Descubierta la niña más joven en ser enterrada de la prehistoria

El descubrimiento de "Neve", que fue enterrada en una cueva italiana menos de 8 meses después de su nacimiento, plantea importantes cuestiones sobre cuándo las comunidades antiguas concedieron la plena personalidad a sus miembros más jóvenes.

Por Tom Metcalfe
Publicado 15 dic 2021, 14:17 CET
Un equipo de arqueólogos, dirigido por el explorador de National Geographic Jamie Hodgkins, investiga un entierro ...

Un equipo de arqueólogos, dirigido por el explorador de National Geographic Jamie Hodgkins, investiga un entierro infantil de 10 000 años de antigüedad en una cueva del noroeste de Italia. La rara oportunidad de extraer ADN del antiguo yacimiento ayudó a los investigadores a determinar que "Neve" murió y fue cuidadosamente enterrada a una edad muy temprana.

Fotografía de Jamie Hodgkins, PhD, CU Denver

Los nuevos análisis de los restos de una niña desenterrados en una cueva italiana revelan que pertenecen al entierro de un bebé femenino de Homo sapiens más antiguo que se conoce en Europa, un descubrimiento que ayuda a resolver cuestiones sobre la situación de los bebés y, en particular, sobre la "personalidad" (o atribución de condición de persona) de los bebés femeninos hace miles de años.

La niña, apodada "Neve" por un río de la región, tenía entre 40 y 50 días cuando murió hace poco más de 10 000 años. No se sabe qué causó su muerte, y todo lo que queda ahora son algunos de sus pequeños huesos y cuentas de concha marina de un sudario en el que estaba envuelta. Una garra de águila, encontrada cerca, parece haber sido colocada allí como un regalo.

Los arqueólogos rara vez encuentran huesos de niños humanos antiguos, especialmente de recién nacidos, porque suelen ser demasiado pequeños y frágiles para permanecer intactos durante milenios. Es más habitual encontrar restos de adultos, y sin embargo el registro arqueológico de los enterramientos prehistóricos tiene grandes lagunas que abarcan miles de años. Y cuando se han encontrado enterramientos antiguos de niños, normalmente ha sido imposible determinar su sexo porque el ADN de sus huesos se ha deteriorado.

Los restos de Neve, sin embargo, son excepcionales porque sobrevivieron más de 10 000 años bajo tierra y aún contenían suficiente ADN para que los científicos lo analizaran, explicó el paleoarqueólogo de la Universidad de Colorado en Denver (Estados Unidos) y explorador de National Geographic Jamie Hodgkins, autor principal de un estudio sobre los restos publicado hoy en la revista Scientific Reports

"El número de entierros en esta época, entre hace unos 10 000 y 11 000 años, es muy, muy raro", dice Hodgkins. Pocos restos humanos tan antiguos tienen ADN utilizable, y "está en un hueco en el que no tenemos casi nada".

Junto a Neve se encontraron unas 60 cuentas y colgantes de conchas marinas.

Fotografía de Jamie Hodgkins, PhD, CU Denver

El ADN que sobrevivió es importante porque ayudó a establecer que el bebé había sido una niña. Los investigadores argumentan que el cuidado del entierro confirma que los bebés femeninos, y probablemente los masculinos, tenían "personalidad" dentro del grupo; en otras palabras, eran considerados miembros de su sociedad al nacer.

"Nos sugiere que la condición de persona, o el reconocimiento de los individuos dentro de una sociedad, se transmitía a las hembras muy jóvenes", afirma la paleoantropóloga de la UC Denver (Estados Unidos) Caley Orr, coautora del nuevo estudio y casada con Hodgkins.

La edad en la que los bebés eran aceptados como individuos, y si las niñas recibían el mismo trato que los niños, es una cuestión de la que los científicos no están seguros, en parte porque se puede aprender muy poco de los pocos enterramientos infantiles antiguos que se han excavado. Pero el antropólogo Michael Petraglia, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana de Jena (Alemania), que no participó en la última investigación pero que estudió el entierro anterior de un niño Homo sapiens en África, cree que la interpretación es razonable. "Estoy de acuerdo en que las pruebas implican que había un trato igualitario entre machos y hembras", dice en un correo electrónico. "Esto es coherente con las sociedades cazadoras-recolectoras [actuales] igualitarias".

Hodgkins y Orr también señalan uno de los pocos entierros conocidos de un bebé de la misma edad que Neve, que fue enterrado casi al mismo tiempo -hace unos 11 500 años- en lo que hoy es el valle de Tanana, en Alaska (Estados Unidos).  El ADN antiguo confirmó que ese bebé también había sido una niña; y ese entierro, también, mostraba signos de cuidado e incluía regalos para la tumba. "Esto implica que la personificación de los bebés, incluyendo a las mujeres, tiene orígenes más profundos en una cultura ancestral común, o que surgió en paralelo en poblaciones casi contemporáneas de todo el planeta", escribieron los investigadores en el estudio.

(Relacionado: Los artistas prehistóricos podrían haber sido mujeres)

Hodgkins dice que la arqueología se ha visto tradicionalmente a través de una lente masculina, y le preocupa que haya muchas historias sobre mujeres que se han perdido. "Se daba por sentado que los enterramientos muy decorados eran masculinos, porque estábamos asumiendo la noción europea occidental de que los hombres tienen estatus y las mujeres no", afirma. Pero recientes hallazgos arqueológicos indican que hubo mujeres guerreras vikingas, líderes no binarios de la Edad de Hierro y gobernantes femeninas de la Edad de Bronce. "Lo que falta en la arqueología es la historia femenina", dice.

Por ahora, el de Neve es el entierro más antiguo de una niña encontrado en Europa. Pero Hodgkins no espera que esto siga siendo así mucho tiempo: "Se harán cada vez más análisis de ADN y encontraremos cada vez más mujeres en el pasado", dice. También espera que una mayor participación de las mujeres en la arqueología provoque un cambio. "Si sólo miramos el registro arqueológico a través de una estrecha lente personal, entonces vamos a perdernos toda la diversidad que existió a lo largo del tiempo....."

La cueva del noroeste de Italia donde se encontraron los restos de Neve, conocida como el Arma Veirana, se ha hecho famosa entre los científicos que estudian la evolución humana. Las excavaciones que comenzaron en 2014 revelan que fue ocupada tanto por neandertales (Homo neanderthalensis) hasta hace 44 000 años, como por los primeros humanos modernos (Homo sapiens) desde hace 30 000 años. Eso significa que los artefactos y restos de la cueva son la crónica del periodo de transición entre los últimos neandertales y los primeros Homo sapiens, una época de la que los científicos quieren saber más.

En 2017 los miembros del equipo estaban buscando rastros de neandertales en Arma Veirana cuando encontraron los primeros huesos del Homo sapiens bebé. El hallazgo se produjo en los últimos días del trabajo de campo programado para el año, por lo que no fue hasta el año siguiente cuando se pudo excavar completamente el enterramiento. Para entonces, Hodgkins ya sabía que estaba embarazada de una niña, lo que hizo que la excavación fuera especialmente impactante: "Estaba moviendo el sedimento a través del tamiz, y encontré dientes y estos pequeños huesos de la mano", dice. "Fue realmente desgarrador encontrarlos, porque la mano es una parte tan íntima del cuerpo".

El equipo encontró más de 60 cuentas y colgantes hechos con dos tipos de conchas marinas que parecen haber sido cosidos a una cubierta -ahora desintegrada- que envolvía a la niña cuando fue enterrada. Eso indica que alguien del grupo hizo una visita a la costa, entonces a unos 19 kilómetros de distancia sobre colinas boscosas, para recoger conchas marinas para adornos, o que habían comerciado por ellas. Varios adornos tienen extensas marcas de desgaste, y la antropóloga de la Universidad Estatal de Arizona (en Estados Unidos) Claudine Gravel-Miguel, coautora del estudio, cree que pueden haber sido adornos que en su día pertenecieron a otros miembros del grupo.  

La paleoantropóloga María Martinón-Torres, directora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIAH) de Burgos, afirma que el enterramiento de Arma Veirana es "un bello ejemplo de la forma en que los humanos interactúan con los muertos, una práctica que se remonta a cientos de miles de años y que puede documentarse tanto en Homo sapiens como en neandertales".

Martinón-Torres no participó en el último estudio, pero dirigió la investigación sobre el niño Homo sapiens enterrado en África hace unos 78 000 años, decenas de miles de años antes de que nuestra especie llegara a Europa.

Está de acuerdo en que el hallazgo de Arma Veirana refuerza la idea de que los bebés humanos eran considerados miembros de sus sociedades desde su nacimiento. "Desde los primeros periodos del Homo sapiens y del neanderthal tenemos pruebas de que los niños tenían personalidad", dice en un correo electrónico. "Los primeros entierros documentados en África... incluyen niños y una dedicación deliberada a la forma de disponer del cuerpo".

Parece que las muertes infantiles "antes de tiempo" podían desencadenar sentimientos intensos en los homínidos y algunos primates, añade Martinón-Torres. "Esto se ve en los tiempos modernos, pero también en el duelo de los chimpancés por sus bebés muertos".

La National Geographic Society, comprometida con la iluminación y la protección de las maravillas de nuestro mundo, financió el trabajo de Jamie Hodgkins.
Conoce más sobre el apoyo de la Sociedad a los exploradores que trabajan para inspirar, educar y comprender mejor la historia y las culturas humanas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Por qué este famoso barco funerario anglosajón podría haber sido el último de su tipo
Historia
Estas tumbas sugieren que las pandemias medievales generaron miedo a los «no muertos»
Historia
Exclusiva: Reconstruyen el cráneo de un hombre escandinavo que vivió hace 8000 años
Historia
Estos trabajadores funerarios sirvieron en la primera línea contra la COVID-19, pero ahora atraviesan dificultades
Historia
Este tsunami de hace 3600 años fue una de las mayores catástrofes de la humanidad

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved