El caos del supertifón Mangkhut en 13 imágenes

La tormenta de categoría 5 ha provocado muertes y caos en las Filipinas y China.martes, 18 de septiembre de 2018

Por Austa Somvichian-Clausen

Desde que el tifón Mangkhut llegó a las Filipinas a primeras horas de la mañana del domingo, ha provocado daños graves y dejado al menos 66 víctimas mortales. Muchas de esas muertes han sido causadas por corrimientos de tierra.

Ahora, la tormenta avanza por China continental tras arrasar Hong Kong, obligando a casi tres millones de personas a desplazarse a un lugar más seguro. Tras tocar tierra en la provincia más poblada de China, Guangdong, causó cuatro muertes y se dirigió al oeste, a la vecina provincia de Guangxi, a últimas horas de la noche del domingo.

Se prevé que la tormenta, descrita como la más fuerte del mundo este año, se debilite cuando se desplace tierra adentro por Asia en los próximos días.

La tormenta, denominada Ompong en las Filipinas, transportaba vientos de hasta 265 kilómetros por hora —120 kilómetros más intensos que los del huracán Florence en las Carolinas— cuando empezó a arrancar los tejados de los edificios, derribar árboles, bloquear carreteras y descargar enormes cantidades de agua.  Los daños más graves se han producido en el norte de Luzón, una región poco poblada de las Filipinas, donde provocó 51 corrimientos de tierra. Allí, en la localidad minera de Itogen, más de 34 mineros quedaron sepultados cuando una montaña se derrumbó sobre un barracón.

El tifón podría ser una de las tormentas más intensas que han afectado a Hong Kong en más de 60 años, y el observatorio meteorológico de la ciudad ha emitido la alerta por tormenta más alta, una señal T10. Por suerte, la ciudad parece estar preparada para lo peor y ha cancelado las operaciones en la ciudad, así como el tráfico aéreo, dejando atrapados a decenas de miles de viajeros.

Se prevé que Mangkhut se desplace tierra adentro, hacia el oeste de Guangdong, y se ha degradado a depresión tropical.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo