Medio Ambiente

El Titanic se enfrentaría hoy a más icebergs

Por Redacción National Geographic

16 de abril de 2012

Hace 100 años, el 15 de abril de 1912, un iceberg provocó en el Atlántico Norte el hundimiento del supuestamente insumergible Titanic.

Si el famoso barco viajara hoy, es muy posible que se encontrara con muchos más icebergs, según los científicos, debido al calentamiento global. «Resulta sorprendente pensar que el calentamiento global pudiera provocar la formación de más icebergs», afirma Frank Lowenstein, director de la estrategia de adaptación al clima de Nature Conservancy.

La temperatura media global de la Tierra ha aumentado 0,8 grados desde 1980, de acuerdo con el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA. Dos tercios de ese calentamiento se han producido desde 1975.

Según Lowenstein, estas temperaturas podrían acelerar el ritmo en el que se forman los icebergs.

A medida que el hielo se derrite bajo los glaciares y capas de hielo (especialmente en Groenlandia y la Antártida), el agua lubrica la masa de hielo a un ritmo mayor, enviándola al mar y provocando su posible ruptura.

«Es como si lo rociáramos todo con 3-EN-UNO», bromea Lowenstein. «Es posible que se formen más icebergs, puesto que cada glaciar lleva al mar cientos de miles de toneladas de hielo al año».

Además, el aire caliente puede hacer que el agua se acumule en la superficie del hielo, por lo que al penetrar el agua por las grietas, el hielo puede desestabilizarse y romperse.

Enormes cubos de hielo

Los glaciares arrojan entre 100 y 200 gigatoneladas de hielo al año, según recientes estimaciones. «Cada gigatonelada tiene un kilómetro cúbico, por lo que se trata de cubos enormes».

Estos cubos de hielo harían que hoy en día hubiera muchos más icebergs que durante el viaje del famoso Titanic.

«Si el barco siguiera hoy la misma ruta, es muy posible que se encontrara con más icebergs», afirma Jeremy Bassis, experto en glaciares de la Universidad de Michigan, Estados Unidos.

Según Lowenstein, debido a que la distribución de hielo en el océano cambia continuamente, es imposible predecir dónde se formarán los icebergs y qué tamaño tendrán, por lo que los científicos no pueden saber con exactitud cuántos icebergs encontró el Titanic en 1912 ni cuántos encontraría hoy.

Lo que sí se sabe, sin embargo, es que los glaciares se están reduciendo en todo el mundo a un ritmo cada vez mayor.

Un vínculo difícil de demostrar

Bassis advierte que no es posible saber si el calentamiento global es responsable de la presencia de más icebergs.

«La respuesta más fácil es que nadie lo sabe. La formación de glaciares es un fenómeno muy difícil de predecir», añade.

Sin embargo, hay ejemplos de altas temperaturas que han contribuido a la formación de icebergs.

En Groenlandia hay pruebas de que corrientes cálidas del océano se filtraron en el glaciar Jakobshavn (ver mapa) en el momento en que comenzó a desintegrarse.

En 2003, la lengua del glaciar había desaparecido completamente.

La barrera de hielo Larsen B se mantuvo estable durante 10.000 años antes de desintegrarse en seis semanas en 2002, probablemente debido al agua que penetró en sus grietas, como afirma Bassis. Esta plataforma se encontraba en una de las regiones del mundo que registra un mayor calentamiento. «Nadie esperaba que ocurriera tan rápido», señala Bassis.

«Los datos parecen indicar que durante la pasada década, tanto las capas de hielo de la Antártida como de Groenlandia están perdiendo masa».

«Sin embargo, resulta difícil conectar estos cambios con el cambio climático».

Preocupación por el nivel del mar

Sin embargo, «una mayor presencia de icebergs no tendría por qué constituir una amenaza para los barcos modernos», advierte, Lowenstein, pues en la actualidad cuentan con sofisticados radares que les permiten detectar a tiempo las masas de hielo.

A diferencia de lo que ocurría en tiempos del Titanic, «ahora no dependemos de dos tipos intentando no dormirse en una cofa de vigía».

Por otra parte, semanas después del desastre del Titanic, las empresas modificaron sus rutas entre Nueva York y Londres, situándolas más al sur. El cambio suponía entre 9 y 14 horas más de travesía, pero según Lowenstein, que ha estudiado la  historia del Titanic, resultaba más seguro.

Sin embargo, los científicos están preocupados por el papel que juegan los icebergs en el nivel del mar.

«Imagina que tienes un vaso de agua y añades varios hielos. El nivel del agua subirá», señala Bassis.

Los medidores de mareas y, sobre todo, los cálculos realizados vía satélite, muestran que el nivel global del mar ha aumentado entre 10 y 20 centímetros durante el pasado siglo, de acuerdo con el Global Change Research Program del gobierno Estados Unidos. Sin embargo, no se sabe si los icebergs son responsables de este incremento.

Adaptándonos a los cambios

Los científicos creen que el calentamiento global provocará situaciones extremas en el futuro, como incendios forestales y erosión de las costas, «algo que quizá ya esté ocurriendo en algunas regiones», señala Lowenstein. Sin embargo,  hay formas de luchar contra ello, como reducir los bosques o plantar viveros de ostras para evitar la erosión.

«Nuestro comportamiento cambió en respuesta a la catástrofe del Titanic», afirma. Por ejemplo, ahora los cruceros tienen más botes salvavidas. «Debemos cambiar nuestros hábitos para enfrentarnos al cambio climático».

Seguir leyendo