La humanidad sigue estando a 100 segundos del apocalipsis

El Reloj del Juicio Final, icono de la Guerra Fría, cumple 75 años transmitiendo la opinión de los científicos sobre el riesgo de autodestrucción de la raza.

Por Bill Newcott
Publicado 21 ene 2022, 13:28 CET
El Reloj del Juicio Final, que se pone a cero cada mes de enero, se mantiene ...

El Reloj del Juicio Final, que se pone a cero cada mes de enero, se mantiene a 100 segundos de la medianoche por tercer año consecutivo. "El mundo sigue atrapado en un momento extremadamente peligroso", dicen los científicos que ajustan la hora del reloj.

Fotografía de Bulletin of the Atomic Scientists

Independientemente de lo que marque tu reloj, faltan 100 segundos para la medianoche. Ese es el intervalo en el simbólico Reloj del Juicio Final entre el momento actual y la "catástrofe planetaria". La banda de rock alternativo R.E.M. lo expresó de otra manera con su canción titulada It's the end of the world as we know it (Es el fin del mundo tal y como lo conocemos).

En 1947, un grupo de científicos que había trabajado en las primeras armas nucleares ideó el Reloj del Juicio Final como metáfora para advertir de lo cerca que estaba la humanidad de destruirse a sí misma. El icónico reloj ha sido el símbolo del Boletín de Científicos Atómicos desde entonces, y en su 75º aniversario los expertos del grupo han asegurado que estamos más cerca que nunca de esa terrible llamada de atención. 

El reloj se pone a cero cada mes de enero, y ni siquiera en el momento álgido de la Guerra Fría, cuando los estadounidenses cavaban refugios antinucleares y se decía a los niños que se agacharan y se cubrieran bajo sus pupitres en caso de ataque atómico, las manecillas del reloj habían estado tan cerca de la cuenta atrás.

Es una forma bastante sombría de celebrar el 75º cumpleaños, pero como observa el editor de Boletín, John Mecklin, los ingredientes para un posible escenario del día del juicio final son más numerosos que nunca. Cuando el reloj apareció por primera vez en el número de junio de 1947 (con siete minutos para la medianoche) los editores se preocupaban únicamente por la posibilidad de que las capitales del mundo pudieran sufrir un ataque de bombas atómicas. En la actualidad, el Consejo de Ciencia y Seguridad del Boletín no sólo tiene en cuenta la amenaza nuclear a la hora de decidir dónde colocar las agujas del reloj cada año.

En 2002, los científicos adelantaron el Reloj del Juicio Final de nueve a siete minutos para la medianoche, citando "demasiado poco progreso en el desarme nuclear global" y otras amenazas.

Fotografía de Scott Olson, AFP/ Getty Images

"El cambio climático, las amenazas biológicas, la inteligencia artificial... hay muchos problemas emergentes que podrían amenazar al planeta", dice Mecklin. En los últimos años, el comité ha añadido incluso la rápida difusión de la desinformación a su creciente lista de amenazas existenciales para la humanidad.

Los primeros científicos atómicos "sabían que las armas nucleares eran la primera creación humana que podía acabar literalmente con la civilización", dice Mecklin. "Pero también se dieron cuenta de que habría otras".

Una poderosa llamada de atención

En su nuevo libro, inquietantemente entretenido, The Doomsday Clock at 75, Robert K. Elder y J.C. Gabel recorren la historia del reloj, que según ellos es "la pieza de diseño informativo más poderosa del siglo XX".

El reloj surgió simplemente porque los editores de la asociación (la mayoría de los cuales habían sido científicos que trabajaban en el proyecto nuclear Manhattan durante la Segunda Guerra Mundial) querían una portada llamativa para el primer número de la nueva revista que estaban lanzando.

"Los editores temían que las armas nucleares que ellos habían ayudado a crear no fueran comprendidas del todo ni por los políticos ni por el público", dice Mecklin. "Querían que la gente entendiera que esas armas podían acabar literalmente con la civilización e incluso, quizás, con la especie humana".

Por suerte, los científicos responsables de Chicago no tuvieron que buscar mucho para encontrar un diseñador gráfico. Martyl Langsdorf, una célebre paisajista estadounidense, estaba casada con el físico Alexander Langsdorf, que trabajó en el Proyecto Manhattan

"Al ser la llamada artista residente de la comunidad científica, me pidieron que hiciera la primera portada de la futura revista", dijo Langsdorf, que pintaba bajo el nombre de "Martyl", en una entrevista antes de su muerte en 2013.

Esbozando en la contraportada de un ejemplar encuadernado de las sonatas de Beethoven, Langsdorf esbozó el concepto de un reloj con su minutero avanzando hacia la medianoche, simbolizando, como dijo, "la urgencia y el tiempo de la esencia".

El diseño de Langsdorf comenzó como una esfera de reloj completa, pero pronto lo redujo a los últimos 15 minutos de una hora. Al parecer, a Langsdorf nunca se le ocurrió que los editores podrían querer algún día situarse por debajo de la marca de los 45 minutos. Los acontecimientos mundiales sólo han planteado una vez ese feliz dilema. En 1991, después de que Estados Unidos y la Unión Soviética firmaran el primer Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START 1) y la Unión Soviética se disolviera, el reloj bajó brevemente a 17 minutos antes de la medianoche.

Aunque el título es pegadizo, el reloj no recibió el apodo de "día del juicio final" hasta hace relativamente poco. Durante décadas se le conoció simplemente como el Reloj Atómico. Las primeras referencias conocidas al Reloj del Juicio Final no aparecieron en los periódicos hasta 1968, y el Bulletin adoptó formalmente el nombre en 1972.

Los críticos del Bulletin y de su temible reloj lo han tachado de truco político, o incluso de mensaje contraproducente e inútil para el público y los responsables políticos. Si todo es una crisis, entonces nada es una crisis.

Algunos, como el escritor científico Charles Mann, no son fans de los escenarios catastrofistas en general. "En la historia de la especie humana, ¿ha habido alguna vez un corazón humano profundamente conmovido por un gráfico?", preguntó en un artículo de 2014 sobre los agoreros del medio ambiente.

(Relacionada: ¿Qué es el calentamiento global?)

Mecklin dice que el Reloj del Juicio Final siempre tuvo la intención de ser una alarma creada por un grupo de científicos que tenía una ideología claramente en contra de las armas nucleares. El cofundador Goldsmith fue uno de los 70 científicos que escribieron una carta conjunta al presidente Harry S. Truman instándole a no utilizar la bomba atómica contra Japón. (Llegaron demasiado tarde: la carta no llegó a Truman hasta después de Hiroshima).

El Bulletin, una de las primeras publicaciones nacionales en ser totalmente digital, dejó de imprimir ejemplares en 2008. Aun así, el icónico reloj aparece en cada número digital y en la parte superior de la página web de los Científicos Atómicos.

El ritmo de las crisis

Al hojear los números antiguos del Bulletin, cada titular me recordaba a mi infancia de los años 60, pasada bajo la sombra de un hongo nuclear: "Efectos de la explosión nuclear" (1961). "La bomba en China" (1964). "La política del caos" (1963). Recuerdo perfectamente haber examinado un mapa, impreso en la portada de nuestro periódico de los suburbios de Nueva Jersey, que describía los círculos concéntricos de destrucción de una teórica bomba atómica lanzada sobre el Empire State Building (y suspiré aliviado al comprobar que el círculo más exterior no pasaba por mi ciudad, sino por la de al lado).

Para muchos de nosotros, ese temor de los años 60 a la caída de bombas nucleares hace tiempo que se ha diluido por el ritmo de las crisis posteriores. Es casi como si nos sintiéramos cómodos patinando alrededor de los márgenes del Armagedón.

Mecklin lo entiende.

"Nadie quiere llevar a cuestas, todos los días, todo el tiempo, la idea de una amenaza nuclear", dice. "Cuando te paras a pensar en todas las falsas advertencias que han estado a punto de desembocar en una guerra nuclear, cuando piensas en todas las veces que la pura suerte ha salvado a la humanidad, eso da miedo".

Poner a cero el Reloj del Juicio Final cada enero, dice, da permiso al mundo en general para contemplar la amenaza nuclear que zumba, como un transformador detrás de una silla eléctrica, con ominosa persistencia. "Si hay una guerra nuclear, cualquier otro problema que tengas no importará".

Y así es como Mecklin y sus colegas interpretan obstinadamente el papel de Oseas, el profeta bíblico de las malas noticias, predicando una advertencia de fatalidad a un pueblo distraído, o quién sabe si, en el fondo, desinteresado.

Así que, todos juntos ahora: "Cumpleaños feliiiiiz." Y crucemos los dedos para que la llama de las velas sea lo único que desaparezca.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Pocos pero increíbles: así son algunos de los artefactos vikingos más espectaculares del mundo
Historia
Descubren en Guatemala el calendario adivinatorio maya más antiguo jamás encontrado
Historia
Thomas Edison no inventó la bombilla, sino que la mejoró
Historia
Una conmovedora reflexión sobre la esperanza y la belleza encontradas (y perdidas) en Ucrania
Historia
Guerra y racismo: así discriminan a los migrantes de Ucrania en las fronteras europeas

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved