Viaje y Aventuras

Visita el templo de Meenakshi, con una fachada compuesta de miles de coloridas estatuas

El templo de Meenakshi Amman en India del Sur es uno de los mayores lugares sagrados para los hindúes. Jueves, 9 Noviembre

Por Karina Sharma

En el centro de la antigua ciudad de Madurai se encuentra uno de los mayores complejos de templos de la India. Este famoso templo, que destaca sobre el muro de 6 metros de altura que rodea el complejo, es un faro que sirve de guía a los 15.000 devotos que peregrinan al estado de Tamil Nadu diariamente.

El templo, dedicado a la diosa Meenakshi —la encarnación de la diosa hindú Parvati— es uno de los pocos monumentos religiosos en la India dedicados a una deidad femenina. Conocida como la diosa de los ojos de pez debido a que sus ojos tienen una forma perfecta, Meenakshi representa la fertilidad y el amor.

Sigue leyendo: 10 historias de peregrinaje por las carreteras de la India

El templo es una celebración de la unión divina entre ella y su amante, Sundareshvara (Shiva en el hinduismo). En el corazón del complejo se encuentran los monasterios a los que el templo debe su nombre. Cada tarde, Sundareshvara es transportado a la alcoba de plata de Meenakshi en una elaborada procesión, antes de ser devuelto a su propia alcoba durante los rezos matutinos.

El templo es un símbolo de la arquitectura dravidiana, famoso por su enorme tamaño y sus elevadas gopurams, o torres, delimitadas por pilares decorados. Las cuatro entradas principales del templo son únicas de esta edificación, y cada una está orientada hacia los cuatro puntos cardinales.

Miles de estatuas de piedra de colores vivos que representan animales, dioses y demonios se disponen sobre las 14 torres del templo. La más alta mide 51 metros de altura. Las estatuas se repintan y se reparan cada 12 años. El Salón de los Mil Pilares, que hace las veces de museo del templo, también exhibe una elaborada escultura tallada sobre cada columna.

Galería relacionada: Fotografías de la India

Los hindúes tamiles empezaron a construir el templo en el año 600 d.C., antes de que fuera destruido por los conquistadores musulmanes en el siglo XIV. Unos 250 años después, el lugar sagrado fue reconstruido durante el siglo XVI, dando forma a la magnífica estructura que vemos hoy en día. Según la antigua literatura tamil, fue construido originalmente por los supervivientes del continente perdido de Kumari Kandam, un continente legendario que se extendía sobre el océano Índico.

Muchos consideran que el templo de Meenakshi es tan importante para India del Sur como lo es el Taj Mahal en India del Norte. Los peregrinos llegan en masa para visitar el complejo para la meditación en solitario, unirse a los rezos dirigidos por los sacerdotes bráhmana o bañarse en el estanque con flores de loto doradas, que según la leyenda conceden el éxito a aquel que se sumerja. 

Se puede encontrar información sobre los horarios, los eventos y el protocolo para visitantes del templo en este enlace

Más sobre viajes: 

Estas imágenes de naturaleza alrededor del mundo inspirarán tus viajes

Este hombre viajó de la India a Suecia en bicicleta por amor

Seguir leyendo