Consejos de fotografía: los fenómenos meteorológicos

Cotton Coulson es un fotógrafo colaborador de National Geographic Traveler y nationalgeographic.com. Vive en Dinamarca.

Nada me gusta más que fotografiar en lo que se podría llamar "clima de verdad". Parece que siempre salto a la cubierta del barco o a las calles cuando llueve, graniza o hay viento mientras el resto de la gente corre a refugiarse. ¿Por qué? Porque sé, gracias a años de experiencia, que es cuando la luz es verdaderamente dramática y puede que el cielo se abra con rayos de sol y pedazos de nubes, dándome la oportunidad de crear fotos con emoción y energía. Viento, nieve, lluvia, niebla... adoro todos los elementos del clima. Añaden textura y dimensión a las fotografías. Siendo prácticos, me gusta mantener mi equipo fotográfico simple para minimizar el lío.

Cada una de las fotografías de la galería corresponde a un consejo fotográfico, así que ¡no te las pierdas!

Relámpagos y rayos

Ten paciencia, cambia a modo manual y lleva trípode. Esta foto está hecha en Kansas, me pasé meses tras ella para un artículo. Terminó siendo la fotografía principal. Cuando sacamos fotos de tormentas de rayos nunca sabes cuándo ni dónde aparecerán, así que tienes que tener paciencia y suerte.

Fotoconsejo: Para fotografiar con éxito un rayo tienes que colocar tu cámara en el trípode y poner el modo manual. También puede ser útil la función de levantar el espejo y usar un disparador por cable para minimizar la trepidación de la cámara. Ajusta el diafragma a f/8 o f/11 para asegurar que la exposición está entre 5 y 30 segundos, ya que queremos abrir el obturador y esperar a que la descarga del rayo aparezca en el cielo. Ya que nunca sé donde aparecerá en el encuadre, te sugiero enfocar manualmente en infinito y añadir mucho cielo en la composición.

En este caso, fue un milagro que la tormenta se acercase a última hora permitiendo que el rayo apareciese contra las ominosas nubes oscuras. Como último consejo, asegúrate de no estar bajo árboles o cerca de postes metálicos por razones de seguridad.

Nieve

Mientras fotografiaba un reportaje sobre el estado democrático suizo, fui a un pequeño pueblo llamado Appenzell para documentar cómo sus ciudadanos ejercitaban su derecho a votar. Se congregan por la mañana para escuchar las propuestas de cambios en las leyes y votan a mano alzada en la calle en el centro del pueblo.

Fotoconsejo: Busca un fondo oscuro para conseguir contraste. Es mucho más fácil ver los copos de nieve cuando puedes encontrar un fondo negro para contrastar con el blanco. Este es uno de esos momento memorables en los que la Madre Naturaleza trabaja a mi favor. Cuando salí por la mañana no tenía ni idea de que empezaría a nevar, pero por suerte, cuando empezó, vi inmediatamente cómo aprovecharme de ello y subí corriendo unas escaleras para ver desde arriba la escena. Los paraguas nos ofrecen con mucha frecuencia un elemento visual con fuerza para la fotografía. Algo sobre lo que pensar la próxima vez que estés fotografiando en la nieve.

Lluvia

Recientemente, mientras me encontraba en un trabajo en San Petersburgo, quise capturar la energía desbordante y vibrante de la generación joven. Caminaba por las calles a lo largo del río Fontanka al atardecer, bajo la lluvia, cuando esta mujer joven vestida con colores brillantes pasó a mi lado con prisa.

Fotoconsejo: Usa un objetivo. Cuando fotografío en la lluvia siempre llevo ropa protectora que me quede grande y tengo mi cámara dentro de la chaqueta, fácilmente accesible y lista para disparar cuando se presenta la oportunidad. No cambies objetivos. Usa un filtro de protección UV de calidad para el objetivo y un parasol, y lleva una gamuza suave y limpia para secar el objetivo en caso de que tenga unas pocas gotas. Nunca viene mal tener una bolsa de plástico grande en el bolsillo, por si acaso te pilla un buen chaparrón. Encontrar un sitio cubierto en la calle, como unos arcos o una marquesina, te ofrece protección para que puedas disparar con libertad.

Calma

Incluso a mediodía puedes hacer fotografías convincentes cuando se dan los elementos fotográficos adecuados. Aquí, en Svalbard, Noruega, a veces el viento se detiene y los fiordos se transforman en lo que parece ser el reflejo del cielo en un espejo. Normalmente me gusta disparar durante las horas más tempranas y las últimas, cuando el sol está más bajo en el horizonte y la luz es más cálida. Aquí, sin embargo, la escena también funciona con el sol brillante en lo alto, especialmente cuando las nubes y su reflejo en el agua rellenan el encuadre y añaden contraste.

Fotoconsejo: Mantén el horizonte recto y la composición equilibrada. Presta atención especialmente a la composición y a las líneas horizontales: las cámaras nuevas tienen incorporadas en el visor cuadrículas que ayudan a asegurarse de que los horizontes salen rectos. En esta imagen, no he usado ningún filtro ni he resaltado el contraste y el color del cielo contra las escasas nubes blancas. No obstante, puse especial atención en equilibrar en la composición la cantidad de espacio entre el cielo y las aguas en calma. El pequeño trozo de hielo flotando en el agua añade una dimensión extra y una capa a la composición. Busca siempre sujetos y objetos que añadir al primer plano.

Tormenta de viento

Algunos de los mayores desafíos con los que trabajar fotografiando el clima son las tormentas de nieve y las ventiscas. Cuando estaba en las islas Georgias del Sur, el viento llegó repentinamente desde las montañas y trajo consigo nieve fresca. La nieve se movía tan rápido que me hizo daño en los ojos.

Fotoconsejo: Controla tu exposición. Fotografiar con gafas de sol me parece insufrible, pero en esta situación me ofrecieron la protección que necesitaba. Además de llevar los pesados guantes para mantener las manos calientes y ágiles -y hacer casi imposible operar esos pequeños y endiablados diales y botones que controlan la apertura y la velocidad de obturación- encuentro esencial llevar un par de guantes finos con forro por dentro. También llevaría un pasamontañas fino para la cara que me permita respirar pero que me permita proteger la nariz del frío de la cámara y del visor, que estarán helados.

Exponer cuando fotografiamos nieve brillante puede ser complicado. Los fotómetros incorporados en la cámara están calibrados para el brillo de un gris medio (18%). Ya que la nieve en la escena es más brillante que eso, compensé mi exposición sobreexponiendo para hacer que la nieve se viese blanca.

Puesta de sol

Estas nubes en el Antártico fueron fotografiadas durante la puesta de sol, una hora del día en la que las sombras son alargadas y la luz es dorada. A veces tiene mucho sentido mirar a lo alto al cielo y ver la forma de las nubes. Aquí puedes ver cómo la luz baja ayuda a articular las sombras y los contornos de las nubes y empiezas a apreciar cómo las formas crean composiciones interesantes. El sol ya no está reflejándose directamente sobre las nubes más bajas, dándole mayor profundidad a la imagen. Ten en cuenta que durante la puesta de sol los colores son más vivos.

Fotoconsejo: Enfoca al infinito. Incluso aunque la luz sea escasa, no necesitas un trípode para este tipo de fotos porque el sujeto está en el infinito y por lo tanto puedes disparar cómodamente a f/4,5 y todavía tenerlo todo en foco. Fotografiando a esta apertura puedes sostener a mano alzada la cámara porque la velocidad será suficiente.

Temprano por la mañana

Uno de mis motivos climáticos preferidos es fotografiar antes de la salida del sol, especialmente cuando hay bruma por la mañana y niebla en el aire. Estos elementos climáticos añaden atmósfera y misterio a la fotografía.

Fotoconsejo: Estate preparado. Cuando sé que necesito madrugar a la mañana siguiente, intento prepararlo todo tan bien como pueda la noche anterior. Un par de cosas que recordar antes de partir en una mañana fotográfica es comprobar si las baterías están totalmente cargadas y tarjetas de memoria de repuesto. También comprueba que el ISO sea el adecuado para el nuevo día. En estas situaciones, cuando hay muy poca luz diurna disponible, fuerzo el ISO hasta 3200 de tal forma que puedo estar seguro de capturar la escena desde un bote de pesca en movimiento. Las cámaras más modernas te permiten forzar el ISO de esta manera con facilidad sin introducir ruido digital. Como siempre disparo en raw dejo el balance de blancos casi siempre en automático. Siempre puedo modificar el color en postproducción usando un buen programa como Aperture, de Apple, Adobe Lightroom o Picassa, de Google. -

Salida de la luna

Teniendo el privilegio de haber pasado múltiples estaciones en la Antártida con expediciones de National Geographic, a veces tengo la oportunidad de fotografiar preciosos icebergs durante la hora azul. Esto ocurre después de que el sol se ha puesto y el cielo se transforma en un bonito gradiente que va desde el rosa hasta el púrpura. En esta escena, la luna llena estaba elevándose sobre un escultural iceberg tabular, creando un centro de interés para la composición. 

Fotoconsejo: Captura la "hora azul". La mejor forma de  fotografiar en la hora azul es cuando el cielo está despejado y no hay nubes. Media hora después de que el sol se haya puesto, monta tu cámara en el trípode y asegúrate de fotografiar la luna según sale sobre el horizonte para poder conseguir el detalle en las altas luces. Con mucha frecuencia hago horquillado en la velocidad de obturación, ya que habrá un momento en que la luz en el iceberg, la luna y el cielo encajen a la perfección. Este instante no dura mucho tiempo. 

