Medio Ambiente

¿Es la planta nuclear de Armenia la más peligrosa del mundo?

Por Redacción National Geographic

13 de abril de 2011

A la sombra del monte Ararat, símbolo nacional querido y doloroso de Armenia, se encuentra una central nuclear de 31 años de edad.

Metsamor es una de las pocas centrales que quedan con reactores nucleares que se construyeron sin las estructuras de contención primaria. Los cinco unidades de la primera generación soviética de generación moderada de agua están a punto de alcanzar su edad de jubilación. Pero un dato destacado diferencia a esta estación de las cuatro restantes en Rusia.

Metsamor se encuentra en uno de los terrenos de la Tierra más propensos a los terremotos.
En la estela de la crisis de Fukushima Daiichi en Japón, el gobierno armenio se enfrenta de nuevo a las protestas que opinan que la ubicación de Metsamor junto con su antiguo diseño sitúa a esta planta nuclear entre las más peligrosas del mundo.

Hace siete años, el enviado de la Unión Europea describió la instalación como "un peligro para toda la región", pero Armenia rechazó el préstamo de la UE de 200 millones de euros para financiar el cierre de Metsamor. El gobierno de Estados Unidos, que ha cualificado la planta de "envejecimiento y peligroso ", financió un estudio que insisten en una nueva construcción.  

Los planes para reemplazar Metsamor, con una central nuclear en el mismo lugar, se pondrán en marcha después de 2016 ya están en marcha. Pero hasta entonces, Armenia no tiene más remedio que mantener las turbinas girando en Metsamor. Los armenios han aprendido a sobrevivir sus días oscuros y fríos cuando la planta se cerró durante varios años. Metsamor proporciona más del 40 por ciento de la energía de una nación que está aislada de sus vecinos y cerrada a otras fuentes de energía.

"La gente considera el riesgo potencial con la posible escasez de electricidad que podrían surgir si la planta se cerrasen", dice Ara Tadevosyan, directora de Mediamax, una importante agencia de noticias armenia. "Después de haber tenido esta experiencia negativa, la gente prefiere vivir con ella. Tampoco creo que la estación pueda resultar dañada durante un terremoto”.  

Energía nuclear necesaria

Los 3 millones de armenios que se encuentran confinados en su país dependen únicamente de un reactor nuclear. Los conflictos que terminaron con la disolución de la Unión Soviética dejó a la república más pequeña en desacuerdo con sus vecinos.

Con Azerbaiyán al este y con Turquía al oeste, Armenia cerró sus fronteras cortando la mayoría de las rutas de petróleo y gas natural. El bloqueo, que sigue vigente hasta nuestros días, ha colmado una nueva herida económica en una vieja cicatriz. Después de la masacre de más de un millón de armenios durante la Primera Guerra Mundial y el posterior conflicto con Turquía, los soviéticos cedieron la parte occidental de la patria histórica de Armenia a Turquía. El pico nevado del Monte Ararat, en Armenia todavía venerado como el lugar de descanso del Arca de Noé, está ahora en Turquía.

La planta de energía de Metsamor se encuentra solo a 16 kilómetros de la frontera turca. A solo 36 kilómetros de la capital Ereván, hogar de un tercio de la población del país,  y en medio de una fuerte zona sísmica que se extiende en una amplia franja desde  Turquía hasta el Mar Arábigo, cerca de la India.

El 10 de diciembre de 1988, un terremoto de 6,8 grados de magnitud sacudió y mató  a 25.000 personas y dejó a otras 500.000 sin hogar. A unos 100 kilómetros del epicentro, se encontraba la central de Metsamor que consiguió sobrevivir al sismo sin daños, según las autoridades de Armenia y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Debido al devastador terremoto la preocupación por la seguridad de la instalación aumentó y el gobierno soviético decidió cerrarla.  

Tadevosyan dijo que la actitud de la gente hacia Metsamor han sido fuertemente moldeada por la experiencia vivida de la nación durante los seis años y medio de cierre.

"Hubo una grave escasez de energía durante los meses de invierno", recordó en una entrevista telefónica desde Ereván. "Tuvimos una situación en la que había una hora de energía al día, y a veces no teníamos energía durante toda una semana.  Se pueden imaginar, hacía el mismo frío en casa que en la calle”.

En 1993 se construyó un gasoducto para importar gas natural ruso a través de la vecina Georgia, pero fue interrumpido regularmente por "sabotajes y los conflictos separatistas en ese país", señaló en 2006 el Banco Mundial.

En 1995, el gobierno armenio independiente de entonces decidió reiniciar el más joven de los dos reactores. Richard Wilson, emérito profesor de física nuclear en la Universidad de Harvard, fue parte de una delegación de expertos externos en Armenia en el momento. Recuerda que los rusos que llegaron desde el aeropuerto para ayudar a reabrir el reactor se animó desde el lado de la carretera a su llegada.

Cuando la unidad se reinició, "Se convirtió en una fuente de energía y en una fuente de esperanza para Armenia", explicó Tadevosyan. "Era un símbolo de que los tiempos oscuros se habían terminado. Teníamos electricidad”.

Reforzar un viejo caballo de batalla

Funcionarios armenios dicen que las modificaciones realizadas en los reactor durante los últimos 15 años han hecho que la central sea más segura. Antes de que Metsamor se reabriese,  Armenia aportó más de 500 toneladas de material al lugar  (la mayor provenían de Rusia), para la mejora, según el Instituto de Energía Nuclear.

En los años transcurridos desde la reanudación, el OIEA dice que se han realizado cerca de 1400 mejoras de seguridad. Entre las que se incluye resistencia sísmica con pilas de almacenamiento,  refuerzo del edificio del reactor, armarios eléctricos y torres de refrigeración. Los Estados Unidos proporcionaron equipo para la mejora en la resistencia sísmica y el sistema de enfriamiento por aspersión estanque. La reforma de seguridad contra incendios se vio como una deficiencia crítica en la planta. Las actualizaciones se hicieron muy extensas, incluyendo 140 nuevas puertas cortafuegos.

El resultado, dicen los funcionarios, es un reactor que es mucho más seguro que la unidad original que entró en servicio el 10 de enero de 1980. Cuando la construcción comenzó en 1969, Metsamor era un VVER 440, Modelo 230, un ejemplo de los primeros diseños de central nuclear de agua presurizada desarrollado por los soviéticos entre 1956 y 1970. No era el mismo diseño que el de Chernobyl, que utilizaba grafito sólido en lugar de agua moderada en la reacción de fisión.

El VVER 440, por el contrario, utiliza el agua tanto para moderar y refrigerar hasta el combustible, como en los diseños occidentales.

De hecho, el sistema de tipo VVER, con múltiples lazos de refrigeración, fue visto como "más tolerante" en las plantas occidentales, de acuerdo a los documentos archivados en el Programa Internacional de Seguridad Nuclear, un programa del antiguo Departamento de Energía de EE.UU. destinado a ayudar en la mejora de la seguridad en las plantas Soviética . La unidad VVER 440 sería capaz de soportar una pérdida de energía por un período de tiempo más largo que las plantas occidentales debido a que pueden almacenar un gran volumen del líquido refrigerador que poseen.

Después de la crisis nuclear de Japón, el jefe del Comité Armenio de Seguridad y Reglamento NuclearAshot Martirosian, señaló que el sistema de enfriamiento de Metsamor es una de las cosas de que los armenios pueden estar tranquilos,"Esta situación de emergencia no puede surgir aquí", dijo a Radio Europa Libre.

Seguir leyendo