Medio Ambiente

La ola de frío en Estados Unidos enciende el debate sobre el cambio climático

Por Redacción National Geographic

10 de enero de 2014

La ola de frío extremo que ha provocado las temperaturas más bajas en 20 años en Estados Unidos ha llevado a algunos a poner en cuestión el calentamiento global.

Sin embargo, los expertos afirman que la ola de frío no invalida los modelos climáticos, e incluso hay quien señala que las reacciones sugieren que «la gente ha olvidado lo que es frío».

Durante los últimos días, algunas zonas han alcanzado los -40°C, con sensación térmica de -51°C, y Estados del sur, como Alabama y Georgia han experimentado temperaturas que no habían tenido en años. De momento ha habido 20 fallecidos.

La situación ha provocado los primeros comentarios, como el del senador por Texas Ted Cruz, que lo ha hecho con humor: «Hace frío. Al Gore me dijo que esto no ocurriría».

Gavin Schmidt, experto en climatología del Instituto Goddard de la NASA, afirma que no estamos teniendo en cuenta la imagen global.

«Deberíamos centrarnos en las bases de lo que conocemos y en las tendencias a largo plazo, y darnos cuenta de que estamos hablando de promedios globales», señala.

Schmidt insiste en que los datos indican que Norteamérica lleva calentándose de forma constante durante los últimos treinta años.

«La realidad es que la gente ha olvidado lo que es el frío», comenta. «Era normal hace 20 años». Y señala Mineápolis como ejemplo.

En la década de 1970, la ciudad tenía de media 14,7 noches al año con temperaturas de unos -23°C; sin embargo, en los últimos años antes de la ola de frío hubo solamente unos cuantos días así. Entre 2002 y 2012, la media de noches con estas temperaturas fue de 3,8.

«La situación está cambiando rápidamente, y si nos sorprende este frío es porque el planeta se está calentando», afirma. «Ya no estamos acostumbrados y por eso la gente no está preparada».

La ola de frío es un nuevo ejemplo de los extraños cambios que estamos viviendo en todo el mundo, como las cálidas temperaturas de Alaska y Siberia en la actualidad o la ola de calor de Australia. Muchos científicos afirman que es difícil establecer un patrón basándose en eventos concretos.

«Hay mucha especulación sobre lo que está ocurriendo», señala Schmidt. Algunos, de hecho, sugieren que la ola de frío es consecuencia de los cambios en la corriente de chorro debido al cambio climático, pero Schmidt afirma que es ir demasiado lejos.

Los meteorólogos han ofrecido su explicación: afirman que el aire helado del norte de Canadá, llamado vórtice polar, se ha introducido en Estados Unidos impulsados por la corriente de chorro, un conjunto de fuertes vientos que soplan en la parte superior de la atmósfera.

El martes, los 50 estados vivieron temperaturas extremas, mientras los meteorólogos describen la situación como no habitual.

Según Schmidt, cuando se trata del calentamiento global es importante no dejarse engañar por los efectos a corto plazo.

Seguir leyendo