Cielo abierto

Muy a menudo, cuando estoy trabajando en las regiones árticas, donde sé que los cielos están cambiando constantemente, llevo un filtro polarizador de alta calidad, el cual elimina la calima en la atmósfera; reduce el brillo de hielo, nieve y agua; e incrementa el contraste entre el cielo y las nubes. Los filtros polarizadores pueden usarse tanto para blanco y negro como para color. Creo que para la fotografía en blanco y negro con frecuencia crea una sensación de intemporalidad, mientras que las fotografías en color parecen más modernas. Con el blanco y negro no estoy distraído por las tonalidades de color y en su lugar me centro en los detalles y las gradaciones.

Fotoconsejo: Usa un filtro polarizador. Cuando usas un filtro polarizador, la imagen aparecerá más oscura en el visor porque los filtros reducen la cantidad total de luz que entra a través del objetivo. Un truco para recordar es que los filtros polarizadores funcionan mejor cuando el sol está posicionado 90 grados a tu derecha o a tu izquierda. No funcionan si el sol está directamente detrás de ti. Si decides comprar y llevar contigo un filtro polarizador, asegúrate de que está hecho con cristal de la mayor calidad. Si fotografías escenas con agua, los reflejos de la superficie pueden eliminarse y podrás ver más detalles debajo.

Puesta de sol tras una tormenta

Una de las habilidades más difíciles de aprender en fotografía es la paciencia, especialmente cuando sabes que acabas de hacer una foto muy buena. Tenemos tendencia natural a guardar la cámara y el trípode y movernos al siguiente escenario. Esto ocurre tanto cuando fotografiamos gente como cuando hacemos paisaje. Intenta obligarte a estar el tiempo necesario para captar cualquier momento inesperado que pueda llegar. En este caso, mi paciencia se vio recompensada cuando me quedé en el sitio para fotografiar el tiempo cambiante después de que la tormenta eléctrica cesase.

Fotoconsejo: Debes estar alerta ante las condiciones cambiantes. Cuando fotografío el clima y los paisajes, me obligo a permanecer en un sitio y observar con calma los cambios en la luz y en la atmósfera. Es una de las cosas más importantes trabajando como fotógrafo profesional. Me aseguro de haber expuesto correctamente las nubes iluminadas por el sol, ya que son el centro de interés. La experiencia me dice que, dependiendo del equipo fotográfico que use, puede que tenga que subexponer la fotografía. Para esta imagen, hice horquillado y subexpuse la foto aproximadamente 1 punto para asegurarme de que las altas luces en las nubes se viesen correctamente. 

Arcoíris

La calidad de la luz siempre está cambiando y uno de los mejores momentos para experimentarlo es durante una tormenta eléctrica cuando el sol aparece entre las nubes y brilla en la lluvia. Entonces puede que veas un arcoíris, el cual siempre puede añadir un elemento de sorpresa a un paisaje. Aquí en el norte de Francia, por ejemplo, el arcoíris conduce la atención al sujeto principal, el moderno molino de viento. Caminé a lo largo de la carretera hasta que pude situar el pié del molino donde terminaba el arcoíris.

Fotoconsejo: Cuenta una historia con tu composición. Fotografiar un arcoíris en sí mismo es bastante monótono. Lo que siempre hace la fotografía más interesantes es cuando se utilizan elementos geográficos o editoriales interesantes en la composición para contar una historia. Así el arcoíris ha añadido valor. Asegúrate de llevar contigo tu filtro polarizador para estas ocasiones, ya que hace un gran trabajo reforzando los colores en el arcoíris. 

Mar tormentoso

Cuando fotografiamos en mal tiempo hay que pensar con detenimiento en cómo proteger el equipo. Por ejemplo, siempre hace un montón de viento que espolvorea sal sobre la proa y el casco cuando estás en un barco. Te interesa mantener tus cámaras y tus objetivos alejados del agua salada cueste lo que cueste. Destrozará tu equipo. Hay cantidad de productos disponibles específicamente diseñados para marca de cámaras y serie, y hacen un trabajo excelente protegiendo el equipo. 

Fotoconsejo: Protege tu equipo y encuentra un lugar a salvo. Si por casualidad tu cámara se moja con agua salada, límpiala rápidamente con una gamuza húmeda con agua dulce para ayudar a quitar los restos de sal. Si tu equipo simplemente se moja por la lluvia, límpialo y usa un secador de pelo a baja temperatura, no demasiado cerca de la cámara, para eliminar la humedad y la condensación.

Cuando fotografiamos el clima desde un barco en movimiento, siempre intenta encontrar un sitio seguro protegido del viento y el salitre que también le aporte a tu cuerpo un apoyo extra para que puedas sujetar la cámara con firmeza. Nunca permitas que el mal tiempo te aparte de hacer buenas fotografías.

Seguir leyendo