Medio Ambiente

Estos han sido los efectos del huracán Ofelia

Además de los vientos huracanados, la tormenta ha teñido los cielos de rojo en Inglaterra y ha desatado algunos de los incendios que asolan la península ibérica.Thursday, November 9, 2017

Por Elaina Zachos
Olas enormes golpean Porthcawl, en Gales del Sur, como resiltado de la furia de la tormenta Ophelia. Es inusual que se produzcan tormentas como esta tan al norte.

Es bastante extraño que el Reino Unido estuviera en la trayectoria de la tormenta Ofelia, una tormenta postropical que tocó tierra en Irlanda el domingo por la noche. Debido a su ubicación en el este y a su clima más bien frío, el Reino Unido no suele verse afectado por huracanes, a los que parece encantarles el agua cálida. Pero esta vez fue diferente.

Ofelia tocó tierra en Irlanda debido a aguas más calientes de lo normal y a una atmósfera superior más fría. Un estudio de 2013 publicado en Geophysical Research Letters predecía que, debido al aumento de las temperaturas, Europa occidental podría verse afectada por más huracanes en el futuro. Ofelia es el décimo huracán en el Atlántico en lo que va de temporada, y hay algo inquietante en esa premonición.

Sin embargo, la furia de Ofelia no se ha quedado solo en Reino Unido. Hay otros fenómenos que se han visto avivados por la tormenta.

Una trayectoria improbable

Los expertos habían degradado a Ofelia de huracán de categoría 3 a tormenta postropical, pero esta tormenta sigue siendo una anomalía. Ofelia se desarrolló sobre las Azores en Portugal antes de desplazarse ligeramente al oeste y a partir de ahí directamente hacia el norte. A medida que se desplazaba sobre aguas más frías, la tormenta perdió parte de su fuerza.

«Tenía mucha humedad en el aire que absorbía y por eso tenemos aire tan caliente sobre Irlanda», explicó a The Irish Time la meteoróloga Deirdre Lowe. «Probablemente se haya desarrollado en un punto tan oriental debido a una combinación de razones relacionadas con la corriente del Golfo, la corriente en chorro».

Normalmente, los huracanes no suelen llegar tan al este como lo hizo Ofelia debido a que el Atlántico es demasiado frío. De hecho, el último huracán que llegó tan lejos fue el huracán Charley en 1992.

La tormenta ha provocado la primera alerta meteorológica grave de la historia de Irlanda, pero se espera que esta noche se disipe cerca de Noruega.

Cielos rojos

Irlanda ha sufrido una destrucción gigantesca: al menos tres personas han fallecido, las ráfagas de viento han dejado a más de 120.000 hogares sin electricidad, «enormes olas devastadoras» han barrido la costa y los meteorólogos han advertido de los escombros traídos por el viento. Pero en Inglaterra se ha vivido un fenómeno diferente: Twitter se ha llenado de imágenes de un Sol rojo.

El fenómeno ha sido transnacional. Los vientos ciclónicos han transportado las partículas de polvo del Sáhara, rociando esta arena sobre el cielo inglés. Entonces, el polvo del desierto dispersó los rayos del sol en longitudes de onda más largas, lo que tiñó el cielo de un inquietante tono apocalíptico.

«Todo está vinculado a Ofelia, en la parte oriental del sistema de baja presión, el aire sube desde el sur», contó a The Telegraph el meteorólogo Grahame Madge. «Es ciertamente espectacular ahora mismo, un tema de conversación frecuente».

Además, cabe mencionar que Ofelia llegó a Reino Unido justo 30 años después de que otro huracán devastara muchas zonas del país.

Ha avivado las llamas

Mientras que en Inglaterra solo parecía que el cielo ardía, en realidad donde sí arde es en España y Portugal. 

Los incendios forestales han asolado la parte noroeste de la península ibérica, avivados por los fuertes vientos de Ofelia, que ha rozado las costas. Al menos 35 personas han muerto en España y Portugal.

En Galicia se dieron hasta 125 focos simultáneos que ahora ya se han extinguido, aunque el cielo se llenó de una mezcla tóxica de cenizas y humo durante la noche del domingo. Aunque todavía se están investigando las causas, el presidente autonómico gallego habló de «terrorismo incendiario». Por su parte, en Asturias se declararon un total de 27 incendios. Portugal, que este verano ya se vio devastado por el fuego, registró una trágica cifra récord de más de 440 incendios.

Tras un verano caluroso y seco, el paisaje se convirtió en yesca que alimentó las llamas. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, «las proyecciones sobre el cambio climático sugieren un importante calentamiento y un aumento del número de sequías, olas de calor y periodos secos en la mayor parte de la zona mediterránea y más generalmente en Europa meridional».

Galería relacionada:

ver galería
Seguir leyendo