Cautivador: un viaje por los Scottish Borders

Con paisajes épicos y una arquitectura a la altura, los Scottish Borders están habitadas por gente orgullosa con ganas de contar por qué esta región es tan especial.

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS DE MICHAEL GEORGE

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Explora los terrenos de una finca épica

Bowhill es una casa histórica del siglo XVIII meticulosamente conservada en el corazón de los Scottish Borders. Un sendero peatonal te lleva a través de una puerta de hierro inmensa, que hace de preámbulo de la grandeza de la propia mansión. La propiedad es tan envolvente que mi mente evoca una banda sonora clásica al ritmo de mis pasos. Cuando entro en la cocina victoriana, restaurada en la década de 1970, me sorprende el tamaño de la chimenea y la paleta de colores suaves de los utensilios de cocina de cobre. Entrar en Bowhill es como volver al pasado. En la actualidad, la casa, gestionada por el Buccleuch Living Heritage Trust y maravillosamente bien cuidada, se alza como monumento a la conservación de la campiña escocesa para disfrute de las generaciones futuras.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

La visión utópica de un escritor célebre

A pesar de su tamaño, Abbotsford está como escondida en el campo, un misterioso castillo en miniatura que espera ser descubierto. La casa es la antigua residencia del famoso escritor Sir Walter Scott, autor de la novela histórica Ivanhoe. Una arcada gótica separa la entrada de la casa de los exuberantes jardines amurallados. Recorro los senderos que serpentean de un lado a otro, animando a los visitantes a dedicar su tiempo a apreciar el paisaje. Desde lejos, se puede ver la casa dominando una propiedad de casi 50 hectáreas que Scott desarrolló pensando en las generaciones futuras.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Sumérgete en el cofre del tesoro de Scott

Atravesar la entrada de Abbotsford puede abrumar los sentidos de una manera encantadora. Scott fue un coleccionista entusiasta de artefactos naturales y humanos. La luz de la casa cambia rápidamente en función de la meteorología exterior: muchas de las pequeñas ventanas dejan entrar solo la luz suficiente para mantener una sensación de misterio. La parte trasera de la casa está más iluminada, a Scott le encantaba su vista del río Tweed y de los muchos árboles que plantó para mantener la salud del elegante paisaje. En este lado de la casa, encontrarás una enorme biblioteca y áreas muy intrincadas, como esta sala de dibujo con papel de pared chino pintado a mano.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Disfruta de las colinas de Eildon

Cuando pedaleo hasta el espectacular mirador de Scott’s View, siento cómo me queman los músculos de las piernas. Este fue uno de los lugares favoritos de Sir Walter Scott para sentarse a reflexionar. Agradecí mucho que hubiera un banquito situado estratégicamente para poder recuperar el aliento y disfrutar del paisaje frente a las colinas de Eildon, una impresionante formación de roca volcánica. Hasta aquí se puede llegar caminando, en bicicleta o en coche para ver las espectaculares características geológicas de la zona. A finales del verano, es posible encontrar moras frescas en los arbustos en la cima, listas para recoger y saborear.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Un viaducto con vistas

Mientras camino por la orilla del río Tweed, una impresionante estructura empieza a tomar forma en la distancia. El viaducto de Leaderfoot es una estructura icónica no muy lejos de la ciudad de Melrose. El viaducto se alza hasta unos 40 metros sobre el agua y, gracias a su ubicación, es una parada casi obligada para los ciclistas que recorren la Ruta de las cuatro abadías. Hay senderos para caminar que permiten a los visitantes admirar la arquitectura desde diferentes ángulos. Aunque ya no está en uso, el viaducto formó parte de la ruta de ferrocarril Berwickshire entre 1865 y 1948. En un día despejado como el de hoy, no es difícil imaginar un tren de vapor atravesando el horizonte.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

El río fluye lentamente

El río Tweed es un icónico cauce de agua de 156 kilómetros que atrae a pescadores de todo el mundo. Es una vía fluvial tranquila, que fomenta la serenidad para cualquiera que lo recorra. En las profundidades de sus frías aguas vive una saludable población de salmón y trucha, y en sus orillas verás a muchos ribereños pescar a mosca, con botas altas y todo el equipo o con los atuendos más clásicos que se ven por aquí. El río atraviesa muchas ciudades, como Peebles, e incluso hace de frontera entre Inglaterra y Escocia en algunas partes. También pasa por Abbotsford, lo que llevó a Sir Walter Scott a convertirse en uno de los primeros defensores de la protección y conservación de la salud del río y de la naturaleza a su alrededor a la que da vida.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Un viaje al pasado

