Historia

Descubren los restos del U.S.S. Indianápolis tras 72 años de su hundimiento

La partida de búsqueda, dirigida por el milmillonario Paul Allen, ha localizado el crucero pesado.miércoles, 17 de octubre de 2018

Por Christina Nunez
El U.S.S. Indianápolis fue hundido por un submarino japonés en 1945.
Actualización: Paul Allen falleció el lunes, 15 de octubre de 2018. Allen, cofundador de Microsoft e hijo de un veterano de la Segunda Guerra Mundial, apoyó al equipo de investigación que pasó años buscando naufragios relacionados con la guerra. Sus hallazgos también incluyen el U.S.S. Lexington y el mayor acorazado hundido del mundo, el Musashi. David Mearns, científico marino que trabajó con Allen, compartió las siguientes palabras en un email dirigido a National Geographic: «El interés de Paul por la exploración marina y los naufragios era muy personal y se debía en parte al servicio de su padre durante la Segunda Guerra Mundial. Pero a la hora de perseguir su pasión y curiosidad, también invitó al mundo a unirse a estas emocionantes exploraciones a través de los ordenadores que contribuyó a crear. Sus importantes descubrimientos y la iluminación de la historia naval han garantizado que no se olvide el sacrificio de aquellos que sirven».

Tras décadas de búsquedas infructuosas, se han descubierto los restos del crucero pesado U.S.S. Indianápolis en el lecho del mar de Filipinas el 19 de agosto de 2017.

Los buscadores ubicaron los restos del barco a 5.500 metros de profundidad, según el milmillonario cofundador de Microsoft Paul Allen, que dirigió la expedición. «Concluye un importante capítulo de la historia de la II Guerra Mundial», escribió Allen en Twitter. «Espero que supervivientes y familias consigan pasar página».

ver galería

El Indianápolis se hundió el 30 de julio de 1945, apenas 12 minutos después de haber sido torpedeado por un submarino japonés. El hundimiento del Indianápolis y el suplicio soportado por los supervivientes del barco fue uno de los peores desastres navales de la historia estadounidense.

Había casi 1.200 marineros a bordo, y fallecieron unos 300 cuando la nave se hundió. Incapaces de alcanzar los botes salvavidas, los supervivientes quedaron a la deriva en el mar de Filipinas, infestado de tiburones. La deshidratación, el hambre y el envenenamiento por sal fueron responsables de cientos de muertes más. Los tiburones oceánicos de puntas blancas y los tiburones tigre también atacaron a los hombres vulnerables.

La Marina estadounidense no notificó que el Indianápolis llegaba con retraso a su siguiente puerto de escala y nunca envió una partida de búsqueda. Solo 317 tripulantes sobrevivieron, rescatados cuando un avión que pasaba por el lugar los avistó.

Los supervivientes llevan celebrando reuniones en Indianápolis desde 1960. En el 70 aniversario del hundimiento, hace dos años, 14 de los 31 supervivientes restantes se reunieron. «Todavía está muy vívido. Puedo verlo y sentirlo. Fue hace 70 años, pero es como si hubiera sido ayer», contó Edgar «Ed» Harrell.

En el verano de 2016, un historiador naval descubrió documentos que indicaban la posible ubicación del barco 11 horas después del naufragio, un avance que contribuyó a conducir la búsqueda de Allen en la dirección adecuada. Se produjeron varias búsquedas infructuosas, como una liderada por National Geographic. El historiador, Richard Hulver, observó que no se recibió ninguna llamada de socorro del Indianápolis ni se registró la ubicación del hundimiento del barco.

En marzo de 2015, el equipo de Allen descubrió algo más: el Musashi, un acorazado hundido por las fuerzas estadounidenses durante la II Guerra Mundial. El hallazgo se hizo en aguas filipinas a una profundidad de casi mil metros.

El equipo de Allen empleó los datos históricos descubiertos el año pasado, junto con la tecnología ROV, para buscar los restos del barco dentro de un área de más de 1.500 kilómetros cuadrados de mar abierto. El equipo de expedición llevará a cabo un tour de vídeo en directo de los restos en las próximas semanas, según la Marina.

«Me alegra que lo hayan encontrado. Han sido 72 años muy largos», rezaba un comunicado publicado por Arthur Leenerman, superviviente de 93 años del Indianápolis, del que informó USNI News. «He deseado que lo encontraran durante años. Las familias los desaparecidos en el mar se sentirán muy tristes, pero creo que el barco también les permitirá pasar página».

Glenn Hodges ha contribuido a este artículo.

Este artículo se publicó originalmente en agosto de 2017 en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo