Un viaje fotográfico a través de los ferrocarriles que unieron Bengala hasta la Partición de la India

En el 75º aniversario del fin de la dominación colonial, las fotos documentan la huella duradera del Imperio Británico en la parte de la India que ahora es Bangladesh.

Por Naeem Mohaiemen
fotografías de Sarker Protick
Publicado 19 ago 2022, 13:51 CEST
Un hombre sube a un tren mientras espera en el andén de la estación de ferrocarril ...

Un hombre sube a un tren mientras espera en el andén de la estación de ferrocarril de Santahar, una importante ciudad desarrollada durante el dominio de la Compañía Británica de las Indias Orientales, cuando se construyó la estación de ferrocarril como parada en la ruta de Calcuta a Siliguri.

El fotógrafo bangladesí Sarker Protick, de 36 años, nacido cuatro décadas después de la partición de la India en 1947 en lo que finalmente se convirtió en tres naciones, ha documentado los fragmentos de la India británica "unida" (viviendas, herencias y transporte) que permanecen en el Bangladesh actual.

Su lienzo en este proyecto es el sistema ferroviario que dejó la duradera huella del Imperio Británico en la parte de la India que primero se conoció como Bengala Oriental, antes de convertirse en Pakistán Oriental en 1947, y finalmente en Bangladesh en 1971.

(Relacionado: Qué fue la Partición de la India y por qué sigue siendo un problema en la región)

Izquierda: Arriba:

La estación de ferrocarril de Paksey, en Ishwardi (Bangladesh), alberga el puente Hardinge, un puente ferroviario de acero que lleva el nombre de Lord Charles Hardinge, virrey de la India británica de 1910 a 1916. Paksey también es la sede de la zona occidental del ferrocarril de Bangladesh.

Derecha: Abajo:

La estación de Jagati, en Kushtia, fue la primera estación ferroviaria de la actual Bangladesh. En 1862, durante la dominación británica, se inauguraron tanto la estación, que conectaba Sealdah con Kushtia, como la línea del ferrocarril de Bengala Oriental que iba de Calcuta a Ranaghat.

La estación ferroviaria de Ishwardi, en Pabna, es el mayor nudo ferroviario de Bangladesh. Por la estación, construida a finales de la década de 1870, pasan quince líneas distintas.

Las fotografías de Protick han vaciado el espacio de personas; lo que vemos en su lugar son vías de tren esqueléticas y los rastros del comercio, las viviendas, las fábricas y el entretenimiento que crecieron alrededor de esta arquitectura de la conectividad.

Hay figuras humanas ocasionales (una enfermera, un animador o un místico), pero esas personas tienen un aire de confusión, casi como si la actividad que rodeó estas cocheras durante un siglo se hubiera desvanecido, y se hubieran olvidado de coger el último tren que salía de la estación.

Izquierda: Arriba:

Md. Babul Hossain Babu, músico nómada, lleva 20 años actuando en trenes y viviendo en estaciones de tren. Aprendió música de su gurú durante ocho años antes de salir a viajar por el norte de Bengala. Toca sobre todo "Bicchedi Songs", o canciones de separación.

Derecha: Abajo:

Dubolhati Jamidar Bari, en Naogaon, es una estructura de casi 200 años de antigüedad. Durante el reinado del Zamindar Raja Harnath Roy Chowdhury, la casa fue muy mejorada, pero la familia que la habitaba emigró a la India en la época de la partición.

Bangladesh ocupa una posición compleja dentro de los relatos de la Partición de la India de 1947, ya que, desde cierta perspectiva, fue dejado atrás. Los cartógrafos británicos dividieron Bengala, un rincón del noreste de la India que compartía lengua y cultura, según criterios religiosos.

Se dividió en Pakistán Oriental, de mayoría musulmana, que décadas más tarde se convertiría en Bangladesh, y Bengala Occidental, un estado indio al que huyeron millones de hindúes tras el anuncio de las nuevas líneas. El Bangladesh actual aparece en las historias de la partición como un bucólico "antes de los tiempos" que se perdió y abandonó.

(Relacionado: Estas fotografías documentan el viaje en tren más largo a través de la India)

Izquierda: Arriba:

Una locomotora en la estación de Parbatipur en Dinajpur, Bangladesh. Parbatipur se construyó originalmente como estación en la ruta Calcuta-Siliguri, y con la partición, siguió siendo un importante nudo de comunicaciones mientras se perdían otros enlaces ferroviarios fuera de Bangladesh.

Derecha: Abajo:

Abu Bakkar Siddique, un pasajero del tren Lalmoni Express, está recaudando fondos para renovar la mezquita local de Parbatipur (Bangladesh). El tren es local y uno de los más antiguos de Bangladesh.

Un trabajador se encuentra en una puerta del Hospital Ferroviario de Saidpur. El hospital fue construido por los británicos para los trabajadores de la colonia ferroviaria, pero ahora está casi inactivo.

Esa idea de haber quedado atrás en 1947 es el portal a través del cual entró en las imágenes de Protick el ferrocarril de Bengala Oriental, ahora el ferrocarril nacional de Bangladesh. Bengala Oriental era el corazón agrícola fértil y exuberante de la India, pero su conectividad con la capital administrativa británica de Calcuta (actual Calcuta), y con el resto de la India británica, se veía obstaculizada por el paisaje densamente fluvial.

(Relacionado: Los pueblos olvidados que ha dejado atrás la Partición de la India)

La central eléctrica de la ciudad de Santahar Junction se eleva por encima de los viejos vagones que se encuentran en la estación.

Izquierda: Arriba:

El puente Hardinge de Paksey fue importante para la retirada estratégica del ejército pakistaní en diciembre de 1971 hacia Jessore, su último bastión durante la Guerra de Liberación de Bangladesh.

Derecha: Abajo:

Antiguos vagones de ferrocarril en la estación de tren de Santahar, en el distrito de Bogra (Bangladesh).

Un tanque de agua se encuentra en la estación de tren de Parbatipur en Dinajpur, Bangladesh. Después de que Parbatipur se convirtiera en una parada de la línea Chilahati-Parbatipur-Santahar-Darshana en 1876, se convirtió en un centro de mayor desarrollo ferroviario.

El primer sistema ferroviario del mundo se creó en 1825 en Inglaterra. En 40 años, los británicos habían creado una empresa privada llamada Ferrocarril de Bengala Oriental para acorralar las zonas remotas del este de la India (su población y sus recursos) bajo la supervisión imperial británica, utilizando líneas ferroviarias.

Si bien el sistema ferroviario condujo al hiper-desarrollo del capitalismo imperial, también posibilitó las conexiones humanas, el aumento de la clase media y la comunidad empresarial, y un nuevo poder político que permitió el florecimiento de alianzas políticas en toda la India.

Estos movimientos se convirtieron en las fuerzas nacionales que impulsaron el movimiento independentista "Quit India", que finalmente expulsó a los británicos en 1947, cuando se agotaron por la Segunda Guerra Mundial.

Izquierda: Arriba:

Mohammad Shaheen Sarkar Sheikh Farid Ranhu es un jinete que suele vivir en la estación de tren de Saidpur, en Nilphamari. Empezó a montar a caballo a los siete años. El nombre de su caballo es "Chumki", que se traduce como brillo.

Derecha: Abajo:

Rani Singh vive en la estación de ferrocarril de Parbotipur y lleva una vida espiritual como sannyasini, una persona en la cuarta etapa vital del hinduismo que renuncia a las posesiones materiales. Dejó su casa hace tres años para llevar una vida nómada.

La línea ferroviaria que va de Kurseong a la estación de Darjeeling a través de las montañas es conocida como la "Tierra de las Orquídeas Blancas". Kurseong alberga uno de los municipios más antiguos del estado de Bengala Occidental, y Darjeeling ha liderado la industria del té con una explotación que data de 1841.

Así, los ferrocarriles que condujeron al cenit de la expansión colonial británica fueron también los que sentaron las bases para su aniquilación.

Dentro de una plétora de cruces y empalmes, lo que destaca es que, después de 1947, muchas de estas líneas ferroviarias empezaban en un país y terminaban en otro diferente. Los trenes que cruzaban Bengala eran el conducto para los refugiados que huían hacia y desde la India. El flujo de pasajeros continuó durante dos décadas después de la independencia, pero las líneas de control se endurecieron tras la guerra entre India y Pakistán de 1965.

Hoy en día, lo que queda es el ferrocarril de Bangladesh, una institución decrépita y moribunda, plagada de los problemas que alimentan el desencanto del tercer mundo: la descolonización seguida de la corrupción interna y la incompetencia de la gestión estatal.

El taller ferroviario de Saidpur fue creado en 1870 por los británicos como taller de reparación de locomotoras de vapor de ancho de vía. Ahora es uno de los dos talleres de reparación ferroviaria que quedan en Bangladesh, y el más grande.

Izquierda: Arriba:

Un reloj roto en una oficina de Ishwardi con el logotipo del Ferrocarril de Bengala Oriental. Fue fabricado en Pakistán en 1961, cuatro años antes de que India y Pakistán entraran en guerra.

Derecha: Abajo:

Una estatua de bienvenida a la entrada de un hotel junto a la Capilla de la Unión en Darjeeling, India, se asemeja a los soldados de la Guardia de la Reina en Inglaterra.

Una silla de oficina se encuentra en una oficina de seguridad y encierro abandonada y en mal estado en el cruce ferroviario de Santahar, en el distrito de Boga.

El ferrocarril sigue siendo el medio de transporte elegido por una amplia población de la clase trabajadora, pero un sistema de autopistas y puentes en constante expansión ofrece ahora alternativas más rápidas para las personas y las mercancías. Los cuadros fotográficos de Protick, vacíos y embrujados, evocan la sensación de lo que ha dejado la descolonización.

La maquinaria del taller ferroviario de Saidpur todavía incluye algunas piezas en funcionamiento traídas por el Raj británico durante su gobierno. Sin embargo, la mayoría están en estado de abandono.

Al igual que en sus proyectos anteriores, una intensa capa de niebla y bruma cubre muchas de las imágenes. La opacidad de la visión y la difusión de la luz captada por su cámara sugieren tanto el final de una historia como la esperanza de una nueva llegada. En una imagen coda de la serie, una luz anaranjada e impregnada de lluvia envuelve el comienzo de un tren que entra en el encuadre.

No hay señales visibles, e imagino una imagen palimpsesto superpuesta de dos trenes que viajan en direcciones opuestas, entrando en Bangladesh e India al mismo tiempo. En la oscuridad de la noche, el ferrocarril transporta a los pasajeros que no quieren volver a casa, pasando por máquinas gigantes cuyos operadores han fallecido, y hacia una marioneta de madera con la forma de los guardias del palacio de la reina británica. Vigilando este paisaje nocturno hay un reloj roto que da la hora correcta solo dos veces al día.

La lluvia del monzón cae sobre los vagones en la estación de tren de Parbatipur en Dinajpur, Bangladesh.

La Bengala dividida no puede unirse, pero el espectador puede encontrar en estas imágenes el resurgimiento de una red de trenes fantasma entre la India y Bangladesh, un sueño de sutura de las heridas abiertas de la Partición.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Los pueblos olvidados que ha dejado atrás la Partición de la India
Historia
Qué fue la Partición de la India y por qué sigue siendo un problema en la región
Historia
¿Qué fue la Doctrina del Descubrimiento que impulsó la Iglesia para justificar el colonialismo?
Historia
La caída del Imperio Azteca 500 años después, un aniversario complicado para México
Historia
«Libertad, libertad, queremos vivir en libertad»: Los palestinos han soportado décadas de ocupación

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved