Espacio

¿Vivimos en un agujero negro?

Nuestro universo podría estar dentro de un inmenso agujero negro

Por Michael Finkel

19 de febrero del 2014

Retrocedamos en el tiempo. Antes de que existiera el hombre, de que se formase la Tierra, antes que el sol, antes de la formación de las galaxias, antes incluso de que brillase la luz, tuvo lugar el Big Bang. Esto ocurrió hace trece mil ochocientos millones de años.

Pero, ¿qué pasó antes? Muchos físicos afirman que no hubo un antes: el tiempo empezó a contar en el mismo instante del Big Bang, y pensar en si hubo algo antes escapa al ámbito científico. Jamás comprenderemos una posible realidad previa a la gran explosión, ni de qué estaba hecha, ni por qué explotó para crear nuestro universo, ya que se trata de conceptos que escapan a nuestra capacidad de entendimiento.

Sin embargo, algunos científicos discrepan. Estos físicos teorizan que, un instante antes del Big Bang, toda la materia y la energía del universo en ciernes estaban compactadas en una partícula finita pero increíblemente densa, a la que podríamos referirnos como la semilla de un nuevo universo.

Esa semilla habría sido infinitamente pequeña, billones de veces más pequeña que las partículas más pequeñas que el ser humano ha sido capaz de observar. Y sin embargo, pudo desencadenar la producción de todas las demás partículas, de todas las galaxias, sistemas solares, planetas y todo lo que conocemos.

Si queremos bautizar a algo como “la partícula de dios”, esta semilla podría encajar.

¿Cómo se habría creado esta partícula? Una idea que ronda desde hace años, defendida por Nikodem Poplawski, investigador de la Universidad de New Haven, es que la semilla de nuestro universo fue forjada en el más grande de los hornos, en el que sería el medio más extremo de la naturaleza: el interior de un agujero negro.

Los multiversos se multiplican

Antes de seguir avanzando es importante saber que durante las dos últimas décadas muchos físicos teóricos se han convencido de que nuestro universo no es único, sino que formamos parte de un multiverso, una colección inmensa de universos independientes.

La cuestión de si estos universos estarían o no unidos entre sí es objeto de un vivo debate, basado en especulaciones que, al menos por ahora, son totalmente indemostrables. Pero una idea interesante sería comparar la semilla de un universo con la semilla de una planta: un pedazo de materia esencial, muy comprimida, protegida por una cubierta.

Esto describe con precisión lo que se crea dentro de un agujero negro. Los agujeros negros son cadáveres de estrellas gigantes. Cuando una estrella se queda sin combustible, colapsa hacia dentro. La gravedad lo atrae todo con una fuerza cada vez mayor, la temperatura alcanza cien mil millones de grados, los átomos se rompen, los electrones quedan destrozados, y todo se aplasta aún más.

La estrella, llegado ese punto, se ha convertido en un agujero negro, lo que significa que su increíble fuerza gravitacional es tan intensa que ni siquiera la luz puede escapar de él. El límite entre el interior y el exterior de un agujero negro se conoce como el horizonte de sucesos. Se han descubierto agujeros negros enormes, algunos millones de veces más grandes que el sol, en el centro de casi todas las galaxias, entre ellas en la nuestra, la Vía Láctea.

Preguntas sin fin

Si seguimos las teorías de Einstein para determinar qué ocurre en el fondo de un agujero negro, llegamos a un punto que tiene una densidad infinita y que es infinitamente pequeño, un concepto hipotético llamado “singularidad”. Pero en la naturaleza no suelen existir infinitos. La desconexión está en las teorías de Einstein, que ofrecen cálculos fascinantes para la mayor parte del cosmos, pero tienden a venirse abajo ante fuerzas enormes como las que existen en el interior de un agujero negro.

Algunos físicos, como el doctor Poplawski, afirman que la materia del interior de un agujero negro alcanza un punto en el que no puede seguir comprimiéndose. Esa semilla podría ser diminuta y tener el peso de mil millones de soles, pero a diferencia de una singularidad, es algo real.

El proceso de compactación, según Poplawski, se detiene porque los agujeros negros giran a una gran velocidad, seguramente cercana a la de la luz, y este giro dota a la partícula compactada de una gran torsión. Ya no es solo pequeña y pesada, sino que además está comprimida y retorcida, como una de esas serpientes de muelles que se meten dentro de una lata.

Y eso puede saltar de pronto, con un “bang”, que sería, en palabras del doctor Poplawski, un “gran bote”. En otras palabras, un agujero negro podría ser una especie de “puerta de un solo sentido” entre dos universos. Eso significa que si entrases en el agujero negro que hay en el centro de la Vía Láctea, sería concebible que tú (o las partículas que una vez formaron parte de ti) terminases en otro universo, que no está dentro del nuestro, según explica Poplawski. El agujero sería solo un puente, como una especie de raíz compartida por dos árboles.

De ese modo, nosotros y nuestro universo podríamos ser el producto de otro universo más antiguo, que sería nuestro universo madre. La semilla que dicho universo madre forjó dentro de un agujero negro pudo haber dado su “gran bote” hace trece mil ochocientos millones de años, y aunque desde entonces nuestro universo se expande a gran velocidad, podríamos seguir estando dentro del evento de sucesos de un agujero negro.

 

Seguir leyendo