Un explorador español de National Geographic cuenta la historia del mayor programa de rewilding en las Américas

El documental Rewilding Iberá relata de forma emotiva un proyecto único de rewilding como fruto del trabajo de nuestros colaboradores e investigadores.martes, 27 de noviembre de 2018

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Captura y traslado de venados de las Pampas como parte del programa de rewilding en las Américas.

Sabanas arboladas de estampa africana, lagunas y embalsados con interminables pastizales de influencia pampeana y pequeños bosques y selvas de origen brasileño que entremezclan su belleza en una gran planicie subtropical que forma los Esteros de Iberá.

Este lugar, al nordeste de Argentina, se convirtió en uno de los 20 mejores lugares para viajar del mundo, recomendado por National Geographic Magazine en 2015. Una región de 1’3 millones de hectáreas que incluye uno de los mayores humedales de América del Sur, y que próximamente contará con el mayor Parque Natural de Argentina, de más de 700.000 hectáreas.

A estos valores naturales se suma una rica cultura local, donde la tradición gauchesca de los pastizales se combina con formas de vida perfectamente adaptadas al los ambientes acuáticos. En el Iberá, la cultura guaraní se mezcla con la española colonial y la que traen los recientes inmigrantes europeos. No es raro escuchar a alguien hablando inglés con perfecto acento británico junto a una lengua amerindia, como el guaraní.

Una pareja de jaguares se aparea en el centro de cría de esta especie.

A menudo desconocido, la provincia de Corrientes sufrió, junto a esta región, el peor proceso de pérdida de fauna del norte argentino, lo que provocó la desaparición de al menos cinco especies de mamíferos. El jaguar, el tapir, el pecarí de collar, el oso hormiguero y la nutria gigante se vieron afectados junto a tres especies de aves (dos especies de guacamayo y una de muitú, un pariente de los pavos).

Esta realidad vio su punto de inflexión gracias a la creación de la Reserva Natural Iberá, en la provincia de Corrientes en 1983, y por la llegada de la pareja de famosos filántropos conservacionistas Douglas y Kristine Tompkins en el año 1997.

Al descubrir el vasto paisaje de Iberá y la ausencia de algunas especies de fauna nativa, los Tompkins decidieron adquirir 150.000 hectáreas de antiguas estancias ganaderas a través de su fundación The Conservation Land Trust (CLT). Su objetivo sería donarlas al Estado Argentino para crear el Parque Nacional Iberá y reintroducir la fauna que se había extinguido en la región.

El reto parecía un sueño imposible. Era la primera vez que alguien se planteaba la reintroducción de tantas especies de fauna en un mismo ecosistema dentro del continente americano.

A menudo desconocido, esta región sufrió el peor proceso de pérdida de fauna del norte argentino.

En el año 2005, el biólogo español Ignacio Jiménez Pérez comenzó a trabajar con CLT para iniciar y coordinar el que, con los años, se convirtió en el mayor programa de recuperación de fauna localmente extinta o rewilding de América. Un proyecto que, a su inicio, tuvo que hacer frente a numerosas resistencias y desconfianzas que se disiparon gracias a la capacidad de mostrar resultados concretos con la recuperación del paisaje y la fauna. Además, se promocionó el área como destino ecoturístico, conectando todo esto con la valiosa cultura local, el proyecto fue ganando el apoyo de los vecinos y el resto de los argentinos.

A día de hoy, ya se ha logrado establecer poblaciones de cinco especies que habían desaparecido en la región, el oso hormiguero gigante, venado de las pampas, pecarí de collar, tapir y guacamayo rojo. El proyecto también ha logrado generar la primera camada de jaguares nacidos en Iberá tras medio siglo de ausencia.  

Un técnico de CLT ajusta el radio-arnés de una osa hormiguera que había sido liberada tras tener una cría en vida libre.

Durante este proceso, National Geographic Society apoyó el trabajo de Ignacio Jiménez, explorador que obtuvo dos becas para llevar a cabo los proyectos del jaguar y los grandes herbívoros, lo que se ha constituido como el inicio de un hermanamiento con Tompkins Conservation (la organización matriz de CLT) para su nuevo programa global de áreas silvestres. 

Desde 1888, National Geographic Society ha traspasado fronteras para explorar el mundo, ofreciendo apoyo a 12.500 proyectos de becas, con el fin de ofrecer soluciones para un futuro más saludable y sostenible, a través de gente intrépida que quiera cambiar el mundo e ideas transformadoras en los campos de la exploración, la investigación científica, la conservación, la educación y el storytelling. Nuestros exploradores son el alma y el corazón de nuestra labor.

A lo largo del año 2017, Ignacio Jiménez se unió a la fotógrafa Beth Wald, que ha colaborado habitualmente con National Geographic Magazine con reportajes en numerosos países, para inmortalizar el proyecto en un documental. Rewilding Iberá cuenta la historia de esta ambiciosa iniciativa, desde un inicio plagado de dudas y desconfianzas, hasta el éxito que ya se perfila a día de hoy. Una obra que relata de manera emocionante este programa único de rewilding como fruto del trabajo de nuestros colaboradores e investigadores.

Seguir leyendo