Redefiniendo Escocia

Con extensas reservas naturales, castillos olvidados y casas señoriales escondidas, incluso para visitantes experimentados, Escocia cuenta con numerosas sorpresas esperando ser descubiertas.

TEXTO DE JAMIE LAFFERTY

FOTOGRAFÍA DE JIM RICHARDSON/NATIONAL GEOGRAPHIC

Naturaleza en el norte del norte

Escondida en lo alto de la parte noreste menos explorada de las Tierras Altas salvajes, la Reserva Natural Nacional de Forsinard Flows de la RSPB (Real Sociedad para la Protección de las Aves) se encuentra en Flow Country, una amplia zona de delicadas turberas que se extiende por Caithness y Sutherland. Esta tierra virgen de grandes reservas de carbono es un paraíso para las aves: los ornitólogos utilizan torres de observación como la que se muestra en la imagen para ver aguiluchos pálidos y archibebes claros, entre muchas otras especies. Es posible visitar este terreno, permanentemente embarrado, gracias a un sendero de madera que se extiende a través de la reserva, lo que permite proteger la tierra y explorarla.

FOTOGRAFÍA DE JIM RICHARDSON/NATIONAL GEOGRAPHIC

Recordar la historia más solemne

Pese a estar situadas en las zonas más salvajes y más azotadas por el viento de las Islas Hébridas Exteriores, ni siquiera comunidades como la de Bhaltos, en la isla de Lewis, estaban en un lugar lo suficientemente remoto como para librarse del sufrimiento durante el famoso y triste Desplazamiento forzado de población de las Tierras Altas escocesas del siglo XIX. Este monumento, An Sùileachan, conmemora a aquellos que lo perdieron todo durante este periodo de expulsiones forzadas en un área que era rica en idioma y cultura gaélica. Los artistas Marian Leven y Will Maclean diseñaron esta inquietante pieza para la comunidad local con el fin de ayudar a recordar este período de su historia, además de marcar la base del Bhaltos Community Trust.

FOTOGRAFÍA DE JIM RICHARDSON/NATIONAL GEOGRAPHIC

Descubre bosques centenarios

El imponente Parque Nacional de los Cairngorms es más conocido por sus altas montañas y lagos cristalinos, pero en Abernethy también tiene uno de los grandes bosques del país. Lo que hoy forma parte de la Reserva Natural Nacional de Abernethy es solo una parte del ancestral Bosque Caledonio, pero sigue siendo un entorno vital para varias especies de flora y fauna inequívocamente escocesas. Si prestas atención podrás ver criaturas tímidas, como las ardillas rojas, o habitantes más ruidosos, como el urogallo, mientras caminas bajo las ramas de pinos escoceses centenarios.

FOTOGRAFÍA DE JIM RICHARDSON/NATIONAL GEOGRAPHIC

Islas lejanas

Incluso para marineros experimentados como Henry Anderton, cuya familia fue propietaria de la isla de Vaila durante unos 100 años hasta 1993, navegar por las tumultuosas aguas de la costa oeste de las islas Shetland requiere una gran concentración y habilidad. Estas magníficas rocas fueron talladas con llamativas formas por los elementos del Atlántico Norte, creando montañas y cuevas marinas particularmente espectaculares. Gracias a la pureza del medioambiente y su rica biodiversidad, Vaila es una de las más de 100 islas que componen el Geoparque Global de las Islas Shetland de la UNESCO, designado en 2015.

FOTOGRAFÍA DE CHARLIE HAMILTON JAMES/NATIONAL GEOGRAPHIC

Lugares de culto del pasado

Con una historia que se remonta al año 563 d. C., la antigua abadía de Iona es una vieja y resistente superviviente en la costa oeste de Escocia. A pesar de su larga y a veces dramática historia, es un lugar de culto que ha sobrevivido a asaltos vikingos, a la Reforma protestante y a varios cambios de propietarios de la isla. No siempre ha tenido una vida tranquila, por supuesto, pero en 1938 comenzaron a gestionarla miembros dedicados de la comunidad de Iona y hoy en día es una iglesia ecuménica. Además de su singular historia y su diseño atrevido, los visitantes de esta lejana abadía no dejarán de notar su abundante avifauna, como los vistosos frailecillos (Fratercula arctica) y los esquivos guiones de codornices (Crex crex) que se ven mejor desde las islas cercanas de Lunga o Staffa.

FOTOGRAFÍA DE ERIKA SKOGG/NATIONAL GEOGRAPHIC

Un edén ignorado

La Reserva Natural Nacional de St. Cyrus, que a menudo se pasa por alto en el frecuentado trayecto de Dundee a Aberdeen, recibe una fracción de los visitantes que merecería recibir. A pesar de haber conseguido su designación a principios de la década de 1960, esta reserva es aún poco conocida entre los visitantes, al menos fuera de las comunidades de amantes de las aves. Los buenos conocedores podrán enumerar rápidamente muchas de las 70 especies diferentes de aves que se pueden encontrar aquí, y que incluyen halcones peregrinos y busardos comunes. Aunque también hay ciervos, armiños y lagartijas, las orquídeas y los tojos proporcionan colores sensacionales en contraste con las playas de arena dorada.

FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE VISITSCOTLAND

Una isla de artesanos

Aislada en el punto en el que el Atlántico Norte se une al Mar del Norte, la isla de Fair puede ser técnicamente parte de las Shetland, pero tiene personalidad propia. Esta extraordinaria isla, propiedad de la National Trust de Escocia desde los años 50 del siglo pasado, alberga menos de 70 almas y ha sido un destino de ensueño desde hace mucho tiempo. Es natural que en una isla donde las ovejas superan ampliamente en número a las personas, las prendas de lana se hayan convertido en una especialidad. Sin embargo, aunque existe una demografía similar en otras islas escocesas, ningún otro lugar tiene la reputación de la isla de Fair, donde los extraordinarios patrones de punto han cautivado a admiradores de todo el mundo.

FOTOGRAFÍA DE ACACIA JOHNSON

Los secretos del suroeste

Los que viajan hacia el norte suelen pasar por alto Dumfries y Galloway, ya que están demasiado ansiosos por llegar al Cinturón Central de Escocia y más allá. Aquí, en el corazón de las Tierras Bajas, es cierto que no encontrarás los espectaculares picos de otras partes del país, pero tampoco es una región llana. Poco poblada, con una tranquila belleza, y rica en tierras para el pastoreo y ondulantes colinas, la región forma parte de la Reserva de la Biosfera de Galloway y Southern Ayrshire de la UNESCO, además de acoger el Parque Forestal de Galloway, el primer Parque Internacional de Cielo Oscuro del Reino Unido.

FOTOGRAFÍA DE LA COLECCIÓN DE IMÁGENES DE ROBERT HARDING/COLECCIÓN DE IMÁGENES DE NATIONAL GEOGRAPHIC

Las curiosidades de Culross

Que fuera necesario aparecer en la romántica serie histórica de Outlander para que el Palacio de Culross se hiciera famoso es una muestra de su relativa oscuridad. Con más de 400 años y una historia que incluye visitas de figuras históricas como el rey Jacobo VI, esta falta de popularidad es una verdadera injusticia. Aparte de su historia, las llamativas paredes amarillas del palacio lo convierten en un edificio extraordinario. Y el cuidado diligente del National Trust for Scotland ha ayudado a mantenerlo en condiciones excepcionales. Por otra parte, en el pueblo, el ayuntamiento de Culross y la abadía de Culross completan un trío extraordinario.

FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE GLASGOW LIFE

Un paseo por el parque de Pollok

Glasgow, la ciudad más poblada de Escocia, conserva una notable proporción de su superficie como espacio verde, pero incluso con esos altos niveles de frondosidad, el Pollok Country Park es una belleza poco común. A pesar de albergar su propio museo de arte, que pronto se reabrirá, la Burrell Collection, y la gran Pollok House del siglo XVIII, el parque nunca parece llamar la misma atención que consiguen otros parques de Glasgow. Es especialmente fotogénico en los fríos días de otoño y de invierno. Un buen plan sería combinar una visita a este parque con una excursión a pie por la ciudad organizada por el grupo social Invisible Cities, que emplea guías capacitados que en el pasado fueron personas sin techo y que aportarán su particular punto de vista y su luz única de las partes menos visitadas de la ciudad.

FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE GLASGOW LIFE

Nuevos amaneceres en antiguos castillos

Al igual que Pollok House, el poco conocido castillo Caerlaverock, en el extremo sur de Escocia, perteneció al Clan Maxwell. Su estructura y entorno son espectaculares. No es de extrañar que, dada la proximidad de este castillo—con foso y con forma triangular—a la frontera, fuera un lugar de conflicto durante las Guerras de Independencia escocesas. En la actualidad, asentado al borde de la Reserva Natural Nacional de Caerlaverock, el ambiente está mucho más tranquilo, tanto que cada invierno, decenas de miles de hermosas barnaclas cariblancas migran hasta sus alrededores.

FOTOGRAFÍA CORTESÍA DE VISITSCOTLAND

Antiguos legados, nuevos legados

Calton Hill, con vistas a la ciudad vieja y la ciudad nueva de Edimburgo—Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO—tiene algo magnético. Es un monumento que observa la capital escocesa y que exige ser visto al mismo tiempo. Entre los diferentes monumentos históricos, el Monumento Nacional de Escocia y el Monumento a Nelson destacan como los más prominentes, y desde lo alto de este último, se puede ver gran parte de este Patrimonio de la Humanidad que es Edimburgo. Estos y muchos otros están ahora unidos por el Sendero de la UNESCO de Escocia, que reúne una gran variedad de sitios declarados Patrimonio de la Humanidad, Geoparques Mundiales, Reservas de la Bioesfera y Ciudades Creativas del país.

FOTOGRAFÍA DE SHUTTERSTOCK

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved