¿Puede el arte ayudar a concienciar sobre el cambio climático?

El artista argentino Tomás Saraceno creó una instalación artística permanente e innovadora para la Maison Ruinart, con el fin de ayudar al público a visualizar la diferencia que un solo grado Celsius puede marcar en nuestro mundo en calentamiento.

Publicado 19 jul 2021 16:03 CEST
El movimiento. La escultura aeroglífica de realidad aumentada, formada por una trayectoria específica del lugar y ...

El movimiento. La escultura aeroglífica de realidad aumentada, formada por una trayectoria específica del lugar y fabricada con la mochila Aeroceno. Un movimiento para liberar el aire de los combustibles fósiles, levantado solo por el aire y el sol, y movido por el viento. Para la Maison Ruinart.

Fotografía de TOMÁS SARACENO PARA MAISON RUINART

“La vida en la Tierra puede recuperarse de un gran cambio climático dando espacio a nuevas especies y creando nuevos ecosistemas. La humanidad no puede”. Esto es, en resumen, lo que se puede extraer del nuevo borrador del informe del Panel Internacional sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado por la agencia AFP el 23 de junio. Los expertos del IPCC subrayan que si los comportamientos individuales y colectivos no cambian y la emergencia climática no se considera una emergencia real, las tendencias climáticas existentes empeorarán.

Puede ser tentador pensar que a nivel global, una diferencia de temperatura de un grado Celsius, o incluso dos grados, será simplemente la promesa de un clima suave. Pero este no será el caso.

Este grado adicional es posiblemente uno de los signos menos tangibles de un mundo cada vez más atormentado. Los tornados, los glaciares que se derriten rápidamente y los episodios de granizo que destruyen las zonas agrícolas y los viñedos son obviamente más visibles y alarmantes.

Pero este grado adicional contribuiría al cambio climático. Con un aumento de 1,5 °C en las ciudades, 350 millones de personas más estarían expuestas a la escasez de agua. Esta cifra aumentará hasta 400 millones de personas si la temperatura aumenta en 2 °C. Con 2 °C, las ondas de calor mortales podrían multiplicarse. Por encima de 2 °C, el deshielo de los casquetes de Groenlandia y la Antártida Occidental, que contienen suficiente agua para hacer que el nivel del mar suba 13 metros, se volverá catastrófico, alcanzando un punto sin retorno.

Teniendo en cuenta este escenario sin precedentes del peor caso, pero potencialmente realista, ¿cómo podríamos aumentar la concienciación con la pedagogía? ¿Cómo podríamos materializar esta diferencia de 1 o 2 °C para movilizar a las personas para que actúen?

EL ARTE NOS PUEDE AYUDAR A ALZARNOS

Este es el reto que aceptó el artista argentino Tomás Saraceno. Este antiguo arquitecto es más conocido por sus espectaculares actuaciones artísticas y su conceptualización del lugar de la humanidad en la Tierra, y por su relación con el aire.

 

En la COP21 de París, Tomás Saraceno presentó su visión de una nueva era, el Aeroceno, un periodo que seguiría lo que algunos científicos consideran el Antropoceno. Según esta teoría, la influencia de la actividad antropogénica en los ecosistemas de la Tierra se ha vuelto tan extrema que ahora es el principal impulsor de la desregulación medioambiental.

Con fines estéticos, Tomás Saraceno imaginó el Aeroceno como un movimiento internacional de concienciación medioambiental. Este concepto salió a relucir con un globo aerostático, un medio de transporte poético y utópico para personas, bienes y servicios.

Este globo puede ascender sin ningún tipo de quemador de potencia y está completamente libre de carbono. La diferencia de temperatura de un grado entre el aire atrapado en la escultura y calentado por el sol y el aire circundante es suficiente para que vuele. Este grado adicional (la misma cantidad que podría cambiarlo todo en la Tierra) se materializa en un océano de aire.

Nuestro mundo cambiante se ralentiza de repente, como el Aeroceno, transportado por el viento. La poesía emerge en medio de los viñedos de Taissy que pertenecen a Maison Ruinart, para quien Tomás Saraceno imaginó esta instalación altamente simbólica en la encrucijada entre el arte y la ciencia. Se le concedió una carta blanca poética al artista argentino como parte de la cuenta atrás para el 300 aniversario de Maison Ruinart, la primera y más antigua casa de champán del mundo.

La historia de la Maison Ruinart se remonta al siglo XVIII, cuando Nicolás Ruinart abandonó el negocio familiar de ropa de cama para dedicarse a la producción de champán. Este nuevo “vino de burbujas” era cada vez más apreciado por los aristócratas franceses. Inspirado por su tío, Dom Thierry Ruinart, quien le transmitió su visión, Ruinart tuvo que esperar al Decreto Real del 25 de mayo de 1728, firmado por el rey francés Luis XV, que autorizaba el transporte de botellas de vidrio de vino, para lanzar adecuadamente el comercio de champán. Antes, el vino solo podía viajar en barriles, lo que imposibilitaba la entrega de champán.

Tres siglos más tarde, la estructura aérea artística se destaca sobre los viñedos de Maison Ruinart a primera hora de la mañana. Sentimos el poder del aire, este aire que debemos preservar para garantizar la supervivencia de la humanidad y de las especies con las que compartimos el mundo.

PRESENCIAR EL CALENTAMIENTO GLOBAL DESDE LOS VIÑEDOS

Thomas Labbé, historiador de la Universidad de Leipzig, y sus colegas, estudiaron los archivos de los viñedos de Beaune, la capital del vino de Borgoña en la Côte-d'Or, al este de Francia. Consignados en la iglesia de Notre-Dame de Beaune, estos registros datan del siglo XIV hasta la actualidad. Los registros muestran periodos cortos de calentamiento y años inusualmente cálidos, como 1540. Pero desde finales de la década de 1980, el calor ha alcanzado máximos récord. Las ocho cosechas más tempranas de todos los tiempos se han registrado solo durante los últimos dieciséis años. Tradicionalmente, la vendimia comenzaba a finales de septiembre hace unos años, mientras que ahora algunas comienzan a mediados de agosto.

Esto también ocurre en la región del champán, donde el cambio climático ha sido una realidad durante años. Los enólogos de Maison Ruinart documentaron un aumento de 1,3 °C entre 1961 y 2020. En la montaña de Reims, una meseta boscosa donde se encuentran los viñedos de Taissy, las uvas se recolectaron a finales de septiembre en 1981. Tres de las cuatro cosechas más recientes tuvieron lugar en agosto, lo que solo había ocurrido una vez en la historia del champán, en 1822.

Los efectos de un par de grados Celsius en la vid son variables. Las regiones enmarcadas por altas colinas están más protegidas que los viñedos del suroeste de Francia, donde la ola de calor en el verano de 2019 quemó las hojas e hizo que las uvas se secaran más rápido.

Izquierda: Arriba:

El movimiento. La escultura aeroglífica de realidad aumentada, formada por una trayectoria específica del lugar y fabricada con la mochila Aeroceno. Un movimiento para liberar el aire de los combustibles fósiles, levantado solo por el aire y el sol, y movido por el viento. Para la Maison Ruinart.

Derecha: Abajo:

El movimiento. La escultura aeroglífica de realidad aumentada, formada por una trayectoria específica del lugar y fabricada con la mochila Aeroceno. Un movimiento para liberar el aire de los combustibles fósiles, levantado solo por el aire y el sol, y movido por el viento. Para la Maison Ruinart.

Fotografía de TOMÁS SARACENO PARA MAISON RUINART

El aroma de los vinos y los champanes también cambia a medida que sube la temperatura. Un estudio del Whitman College publicado en 2007 mostró que el porcentaje de alcohol de los vinos de Napa había aumentado aproximadamente desde un 12,5 % en la década de 1970 hasta una media del 14,8 % en 20014, aunque las cifras varían según la región. Esto se debe en parte a la maduración más rápida de las uvas. La maduración da a la uva su azúcar, que luego se transforma en alcohol durante el proceso de elaboración del vino. Por lo tanto, cuanto más azúcar haya, mayor será el porcentaje de alcohol. En el champán, los expertos observan ahora una decorrelación de azúcar (madurez técnica) y color y aroma del vino (madurez fisiológica), que es típica de las primeras variedades de uva sometidas a climas más cálidos.

En el viñedo de Taissy, el calentamiento global también se ha convertido en un problema importante. Desde la ola de calor de 2003, el champán ha tenido seis vendimias tempranas. La uva está a merced de los elementos; cada pico de calor puede ser problemático para los vinicultores.

Para preservar las tierras donde se produce su champán, Maison Ruinart ha ido adaptando gradualmente todas sus prácticas agrícolas, un fuerte compromiso de esta casa de champán de 300 años de antigüedad. El uso de suministros agrícolas (fertilizantes y productos fitosanitarios) y fungicidas se ha reducido en un 50 % y no se utilizan herbicidas desde 2020.

El movimiento. La escultura aeroglífica de realidad aumentada, formada por una trayectoria específica del lugar y fabricada con la mochila Aeroceno. Un movimiento para liberar el aire de los combustibles fósiles, levantado solo por el aire y el sol, y movido por el viento. Para la Maison Ruinart.

Fotografía de TOMÁS SARACENO PARA MAISON RUINART

En el corazón de los viñedos, la casa de champán ha puesto en marcha un ambicioso proyecto de biodiversidad: una colaboración con Reforest'Action permitirá la plantación de casi 25 000 árboles en el viñedo de Taissy para el año 2022, para regenerar el suelo y devolver la fauna y flora endémicas a estas tierras. Si los productos fumigados en las viñas en el pasado han asustado a plagas de insectos no deseadas, también ahuyentaron la fauna que era útil para el cultivo de viñas, como las mariquitas, los pájaros, las crisopas y los murciélagos.

La estructura aeroglífica aún flota sobre el viñedo de Taissy. Esta metáfora educativa del cambio climático fluye en el aire, recordándonos cómo el arte a veces puede ayudarnos a ir un poco más allá.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved