Medio Ambiente

Excrementos millonarios

Por Redacción National Geographic

31 de agosto de 2012

Los cachalotes tienden a expulsar una secreción intestinal llamada Ámbar Gris en el océano, y esta sustancia, termina por endurecerse a medida que flota en el agua.

En muchas ocasiones aparecen en la orilla del mar y la gente las recoge, como fue el caso de Charlie Naysmith, un niño de ocho años que encontró una de estas piezas hace unos días mientras paseaba con su padre por Dorset (Inglaterra). Cuando buscó que tipo de material era en Google se dio cuenta de que su valor ascendía a 63.000 Dólares americanos.

El precio de esta sustancia es tan alto por su utilización en la industria del perfume, pues marcas como Chanel o Lanvin lo aplican a sus perfumes para fijar los aromas a la piel del consumidor.

Cada pieza de ámbar gris varía en función de su olor, variando desde almizcle a dulce,  y el valor de esta también oscilará por el tipo de aroma que tenga.

En EE.UU. es ilegal el uso del ámbar, pues los cachalotes son una especie protegida, pero en los mercados del resto del mundo, especialmente en Francia, se siguen utilizando de forma sistemática. El origen exacto de la sustancia es desconocido aún, pero se sabe que se forma cuando una sustancia irrita su garganta o estomago, cubren esta con una sustancia grasienta que forma el codiciado elemento.

Algunas hipótesis hacían pensar que el ámbar gris era regurgitado por los cachalotes, pero a día de hoy todo apunta a que es expulsado por la parte trasera del animal.

Seguir leyendo