El retrato de la resiliencia: los sueños aún habitan en los hijos de la guerra de Siria

Casi tres millones de niños sirios están fuera de las aulas desde que comenzó la guerra, ya sea en Siria o en países de acogida, según la organización World Vision.

Friday, March 15, 2019,
Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
LA GENERACIÓN PERDIDA DE SIRIA
La nueva norma. La guerra ha acabado con la vida no sólo de los soldados. En la antigua ciudad de Alepo, Siria, los jóvenes conocen demasiado bien el dolor provocado por la inestabilidad política.
Fotografía de Bulent Kilic, AFP/Getty Images

Ocho años han pasado desde el comienzo de la Guerra de Siria. Ocho años de una de las guerras más salvajes e inhumanas del mundo. Para muchos niños, la única realidad que han conocido. Una huella permanente en su recuerdo, su salud mental, física y social.

Pero a pesar del miedo, de los bombardeos, del dolor, el 83% de los niños aún imaginan, dibujan, proyectan sus sueños. Así lo afirma el nuevo informe de World Vision, Miedos y Sueños: convirtiendo los sueños en realidad para los niños de Siria. Con un 70% de la población siria viviendo en la pobreza extrema, con menos de dos dólares al día, los niños aún sueñan con sus vidas tras la guerra, con su futuro.

“Abla, de 16 años, huyó de Jordania en 2013 cuando estaba en cuarto curso. Se siente muy atraída por los temas de justicia social y quiere ayudar anhela a su comunidad. Le gustaría trabajar como abogada para evitar los matrimonios prematuros que ve a su alrededor”, narra World Vision en un comunicado.

Un niño entre una avalancha de refugiados sirios en el campo de Zatari en Mafrq, Jordania.
Fotografía de Jeff J. Mitchell, Getty Images

El matrimonio infantil ha sido otro de los daños de la guerra, ya que las familias, a menudo preocupadas por el futuro de sus hijos, han tratado de asegurarlo a través del matrimonio concertado de sus hijos.

"Mi mayor temor es que más cosas malas le sucedan a nuestro país, Siria. Las cosas que hubiéramos pensado que no eran posibles, que sucedieron, y las cosas malas siempre pueden empeorar. Temo mucho por los niños inocentes que no tienen nada que ver con todo lo que sucedió", declara a World Vision Batoul, una niña de 15 años que huyó a Jordania con su familia.

De todos los niños a los que World Vision ha encuestado en 12 países diferentes, casi el 60% reconoció tener miedo por su vida o la de sus familiares. A pesar de encontrarse en países de acogida, estos niños cuentan con pocos derechos y acceso nulo a la educación que les abrirá las puertas de su futuro.

"Están obsesionados por sus experiencias en Siria. Los nacidos fuera de su patria ancestral, crecen escuchando historias de guerra y destrucción”, afirma el Director Internacional de Ayuda Humanitaria de World Vision, Justin Byworth, en un comunicado de la organización. "Por esta razón, la mayoría nos dijo que son reacios a regresar a casa a corto plazo".

Ahmed se derrumba en el funeral de su padre, Abu Ahmed Abdulaziz Khrer, que murió asesinado por la bala de un francotirador.
Fotografía de Cortesía de Rodrigo Abd, AP

Los sueños, ilusiones y aspiraciones de estos niños son en el fondo idénticos a los de los niños que han crecido lejos de la guerra: profesiones, amor, felicidad e incluso la búsqueda de un mundo mejor. Así lo afirma la encuesta, que se ha acercado también hasta Europa y Asia. Sin embargo, el miedo está presente en cada resquicio de la vida de los niños sirios, empujados a la vida adulta demasiado pronto.

"Tengo miedo de volver a Siria, porque, ¿qué pasaría si una bomba cayera sobre nosotros? ¿Qué pasaría si mis hermanos menores, fueran a algún lugar para jugar y les alcanzara una bomba? Dios no lo quiera”, dice a World Vision Habiba, de 10 años.

Pero su ilusión por construirse un futuro mejor no termina tras la frontera: a pesar del miedo que ha quedado atrapado en su interior, buscan devolver a Siria el esplendor del que les hablan los mayores.

A través de este nuevo informe, que retrata conclusiones y cifras similares a las recogidas en 2017, las peticiones a la comunidad internacional que realiza World Vision pasan por tres acciones principales. 

Por un lado, la protección frente a las violaciones de los derechos humanos y las devoluciones forzadas, por otro la satisfacción de las necesidades básicas de los niños, principalmente las educativas y psicológicas, así como el fomento de la acción humanitaria en Siria para que estos niños puedan seguir sumando los sueños que no tuvieron en el pasado a su futuro.

Seguir leyendo