Las ruinas de la abadía de Melrose se elevan a mi alrededor, proyectando un ambiente monumental incluso cuando solo una fracción de su estructura original permanece aún intacta. Al caminar por la pequeña y pintoresca ciudad de Melrose y visitar esta abadía cisterciense me siento transportado al siglo XII. Lo que queda está impecablemente conservado y se dice que en su interior guarda los restos de algunos escoceses ilustres, incluido el corazón de Robert I de Escocia, un antiguo rey de los escoceses. El destino de Melrose se selló en 1544 cuando el rey Enrique VIII ordenó que la abadía fuera quemada. Aun así, lo que queda del exterior, que en su época de esplendor exhibía 50 ventanas y más de 50 contrafuertes, es un espectáculo para la vista.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Reliquias que inspirarán tu imaginación

Al pasear por Kelso podrás disfrutar de sus tranquilas calles, de un paseo por la orilla del río Tweed o de la abadía de Kelso. La abadía forma parte de la Ruta ciclista de las cuatro abadías, un circuito circular que recorre un total de 88 kilómetros y atraviesa Melrose, Dryburgh, Kelso y Jedburgh. Los brillantes colores del jardín del Memorial de guerra de Kelso crean un agradable contraste con los tonos cálidos de las ruinas de la abadía. Cerca de allí encontrarás la famosa plaza de la ciudad de Kelso, sede de mercados, ferias y otros eventos que atraen a los artesanos al centro de la ciudad para mostrar sus productos.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Sumérgete en el amanecer de Smailholm

La torre de Smailholm se puede ver desde muchos kilómetros a la redonda, erguida sobre el horizonte con su poderosa presencia. Una breve caminata me lleva hasta los muros exteriores, un lugar ideal para ver el amanecer o el atardecer. Smailholm es una torre vigía escocesa, un tipo de estructura que sirvió como torre de vigilancia y también como resguardo seguro donde las personas y el ganado podían buscar refugio en momentos de peligro. Los asaltos fueron históricamente un gran problema en las fronteras entre los siglos XIII y XVII. En la actualidad, los campos que rodean la torre están llenos de vacas moteadas y ovejas lanudas que me miran con curiosidad mientras exploro el terreno.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Descanso y reflexiones sobre el viaje

Pedalear por los altibajos de los Scottish Borders es al mismo tiempo relajante y agotador. Por suerte, la zona está llena de momentos tranquilos para relajarse, dar un paseo y admirar el paisaje. Uno de estos lugares es Bowden Loch, justo a las afueras de la ciudad de Melrose. Este lago irradia una fuerte energía, con las colinas de Eildon reflejadas en sus aguas tranquilas. Los pescadores suelen hacer aquí una parada, mientras que los senderistas pueden hacer un breve circuito alrededor de su orilla. El lago está rodeado por tierras de cultivo y es un buen punto de descanso para quienes recorren la Ruta ciclista de las cuatro abadías.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Decenas de miles de aves marinas

El ajetreado mundo moderno se disipa en cuanto te asomas a la impresionante costa de la Reserva Natural Nacional del Cabo de St. Abb. Su paisaje es poesía visual, y los propios acantilados son el resultado de la actividad volcánica de las placas tectónicas que chocaron entre sí. A lo largo del año lo habitan numerosas especies, desde focas grises hasta gaviotas tridáctilas, que aprovechan las características naturales de la reserva para tener a sus crías. Al acercarme al borde del acantilado, con el mar muchos metros por debajo de mis pies, puedo imaginarme estas laderas en primavera cuando se cubren de una gran variedad de coloridas flores silvestres nativas. Mientras paseas por los bordes de los acantilados, hasta es posible que veas un delfín o una ballena. ¡No olvides traer tus prismáticos!

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Aprende sobre la historia de los tejidos de Escocia

Paseando por la Gran Galería de Tapices de Escocia, me doy cuenta de que podría pasar un día entero y aun así perderme muchos de los sus intrincados detalles. El tapiz es una enorme obra de arte centrada en la comunidad, ubicada en Galashiels, y compuesta por 160 paneles que ilustran la historia de Escocia con temas que van desde guerras y batallas hasta Dolly, la famosa oveja clonada. Cada panel necesitó más de 400 horas de cosido y, en total, 1000 personas contribuyeron con su talento a darle vida. Un detalle que no se nos puede escapar es ver que los diseñadores crearon paneles para celebrar no solo a reyes y santos, sino también a gente corriente.

FOTOGRAFÍA DE MICHAEL GEORGE

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved