Cinco consejos para utilizar menos agua en tu rutina de belleza

Dada la presión de la creciente demanda de agua dulce en el mundo, y siendo ésta vital en el cuidado personal de la mayoría de las personas, una pregunta que todos deberíamos hacernos es ¿cómo podemos ahorrar agua en nuestro cuidado personal?

Publicado 11 abr 2022, 12:03 CEST
¿Pueden los ingredientes de belleza conllevar un menor gasto de agua?
Jenny Adler, fotógrafa de conservación y exploradora de National Geographic, analiza el complejo vínculo entre el agua y la belleza.

Ya sea para una ducha matutina o para limpiarse el rostro antes de ir a la cama, la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a abrir el grifo y a usar el agua que fluye de él en nuestra rutina diaria de limpieza. Pero el mundo se está quedando sin agua: en 2025, hasta 1800 millones de personas podrían estar viviendo con escasez de agua, sin tener suficiente agua para las actividades esenciales de una vida saludable: beber, cocinar y limpiar. Esto está impulsando la conservación del agua en la agenda ecológica. De media, los europeos utilizamos alrededor de 144 litros de agua al día y los estadounidenses hasta 310 litros (82 galones): con más de un tercio de esa agua usada en la higiene personal, la industria de la belleza puede desempeñar un papel positivo para ayudar a todos a usar menos agua. Estas son cinco formas de ahorrar agua.

Duchas más cortas (¡y sin baños!)

Aunque una ducha suele utilizar la mitad de agua que un baño, ambos siguen siendo responsables de un gran desperdicio de agua cada día. La ducha promedio gasta alrededor de 9,4 litros de agua cada minuto, por lo que darte duchas más cortas y eficientes es una forma excelente de ahorrar agua. Intenta crear una lista de reproducción de canciones cortas, de tres a cuatro minutos de duración, y sal cuando la música se detenga. Hacer correr el agua mientras esperas a que se caliente es otra gran fuente de derroche, hasta 20,8 litros) de agua se van por el desagüe cada vez. Pero ahora hay disponibles sistemas de agua caliente que pueden recircular el agua caliente de una casa y hacer que esta salga caliente directamente por el grifo o a la ducha sin una espera innecesaria.

Alrededor de un tercio de nuestro consumo diario de agua se destina a la higiene personal, pero existen formas sencillas de reducir nuestro consumo de agua, como darnos duchas más cortas y cerrar el grifo cuando nos enjuagamos.

 

Fotografía de Shutterstock

Aclarado corto y sin aclarado

También se están desarrollando productos de belleza que nos ayudarán a darnos duchas más cortas. La rutina tradicional de champú y aclarado, y después acondicionador y aclarado, toma mucho tiempo y puede consumir mucha agua. Las marcas de productos de belleza responsables han estado explorando formas más eficientes de lavarse el cabello, como la tecnología de aclarado rápido de Garnier, en la que el champú se diluye más fácilmente en el agua, y el aclarado es más rápido. Para ahorrar aún más agua, cierra la ducha mientras te enjabonas. Además, ahora hay acondicionadores sin aclarado y champús en seco que se pueden aplicar en cabello seco para que el pelo parezca más limpio sin necesidad de lavarse, aclararse o incluso ducharse.

Cierra los grifos

Dado que el grifo vierte alrededor de 5,7 litros de agua cada minuto, una forma fácil de ahorrar agua es cierra el grifo cuando no lo estés utilizando. Sabemos que no debemos mantener el agua en funcionamiento mientras nos lavamos las manos o durante los dos minutos que nos dicen que nos cepillemos los dientes, pero es un mal hábito que la mayoría de nosotros tenemos. Ahora podemos aplicar el mismo conocimiento a las rutinas de belleza, y cerrar el grifo cuando nos aplicamos el limpiador o verter solo el agua suficiente en el lavabo para limpiarnos la cara. Y cuando necesitemos hacer correr el agua, encender el grifo solo un poco, lo cual reducirá el flujo de agua a una velocidad más controlada. La instalación de cabezales en el grifo puede reducir a la mitad el caudal sin pérdida de presión de agua.

Productos sólidos

Otra gran innovación para ahorrar agua es el desarrollo de productos de belleza que no requieren agua en absoluto. Ha habido un movimiento positivo por parte de marcas de belleza responsables para eliminar el agua, convirtiendo productos que normalmente se usan en húmedo como el champú en productos “sólidos” más concentrados. Las barritas de champú sólidas de Garnier se han diseñado para usar alrededor de un 20 por ciento menos de agua a lo largo de su ciclo de vida, y los limpiadores y los sérums se están formulando ahora como polvos finos que se activan añadiendo solo un poco de agua o disolviéndolos en un humectante. Y dado que incluso el algodón de las almohadillas de algodón contiene mucha agua, Garnier ha desarrollado discos desmaquillantes reutilizables que utilizan un 95 % menos de agua en general.

Algunos productos de belleza líquidos están llenos de agua, pero los consumidores pueden reducir este consumo de agua utilizando productos concentrados “menos es más” o volviendo a conceptos tradicionales como el jabón sólido y las pastillas de champú sólido.

Fotografía de Shutterstock

Reutilizar el agua

Es poco probable que eliminemos el agua de nuestra rutina diaria por completo, pero siempre hay formas de reciclar el agua que utilizamos. La instalación de un sistema de reciclaje de aguas grises recogerá las aguas residuales de fregaderos, duchas y electrodomésticos, como lavavajillas y lavadoras, y las filtrará para reutilizarlas en el hogar y el jardín, por ejemplo, para llenar las cisternas de los inodoros y regar las plantas. Pero también es algo fácil de improvisar: coloca el tapón en el lavabo cuando te laves la cara y luego usa el agua para las plantas o pon un cubo en la ducha para recoger el agua sobrante, que luego se puede usar en el inodoro o incluso para fregar el suelo. 

No es difícil reciclar el agua en casa. El agua gris recogida de la ducha o del fregadero se puede almacenar y utilizar en otros usos, como lavar suelos o regar el jardín..

Fotografía de Shutterstock

Marcas de belleza responsables como Garnier nos ayudan a todos a ahorrar agua en nuestras rutinas diarias, y nos ayudan tanto con la tecnología de aclarado rápido como con los discos desmaquillantes reutilizables de limpieza reutilizables. Y Garnier también está trabajando para ahorrar agua en sus propios procesos diarios con el compromiso de reducir significativamente su consumo de agua industrial. Las cinco “fábricas de circuitos de agua” de Garnier están especialmente diseñadas para ser eficientes con el agua, para reciclarla y para reutilizar el 100 % del agua en la limpieza y la refrigeración, de modo que el agua no se extraiga continuamente del suministro público. Aunque las marcas responsables hacen posible el ahorro de agua, depende de nosotros, como consumidores, replantearnos individualmente nuestras rutinas diarias y tomar decisiones más conscientes con el agua, desde los productos que utilizamos hasta las formas en que los utilizamos.

Para obtener más información sobre el mundo de la transformación de la belleza, haz clic aquí.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Qué es la economía azul y por qué es tan importante?
Medio Ambiente
¿Qué impacto tienen las cremas solares en los ecosistemas?
Medio Ambiente
¿Pueden los ingredientes de belleza conllevar un menor gasto de agua?
Medio Ambiente
Más de un siglo de parques nacionales en España: nuestros espacios protegidos continúan amenazados
Medio Ambiente
Una petrolera canadiense arrasa ilegalmente tierras protegidas en África

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved