Un paso atrás contra el cambio climático: las emisiones de CO2 aumentarán más de un 2% en 2018

Un nuevo informe presentado durante la COP24 revela el que, a final de año, será el peor dato de emisiones de los últimos siete años, lo que aleja aún más los objetivos del Acuerdo de París.jueves, 13 de diciembre de 2018

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
foto por Pexels

El mundo ha dado un paso atrás en la apremiante lucha contra el cambio climático. El Acuerdo de París se sitúa aún un poco más lejos del logro, debido a que las emisiones de C02 crecerán más de un 2% este año, el mayor aumento de los últimos siete años.

Así lo ha afirmado el reciente informe anual Global Carbon Budget 2018, recién publicado en la revista Earth System Science Data en el marco de  la celebración en Polonia de la COP24, Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Clima.

Los combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas continuarán contaminando el planeta hasta un aumento estimado de más del 2% para cuando acabe este año, concretamente un 2,7% con un riesgo de incertidumbre de entre el 1.8% y el 3.7%. Las emisiones aumentaron un 1,6% en 2017, tras un estancamiento temporal que tuvo lugar entre 2014 y 2016.

Estos datos ponen sobre la mesa una conclusión clara: el desarrollo de las tecnologías bajas en emisiones todavía no resulta suficiente para frenar su avance, mucho menos para cambiar radicalmente el curso de la contaminación a fin de lograr estancar el aumento de la temperatura en el 1,5º que persigue el Acuerdo de París.

“Para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, las emisiones de CO₂ deben alcanzar su punto máximo lo más pronto posible, seguidas de rápidos descensos, alcanzando las cero emisiones netas en algún momento después de 2050 y luego eliminando el CO₂ de la atmósfera”, afirma Glen Peters, uno de los investigadores del estudio. 

¿Qué países contaminan más?

El repentino aumento de las emisiones de este año apunta al aumento de la contaminación de países como China, Estados Unidos, India y países en vías de desarrollo. China se encuentra entre los países que más gravemente afectan a la contaminación atmosférica, con datos que rozan un aumento estimado del 4,7%, así como la India, con un aumento estimado del 6,3%.

Impresionantes imágenes de cómo el CO2 que calienta el planeta se desplaza por la atmósfera terrestre
Impresionantes imágenes de cómo el CO2 que calienta el planeta se desplaza por la atmósfera terrestre

Según los expertos, el clima extremo que ha vivido este año Estados Unidos, tanto en invierno como en verano, podría haber provocado que el segundo país más contaminante después de China obtenga un aumento del 2,5%. Mientras, la Unión Europea, con una reducción del 0,7% pero gran disparidad entre países, se sitúa entre quienes necesitan reducciones más fuertes para lograr los objetivos. “Los países desarrollados tienen que hacer más, pero no pueden hacerlo solos”, afirma Peters al respecto.

En el punto crítico

A pesar del aumento de las energías renovables y la movilización para la electrificación de la movilidad, el porcentaje al alza de las energías limpias no puede plantar cara a  la falta de políticas frente a una energía fósil que lejos de ser eliminada, continúa creciendo. A medida que las consecuencias del cambio climático se hacen más virulentas, los combustibles fósiles continúan siendo nuestro primer salvavidas para atenuarlas en un momento crítico para el futuro del clima.

El pasado mes de octubre, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) alertaba de que, según su último informe, las consecuencias del cambio climático serán peores de lo previsto. Tras una década de tormentas, incendios, olas de calor, sequías, migraciones climáticas y destrucción de biodiversidad, el IPCC informó de que el aumento los 2º de temperatura global podría alcanzarse en tan solo 11 años si no reducimos las emisiones de CO2.

 “Es fácil establecer modelos sobre el papel, pero es mucho más difícil implementar políticas reales que funcionen. Deben establecerse metas realistas basadas en compromisos políticos y sociales, no solo en parámetros geofísicos”, afirma Glen Peters.

"No podemos fallar en Katowice", dijo el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres el pasado día 3 de diciembre durante la ceremonia de apertura de la COP24, cuyas negociaciones continúan a día de hoy para adaptar las diferentes realidades de las 197 partes. Aunque a destiempo, este pacto resulta más imprescindible que nunca para pasar definitivamente de la retórica a la acción.

Seguir leyendo