Detectan en los peces acumulación de antidepresivos, antibióticos y cremas solares

Un nuevo estudio de la Universidad del País Vasco descubre que ciertos fármacos y componentes de cremas solares se acumulan en el organismo de los peces.lunes, 22 de abril de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
foto por
Esta historia forma parte de ¿Planeta o plástico?, una iniciativa plurianual para crear conciencia sobre la crisis global de desechos plásticos. Ayúdanos a evitar que mil millones de objetos de plástico de un solo uso lleguen al mar para finales de 2020. Elige al planeta. Comprométete en www.planetaoplastico.es.

Cada día que pasa, nuestros mares y océanos acumulan más residuos plásticos, fármacos y productos de cuidado personal ante la creciente preocupación de la comunidad científica, que trata de concretar este impacto y sus efectos secundarios.

En esta línea, una nueva investigación llevada a cabo por el Departamento de Química Analítica de la Universidad del País Vasco ha descubierto la presencia del antidepresivo amitriptilina, el antibiótico ciprofloxacin y el filtro ultravioleta oxibenzona en los peces de nuestros ecosistemas.

Estos contaminantes  “producen efectos secundarios en el plasma, el cerebro y el hígado de estos, porque interfieren en su metabolismo, y pueden incluso afectarles a nivel de organismo”, afirma la investigadora Haizea Ziarrusta en un comunicado de la Universidad.

Este grupo de investigadores ha logrado probar la acumulación de estos contaminantes en peces y otros organismos acuáticos a través de la biomonitorización ambiental, aunque todavía no se ha investigado en profundidad la forma en la que se acumulan, distribuyen y metabolizan estos componentes en el organismo de estos seres vivos.

La preocupación científica crece

“La falta de conocimiento en torno a la transformación y la biodegradación de los fármacos y de los productos de cuidado personal puede llevar a infravalorar los verdaderos efectos de la exposición de los peces a estos contaminantes”, afirma Haizea Ziarrusta. “Estos subproductos (los derivados de las transformaciones y los metabolitos) pueden ser tanto o más peligrosos que sus precursores”.

Optimizando diferentes métodos analíticos, el equipo de investigación ha podido constatar la presencia de fármacos y productos de cuidado personal en el agua, en varios estuarios vizcaínos y en peces, pero “hemos querido ver los efectos que acarrean a los peces, analizando los cambios que ocurren en su metabolismo”, declara Ziarrusta.

La dificultad de analizar esta problemática pasa por la gran cantidad de contaminantes que hay en el agua y la continua exposición a ellos que sufren los peces. Entre ellos, las doradas de la Estación Marina de Plentzia también han sido protagonistas del estudio, donde se ha evaluado la bioacumulación de amitriptilina, ciprofloxacin y oxibenzona.  

Químicos que escapan de las depuradoras

“Además, hemos investigado la biotransformación de estos contaminantes y caracterizado sus productos de degradación; por último, hemos investigado los cambios que provocan estos contaminantes a nivel molecular, analizando el metabolismo de los peces”, afirma Ziarrusta.

Cada vez son más los estudios que, tratando de analizan esta problemática para encontrar respuestas y aterrizar las posibles consecuencias, se topan con más incógnitas. “Es preocupante la concentración de este tipo de contaminantes, porque el consumo está aumentando y en las depuradoras no conseguimos eliminarlos, llegan hasta los peces y están cambiando su metabolismo”, alerta Ziarrusta.

“No sabemos hasta qué punto influirá eso a nivel de individuo y el problema podría llegar a niveles poblacionales. A medida que contaminamos el mar, es decir, a medida que aumentan los contaminantes, la situación empeora, y es preciso saber si existe el riesgo de que los contaminantes que acumulan los peces lleguen hasta los humanos”.

Seguir leyendo