Medio Ambiente

Estas imágenes revelan la destrucción provocada por el huracán Harvey

Se espera que las lluvias provoquen inundaciones que podrían ser potencialmente mortales.Thursday, November 9

Por Sarah Gibbens
ver galería

El viernes pasado por la noche, los texanos se prepararon para experimentar vientos intensos y mareas crecientes que se esperaban que acompañarían al huracán Harvey, un huracán de categoría 4 que alcanzó vientos de más de 200 kilómetros por hora en el momento en que alcanzó Rockport, Texas.

El domingo por la mañana se había informado de tres muertes, pero se espera que el número de fallecimientos aumente a medida que las inundaciones asolen la región.  Más de 2,3 millones de personas viven en la anegada Houston y cientos de miles se han quedado sin electricidad

Harvey es la tormenta más fuerte que ha golpeado la costa de Estados Unidos desde el huracán Wilma en 2005 y ha destruido numerosos edificios a lo largo de la región. El domingo por la mañana, se redujo el fenómeno a Categoría 1 antes de ser designado como tormenta tropical, pero los efectos más catastróficos de dicha tormenta están todavía por llegar, según han advertido las autoridades. Desde entonces, se ha desplazado al noreste hacia Houston, la cuarta ciudad más grande del país, y se espera que las inundaciones resultantes sean unas de las peores en la historia de Estados Unidos.

Sigue aprendiendo: Tifón, huracán, ciclón... ¿qué diferencia hay?

Los próximos días

Los avisos emitidos por el Servicio Meteorológico Nacional indican que las precipitaciones podrían ser potencialmente mortales y catastróficas.

En algunas partes de la ciudad ya se han registrado más de 30 centímetros de agua, aunque en algunos barrios se esperan hasta 60 centímetros. La declaración de desastre solicitada por el gobernador de Texas Greg Abbott fue concedida por el presidente Trump la tarde del viernes. Dicho nombramiento permite destinar fondos federales a nivel local para la asistencia tras el desastre.

Las inundaciones podrían tener consecuencias especialmente fuertes en Houston. La ciudad fue una vez un gran pantano que depende en un sistema de canales de décadas de antigüedad para drenar las calles inundadas. Aquellos que vivan junto a arroyos y pantanos podrían enfrentarse a un mayor riesgo de inundaciones repentinas. Una investigación del año pasado del Houston Chronicle descubrió que muchos de estos canales habían sido construidos antes de que la población de la ciudad creciera enormemente y cuando las estimaciones de precipitaciones eran inferiores. Se calcula que costaría unos 26.000 millones de dólares reconfigurar estos canales, algo que no es probable que ocurra pronto.

Queda por ver cómo afectará la tormenta al principal centro de petróleo y gasolina de la región. Los precios del combustible ya han aumentado, aunque la principal preocupación son las refinerías que bordean el canal de transporte de Houston, una de las rutas de comercio más transitadas del mundo.

Tras el huracán Ike en 2008, ProPublica y el Texas Tribune investigaron los efectos que fuerte huracán podría tener sobre esta parte de la ciudad, y descubrieron un enorme potencial de daños medioambientales que podrían ser provocados por fugas de petróleo y productos químicos. Asimismo, esto tendría importantes implicaciones económicas, ante los cortes que sufrirían las industrias.

El Sheriff del Condado de Harris, Ed Gonzales, sigue solicitando ayuda en Twitter, y según parece, las autoridades están disuadiendo a los residentes de Houston atrapados por las inundaciones de refugiarse en sus áticos, indicándoles que salgan al tejado para que sean más fáciles de detectar y rescatar. También se han emitido advertencias de tornado en algunos condados circundantes, debido a la perturbación en la atmósfera.

Vídeo relacionado: