Historia

Descubierto el arte rupestre más antiguo del mundo, obra de neandertales

Los hallazgos en cuevas españolas sugieren que los neandertales y los humanos modernos tenían las mismas capacidades cognitivas.viernes, 23 de febrero de 2018

Por Michael Greshko - National Geographic
ver galería

Mucho antes de Picasso, los artistas primitivos de la península ibérica explotaban sus propias habilidades creativas mezclando pigmentos, creando abalorios a partir de conchas y pintando murales sobre las paredes de las cuevas. ¿La sorpresa? Estos artistas innovadores probablemente eran neandertales.

Las pinturas rupestres y las conchas perforadas, que datan de hace 65.000 años, son las primeras obras de arte que datan de la época de los neandertales e incluyen el arte rupestre más antiguo descubierto hasta la fecha. En dos nuevos estudios publicados el jueves en Science y Science Advances, los investigadores exponen la hipótesis de que estas obras de arte son anteriores a la aparición del Homo sapiens en Europa, lo que significa que habrían sido obra de otra persona.

En tres cuevas repartidas por España, los investigadores han descubierto más de una docena de ejemplos de pinturas rupestres de más de 65.000 años de antigüedad. En la cueva de Los Aviones, en Cartagena, los investigadores también descubrieron conchas perforadas y pigmentos que datan de hace aproximadamente 115.000 años.

«Los de Los Aviones son los objetos más antiguos de ornamentos personales conocidos hasta la fecha en el mundo», afirma el coautor João Zilhão, arqueólogo de la Universidad de Barcelona. «Son anteriores a cualquier objeto remotamente similar conocido en el continente africano por un margen de entre 20.000 y 40.000 años. Y son obra de neandertales. ¿Hace falta que diga más?».

Los autores argumentan que, pese a su reputación de torpes en la cultura popular, la cognición de los neandertales era equivalente a la del Homo sapiens. Si sus resultados se sostienen, los hallazgos implican que la inteligencia para el arte simbólico podría remontarse hasta el ancestro común del Homo sapiens y los neandertales, hace unos 500.000 años.

«Los neandertales parecen haber tenido competencias culturales que compartimos los humanos modernos», afirma John Hawks, paleoantropólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison que no participó en el estudio. «No eran brutos ni tontos, eran reconocidamente humanos»

Nada de brutos descerebrados

En 1865, los trabajadores de una cantera de piedra caliza en el valle alemán de Neander descubrieron huesos que, en un principio, parecían pertenecer a un humano deformado. Los científicos de entonces concluyeron que la figura de gran entrecejo pertenecía a una especie distinta de homínido: el Homo neanderthalensis.

En aquella época, se creía que los neandertales tenían más fuerza bruta que cerebro, y un científico llegó a sugerir que deberían ser clasificados como Homo stupidus. Pero desde la década de 1950, los investigadores han desmentido el estereotipo de brutos descerebrados. Los neandertales enterraban a sus muertos con esmero, elaboraban herramientas de piedra y usaban plantas medicinales.

Las pruebas genéticas también demuestran que los neandertales y los humanos modernos se aparearon entre sí: aproximadamente el dos por ciento del ADN moderno europeo y asiático conduce hasta los neandertales.

Algunos investigadores se han mostrado reticentes a la hora de afirmar que los neandertales eran capaces de crear arte simbólico. Basándose en las pruebas de la época, parecía que el arte primitivo europeo no floreció hasta que una gran ola de Homo sapiens modernos llegó al continente hace 40.000 o 50.000 años.

Otros estudios complicaron la historia. En Francia, los científicos hallaron joyas elaboradas por neandertales hace 43.000 años. En una cueva malagueña, aparecieron restos de carbón de antigüedad similar junto a pinturas rupestres. Pero ninguno de estos lugares eran considerablemente anteriores a la llegada del H. sapiens, lo que dejó la puerta abierta a la idea de que los neandertales sencillamente copiaron a sus nuevos vecinos más cultos.

«Si preguntaras a cien arqueólogos si los neandertales pintaban en cuevas, el 90 por ciento te diría que no», afirma el coautor del estudio Alistair Pike, arqueólogo de la Universidad de Southhampton.

Es elemental

Para demostrar que los neandertales eran artistas, los investigadores necesitaban descubrir arte en Europa hecha hace más de 50.000 años. En 2003, Pike y Zilhão empezaron a intercambiar ideas sobre cómo podrían hacerlo, cuando conocieron de manera fortuita a Dirk Hoffmann, un investigador del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva especializado en datación de minerales.

El trabajo de Hoffmann se basa en el hecho de que el uranio, un elemento radiactivo, se disuelve en agua, lo que no hace el elemento torio. Cuando el agua se infiltra a través del suelo en una cueva, las trazas de uranio se quedan atrapadas en depósitos minerales y se desintegran a un ritmo predecible, transformándose en torio. Como los científicos saben que el torio no ha penetrado los depósitos, medir la cantidad relativa de uranio y torio en los minerales puede revelar su edad, y por lo tanto la antigüedad de cualquier pintura rupestre.

Galería relacionada: Cuevas europeas en las que admirar el arte rupestre

ver galería

Para medirlo, lo único que necesita Hoffmann es un fragmento de roca de apenas el tamaño de un grano de arroz. Pero tomar esas muestras es toda una proeza, ya que requiere usar escalpelos a escasos milímetros de obras de arte de valor incalculable.

«Un paso en falso y podrías borrar algunos pigmentos de la pared que llevan ahí miles y miles de años», afirma Hoffman, autor principal de ambos estudios. «Te embarga una sensación abrumadora la primera vez que entras».

En las tres cuevas con pinturas rupestres, los investigadores descubrieron que algunos depósitos minerales sobre las pinturas tenían al menos 64.800 años, lo que indica que el arte tiene esa antigüedad, si no más. Sin embargo, las cortezas sobre las conchas y los pigmentos descubiertos en la cueva de Los Aviones tenían al menos 115.000 años de antigüedad, más del doble de la estimación que hizo Zilhão cuando examinó los mismos artefactos en un estudio de 2010.

En conjunto, estos descubrimientos rupestres «demuestran que esta conducta entre los neandertales no se limita a un solo periodo», afirma Pike. «También se puede comparar con lo que los humanos hacían en África».

Primos cercanos

A la luz del don idéntico para el arte en ambos linajes, los investigadores podrían cuestionar si los neandertales fueron en realidad una especie separada o si, en su lugar, fueron un subgrupo europeo aislado de los humanos modernos.

«La conclusión debe ser que los neandertales eran indistinguibles [de los Homo sapiens] desde el punto de vista cognitivo y, por lo tanto, la dicotomía neandertal-sapiens es nula», argumenta Zilhão. «Los neandertales también eran Homo sapiens».

Sin embargo, otros expertos recomiendan cautela. Definir el arte primitivo es difícil y sopesar la sofisticación de un artista primitivo es aún más complicado, según Margaret Conkey, profesora emérita de la Universidad de California, Berkeley, y toda una autoridad en arte rupestre prehistórico. Para resultar más convincente, según dice, las futuras investigaciones deberían centrarse en conectar de forma explícita la datación y las imágenes con la presencia de neandertales, cuyos restos se han descubierto en otras cuevas españolas.

«¿Implica una fecha la presencia neandertal?», pregunta. «No tengo ningún problema en decir que los nenadertales podrían haber sido capaces de usar materiales como el ocre y el carbón para crear marcas e incluso imágenes, pero es el desafío arqueológico de siempre: confirmarlo con varias líneas de pruebas convergentes».

Por su parte, Pike está maravillado por el gran número de caminos que podría seguir la investigación futura: «Es solo la punta del iceberg. Podríamos seguir con esto durante el resto de nuestras vidas».

Seguir leyendo