Fotos

Consejos fotográficos: fotografías con luz ambiente

Por Catherine Karnow

La fotógrafa Catherine Karnow comparte sus consejos sobre cómo conseguir buenas fotografías en diferentes situaciones de luz, destacando sus propias experiencias en esta galería de fotografías tomadas mientras viajaba para un encargo editorial. Cada fotografía corresponde a uno de los consejos que te da, ¡no te la pierdas!

Crepúsculo

A menudo, la clave para fotografiar de noche es fotografiar durante el crepúsculo. En la primera fotografía, sacarla durante el crepúsculo me proporcionó tanto un mágico cielo azul como un encantador resplandor de las velas que reposan entre las caléndulas.

Me gusta el crepúsculo más que cualquier otra hora del día para fotografiar. Es esa ensoñación entre tiempo que no es día ni es noche, ese momento mágico suspendido en el tiempo. El crepúsculo es la hora más romántica del día. Al fotografiar al atardecer puedes `reservar ese momento de romance.

Fotoconsejo: Cuando saques fotos al atardecer, prepárate antes de tiempo y dispara hasta que sea realmente de noche. Nunca sabes cuándo será la mejor hora para la situación que estás captando. Puede ser justo cuando empieza a oscurecer, cuando todavía queda un poco de luz del sol que se está poniendo. O puede ser un rato después de que parezca demasiado oscuro, cuando tu pantalla LCD puede que revele que todavía queda un azul real profundo.

Luz de mediodía: Ciudades

Fotografío un montón de ciudades para National Geographic Traveler, y a diferencia de la fotografía de paisaje, que puede ser complicada bajo el sol de medio día, se puede fotografiar un montón en ciudad cuando el sol está en lo alto. Por ejemplo, cuando fotografía una ciudad busco el sol que refleja en edificios de cristal y acero. Este tipo de luz puede captarse solo a mediodía, antes y después las ciudades son como cañones. Dondequiera que vea esos puntos cegadores de luz del sol brillando en las ventanas, miro al otro lado de la calle. Estando en Hong Kong, me sorprendió ver que la histórica Estación Central de Policía (segunda foto) estaba alumbrada con extraños patrones de luz rebotada del rascacielos de al lado.

Fotoconsejo: Cuando fotografíes en ciudades, busca el sol golpeando acero y cristal y mira al otro lado de la calle; con frecuencia la luz está viva con patrones interesantes.

Luz de mediodía: Gente

Una mañana en mi clase de yoga, escuché que la calle Promenade -una calle peatonal en Santa Mónica, California- se llenaría con devotos del yoga. ¡Qué gran oportunidad para capturar la fiebre del yoga en su meca! El único problema era la hora del día; ocurriría bajo el sol de medio día, el cual es duro y no perdona en el área de Los Ángeles, donde muchas veces no hay ni una nube en el cielo.

Pero tengo muchas soluciones para fotografiar en mitad del día, cuando la luz es "mala". Cuando fotografiamos gente a esta hora, la clave es evitar el sol en las caras, lo que minimiza los ojos entrecerrados, sombras de alto contraste y especialmente las sombras creadas por los sombreros. Tuve la suerte de que la gente que practicaba yoga estaba de espaldas al sol, pero aun así, me aseguré de mantener la luz suave en sus caras dando vueltas y retratándoles a contraluz, evitando incluso el sol directo en sus costados (tercera foto).

Fotoconsejo: Cuando fotografiamos al sol de mediodía, sitúa a tus sujetos a contraluz para evitar las luces duras directamente en sus caras.

Tiempo inclemente

Había ido a Moab, Utah, para fotografiar las famosas rocas rojas del cañón Slickrock, un lugar muy popular para la bicicleta de montaña. Por supuesto estaba obsesionada con enseñar cómo de rojas son las rocas así que me preparé para fotografiar bajo el sol de última hora de la tarde, cuando serían más rojas. Pero me pilló un repentino aguacero, el cual terminó dándome una gran sorpresa: la tormenta dejó a su paso una luz azul y una superficie rocosa que relucía con la humedad. De repente, las rocas parecían realmente resbaladizas. Quería fotografiar el lugar que todo el mundo veía, pero el mal tiempo me dio una forma original y sorprendente de mostrar el lugar (fotografía cuatro).

Fotoconsejo: Excepto por la luz, nunca tengas miedo del mal tiempo; es cuando más a menudo consigues la luz más destacada, además de fotografías sorprendentes e inesperadas.

Luz escasa con movimiento

Estaba en un encargo para National Geographic Traveler y fui a fotografiar este bar de estilo años sesenta que estaba de moda, llamado Ne Nous Fachons Pas en el bullicioso barrio parisino de Pigalle. Mi objetivo era conseguir una buena toma, no disparar un millón de fotos en todo el bar. Cuando entré, estaba buscando gente y una escena que evocase los años 60. Vi a este chico que parecía salido de una película de Jean-Luc Godard, con su mandíbula cuadrada y sus largas patillas. Le pregunté si podía hacerle una foto a él y su amiga (quinta foto). Les pareció bien y les invité a una ronda de bebidas. Mi objetivo en los bares es capturar el ambiente natural del lugar. Solo uso flash si hay baile. Pero mi objetivo es también, como en cualquier foto, captar un momento. Esto es difícil cuando hay muy poca luz. Un momento es captar acción, y la acción se verá borrosa con poca luz.

Aquí está mi truco. Normalmente uso trípode, ya que la velocidad del obturador puede ser tan baja como 1/4 de segundo. Observo la acción con cuidado. Espero un momento congelado. Por ejemplo, estaba observando al chico Godard. Estaría congelado mientras escuchaba, porque estaba quieto como una estatua. También me di cuenta de que cuando le daba una calada al cigarrillo, se congelaría durante un instante, lo suficiente como para poder hacer clic en el obturador, y con suerte, también conseguir la ascua roja del cigarrillo. Esa noche solo conseguí dos instantáneas, pero solo necesitaba una para publicar.

Fotoconsejo: Observa la acción de cerca para ver cuando se detiene el sujeto y después dispara. Puede que solo consigas un par de imágenes, pero una de ellas puede ser tu foto.

Luz natural elevada

Estaba atascada en Wenchow, China, al sur de Shanghái, un húmedo mes de marzo, cuando una compañía de ópera ambulante llegó al pueblo. Cada día fotografié la ópera (sexta foto): sobre el escenario, en camerinos e incluso entre la audiencia, que estaban tan fascinados por la obra que nunca se dieron cuenta de que estaba apuntando mi cámara hacia ellos. Tuve suerte de que el templo en que aquello tuvo lugar estaba iluminado por enormes claraboyas… o puede que fuese a cielo abierto, no puedo acordarme. En cualquier caso, fui capaz de capturar a la audiencia con una increíble luz que caía sobre sus caras. Puesto que estaban mirando hacia arriba, al escenario, esas caras estaban perfectamente iluminadas. A menudo busco luz natural elevada en mis fotografías, especialmente cuando estoy disparando con mucha luz en mitad del día. Este tipo de luz es celestial.

Fotoconsejo: Busca la luz natural elevada cuando hagas fotos, esta bonita luz resuelve los problemas que nos encontramos trabajando en lugares oscuros.

Contraluz

Fotografiar en trenes es un reto porque con frecuencia estás apuntando con tu cámara directamente a la fuente de luz, las ventanas. Pero me encantan los contraluces, la fuente de luz viniendo directamente hacia tu cámara. La clave es exponer para los tonos de la cara -o lo que sea tu sujeto- y después dejar a la gran fuente de luz, en este caso la gran ventana del tren, sobreexponerse (de otra forma, el sujeto se convertiría en una silueta). Es cierto que no hay detalle en ese gran espacio blanco. Pero nunca he tenido un editor que me diga que esa foto en contraluz no puede ser publicada. En esta foto de gente en el tren (la séptima de la galería), la luz le da a la imagen un aspecto etéreo y la falta de detalle enfatiza la sensación de ensueño, un estado parecido al sueño (algo acentuado por el niño pequeño durmiendo).

Fotoconsejo: No tengas miedo a apuntar tu cámara directamente a la fuente de luz y deja que la luz se sobreexponga, simplemente asegúrate de exponer para el sujeto.

Sol y nubes

Este tipo de luz es magnífica para paisajes. Mientras fotografiaba una historia en las islas del Príncipe Carlos, me quedé en la cima de una colina esperando por la luz ideal. Incluso aunque la luz cambiante era hermosamente dramática, tenía que esperar al menos tres horas hasta que el sol y las nubes estuviesen a punto. Finalmente, la perfección: la península está iluminada por el sol, su forma se ve enfatizada por las sombras abajo a la izquierda y derecha en el encuadre (fotografía ocho). Las olas blancas están al sol y en el resto de la imagen se reparten el sol y la sombra. Es este contraste de sol y sombra, esta luz cambiante, lo que le aporta drama a un paisaje de por si espectacular.

Fotoconsejo: Fotografía los paisajes con luz dramática, pero ten en cuenta que puede que tengas que esperar horas hasta que el sol y las nubes estén en la posición perfecta.

Niebla y llovizna

Estaba haciendo una historia sobre la bahía de Ha Long en el norte de Vietnam y mi objetivo era describir la vieja Asia. Crecí en Hong Kong en los años 60, así que siento mucha nostalgia por aquellos tiempos. Quería que mis fotos fuesen como las pinturas con pinceles chinos que mi madre solía hacer. Quería niebla. Los soles brillantes y cielos azules no serían adecuados. ¡No podía creer mi suerte cuando la niebla y la llovizna no despejaron durante dos días consecutivos! Fui capaz de fotografiar durante horas y horas (fotografía nueve).

Las fotografías son efectivas cuando transmiten emoción. Aunque el contenido y el sujeto son la clave, la luz lo es todo. No puedo pensar en tener una mejor calidad de luz que cuando aparecen la niebla y la llovizna, en este caso ayudando a expresar la nostalgia de una escena intemporal en la bahía de Ha Long.

Fotoconsejo: En lugar de desear un día soleado y un "tiempo bonito", fíjate en elementos como la niebla y la llovizna, que pueden ser efectivos transmitiendo emociones, especialmente nostalgia.

Fuentes de luz creativas

Estaba en un festival de artes en Samoa occidental y quería fotografiar bailarines tribales en algún lugar que no fuese un escenario bajo los grandes focos del teatro. No tenía ningún flash conmigo así que tuve que pensar de forma creativa. Una noche estaba conduciendo por una carretera oscura hasta mi hotel, y un camión venía hacia mí con sus luces largas puestas. “¡Eso es!”, pensé, “iluminaré a los bailarines con los focos del camión”. Encontré al dueño de un pickup dispuesto y un terreno con una pequeña cuesta en la cuneta junto a la carretera, así que aparcamos allí, las luces del camión apuntando ligeramente altas a las caras de los bailarines, no a sus barrigas. Encendimos las luces largas y los bailarines actuaron. Puse una velocidad de obturación lenta a propósito para mostrar movimiento y conseguí mi fotografía cuando uno de los bailarines se detuvo un instante (fotografía décima).

Fotoconsejo: Sé creativo con tu fuente de luz. No necesitas flashes sofisticados, focos, o luces de teatro cuando puedes usar luces de coches, linternas o muchas otras fuentes de luz existentes.

Luz lateral clásica

Para sujetos clásicos, me encanta usar luz lateral; es intemporal y amable. Tuve suerte de que la pintora rumana de 87 años María Poenaru trabajase frente a una gran ventana en su dormitorio, donde pude capturar cómo la luz la iluminaba desde un lado (foto once de la galería). Cuando hago un retrato de alguien, frecuentemente le pido al sujeto que pose junto a la ventana o al lado de una puerta. Si hace sol afuera, la luz puede ser especialmente encantadora.

Fotoconsejo: Cuando hagas un retrato, nunca te equivocarás si acercas a alguien a una ventana o una puerta y les fotografías con luz lateral. Esta luz clásica es especialmente apropiada para sujetos intemporales.

Temprano por la mañana o última hora de la tarde

La mejor luz para fotografiar es la primera de la mañana o la última de la tarde, que pueden no ser las horas más convenientes en tu agenda. En lugar de dar vueltas sin rumbo al atardecer y después de la puesta de sol, normalmente suelo buscar mis localizaciones con tiempo y saber cuándo quiero ir. La luz cambia rápido, así que quiero estar en el lugar adecuado a la hora precisa. Una vez dicho esto, si no tengo en mente un sitio en concreto siempre intento levantarme temprano y fotografiar hasta tarde de todas formas, porque todo parece mucho más bonito a esa hora. Esto es especialmente cierto en lugares que son soleados y luminosos todo el día. Las luces tempranas y tardías en esos lugares serán nítidas y doradas. En el suroeste americano, por ejemplo, fotografiar temprano y tarde en el día es esencial, el sol bajo realza la belleza de los colores de la arcilla roja de la tierra y la arquitectura (duodécima foto).

Fotoconsejo: No me gustan las reglas, lo cual es una de las razones por las que soy una fotógrafa, pero si hay una regla en fotografía es que realmente tienes que disparar temprano y tarde en el día para conseguir buena luz.

Flash

No disparo con flash muy a menudo, ya que prefiero un aspecto más natural. Pero cuando tuve que hacer una guía de Los Ángeles me di cuenta de que nunca completaría el libro en seis semanas si solo fotografiaba con la luz buena, temprano y tarde en el día. También me di cuenta de que usar un flash a mediodía era perfecto, especialmente en Hollywood, donde la estética tiene frecuentemente una calidad artificial (fotografía de Sunset Boulevard, decimotercera de la galería). Para este tipo de flash de relleno, puse alta potencia, lo cual hace más que rellenar sutilmente las luces duras.

Fotoconsejo: Cuando fotografíes, deja que el uso del flash complemente tanto al sujeto como a tu expresión personal. A veces, el flash de relleno tiene que ponerse en alta potencia para conseguir un aspecto de flash artificial.

Puesta de sol

Estaba de vacaciones en un barco en el Nilo, disfrutando de la puesta de sol desde la piscina en la cubierta, con un coctel en la mano. Mientras miraba, el cielo tomó uno de esos colores asombrosos y eché a correr para coger mi cámara (última fotografía de la galería).

A todos nos encanta mirar puestas de sol bonitas, pero casi nunca nos molestamos en fotografiarlas. Después de todo, no importa cómo sea de bonito el cielo, podrías estar en cualquier parte. Incluso una puesta de sol en el agua, o en las montañas, muy raramente te da una sensación de escenario. Pero allí, en el Nilo, el crucero resplandeciendo blanco  con las últimas luces, era justo el elemento que necesitaba para hacer que la foto fuese bonita y también tuviese sensación de escenario.

Fotoconsejo: Cuando fotografíes una puesta de sol, no es suficiente tener solo un gran cielo; tienes que tener un elemento en la toma que te proporcione interés y también sensación de escenario.

Seguir leyendo