Descubierta una «cápsula del tiempo» en el trasero de una estatua de Jesucristo

Durante las labores de restauración de una estatua de Jesucristo del siglo XVIII en una localidad burgalesa, unas restauradoras descubrieron dos cartas de 240 años en un lugar muy inusual: el trasero de la estatua.martes, 5 de diciembre de 2017

 

Durante las labores de restauración de una talla del siglo XVIII, un equipo de historiadores descubrió la semana pasada lo que parece ser una cápsula del tiempo improvisada en un lugar muy peculiar: el trasero de la estatua.

La talla representa a Jesucristo crucificado y se exponía en la iglesia de Santa Águeda, en Sotillo de la Ribera (Burgos). Esta antigua talla estaba empezando a agrietarse y se estaba soltando de su cruz, según explicó Gemma Ramírez.

Ramírez trabaja como restauradora en Da Vinci Restauro, una empresa madrileña que se encargaba de mantener la talla en buenas condiciones. Ramírez contó que, cuando levantaron la estatua para colocarla en una mesa de trabajo, se dieron cuenta de que tenía algo dentro.

Te puede interesar: Revelada la datación de las muestras de la supuesta tumba de Jesucristo

Cuando retiraron la parte de la estatua que estaba tallada en forma de trapo, Ramírez y su colega descubrieron que el trasero hueco de la talla contenía un documento que detalla la vida en España a finales del siglo XVIII.

Dentro había dos cartas manuscritas, que se habían puesto amarillas con los años. Datan del año 1777 y las firma un tal Joaquín Mínguez, capellán de la catedral del Burgo de Osma.

En sus cartas, Mínguez describe las actividades culturales y económicas cotidianas en la región. Primero, el capellán señala que la talla es obra de un hombre llamado Manuel Bal, que había creado obras de madera similares para otras iglesias de la región. A continuación, describe las cosechas exitosas de varios granos como el trigo, el centeno, la avena y la cebada, y habla de la abundancia de vino.

Mínguez también alude a enfermedades como la fiebre tifoidea, que asoló la aldea durante esta época, pero añade que se usaban cartas y pelotas como entretenimiento.

Además de la vida en la aldea, Mínguez describe el clima político español. Relata que el rey Carlos III ocupa el trono y que la corte española se encuentra en Madrid. La carta incluso menciona a la Inquisición española, que actuó entre el 1478 y el 1834.

Sigue leyendo: Este niño neandertal descubierto en Asturias creció de forma similar a los niños humanos modernos

El carácter general y la diversidad temática de las cartas de Mínguez sugieren que probablemente pretendía que fueran una especie de cápsula del tiempo para las generaciones futuras, según contó el historiador Efrén Arroyo al periódico El Mundo. Arroyo añadió que es poco habitual encontrar objetos escondidos dentro de las estatuas de las iglesias.

Se trata de uno de los descubrimientos más sorprendentes que ha hecho el grupo de restauración, según él. El equipo de Da Vinci Restauro ha trabajado anteriormente en la restauración de cuadros, estatuas y muebles antiguos.

Las cartas se enviaron al Arzobispado de Burgos, donde serán archivadas. Se ha hecho una copia que se ha colocado dentro del trasero de la estatua para preservar la voluntad de Mínguez.

Vídeo relacionado: 

La localidad riojana de Mansilla de la Sierra emerge a causa de la sequía
La localidad riojana de Mansilla de la Sierra emerge a causa de la sequía
Seguir leyendo