un tamaño similar a la Tierra descubiertos por la misión de la NASA Kepler.

Este hallazgo sigue de cerca al primer candidato parecido a la Tierra que orbita alrededor de una estrella en la zona de habitabilidad (una región que permite la presencia de agua en estado líquido en la superficie del planeta).

Bautizados como Kepler-20e y Kepler-20f, los planetas tienen tamaños similares a la Tierra y a Venus: con 0,87 veces el tamaño de la Tierra, Kepler-20e es un poco más pequeño que Venus, mientras que Kepler-20f tiene 1,03 veces el radio de nuestro planeta.

Estos planetas extrasolares (o exoplanetas) orbitan alrededor de su estrella demasiado cerca como para estar dentro de la zona de habitabilidad.

De hecho, se cree que el sistema Kepler-20 incluye al menos cinco planetas que orbitan alrededor de la estrella a una distancia menor que la que separa a Mercurio del Sol.

Esta distancia los convierte en planetas muy calientes. Por ejemplo, se calcula que Kepler-20e tiene una temperatura media en la superficie de 760°C, mientras que Kepler-20f es algo más frío (427°C).

En cambio, la temperatura media en la superficie de la tierra es de 14°C.

En cualquier caso, se trata de la primera confirmación real de la existencia de planetas de tamaño similar a la Tierra por parte del equipo Kepler, un verdadero éxito para la misión.

«El mes de diciembre de 2011 será recordado como el mes en el que por primera vez el hombre descubrió un planeta del tamaño de la Tierra girando alrededor de otra estrella», declaró el autor del estudio Francois Fressin, del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica (Cambridge, Massachussets) durante una teleconferencia de la NASA.

Un grupo muy unido

Todos los exoplanetas descubiertos con anterioridad eran considerablemente más grandes que la Tierra.

Incluso el recién descubierto Kepler-22b, en la zona de habitabilidad, tiene 2,4 veces el radio de la Tierra y se cree que tiene una densidad bastante baja, por lo que podría tener una atmósfera espesa y una superficie muy diferente a la de la Tierra.

Con este nuevo descubrimiento sabemos que los planetas «tienen el mismo tamaño que la Tierra, pero son demasiado calientes como para albergar vida» comentó a National Geographic News David Charbonneau, también del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica.

Otra característica curiosa del sistema Kepler-20 es que los otros tres planetas conocidos, que tienen el tamaño aproximado de Neptuno, orbitan entre planetas más pequeños y rocosos, algo que no ocurre en nuestro Sistema Solar, donde los planetas rocosos están más cerca del Sol y los gigantes gaseosos tienen órbitas más alejadas.

«Esperamos que los científicos descubran cómo se formó este sistema solar» comentó Linda Elkins-Tanton, directora del departamento de Magnetismo Terrestre de Carnegie (Washington D.C.) en reunión informativa para la prensa.

Objetivo: descubrir un planeta similar a la Tierra en dos años

Con el fin de encontrar planetas alrededor de estrellas similares al Sol, la misión Kepler observa de forma continuada una sección del cielo entre las constelaciones Cygnus y Lyra.

Así, Kepler detecta cambios en el brillo de las estrellas, lo que puede indicar la presencia de un planeta que pasa por delante de la estrella.

Hasta la fecha la misión ha identificado más de 2300 posibles exoplanetas que giran alrededor de otras estrellas pero que necesitan mayor observación antes de ser confirmados.

Los tránsitos repetitivos y periódicos observados en una estrella pueden señalar la presencia de uno o más exoplanetas, como fue el caso del sistema Kepler-20.

Serán necesarias más misiones para hacer el mayor de los descubrimientos: un planeta del tamaño de la tierra orbitando al rededor de una estrella similar al Sol en la zona de habitabilidad, que pueda incluso contener agua en estado líquido en su superficie.

«La misión Kepler sigue observando con la esperanza de descubrir exoplanetas más pequeños y alejados de sus estrellas», comentó Charbonneau. «Necesitamos más datos».

Pero para eso, Kepler necesita más tiempo o una ampliación de la misión. De momento, se prevé que el proyecto finalice en noviembre de 2012.

Aún así, incluso con el plazo de esta misión «esperamos anunciar el descubrimiento de un exoplaneta habitable de tamaño similar a la Tierra en los próximos dos años», afirmó Charbonneau.

Seguir leyendo