La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Cuando el océano se convierte en el aula

Así funciona el "Programa Atlantis", el primer sistema de educación ecológica subacuática para escuelas en Portugal.

Por SARA AFONSO
Publicado 2 mar 2022, 14:51 CET
Momento de la apertura de la primera sesión de buceo del Programa Atlantis, en Praia do ...

Momento de la apertura de la primera sesión de buceo del Programa Atlantis, en Praia do Ouro, Sesimbra, en 2021.
 

Fotografía de JANNA GUICHET

Promovido por Oceans and Flow, el "Programa Atlantis" nace de la necesidad de educar a los jóvenes sobre los océanos, pero también representa un punto de encuentro para la comunidad, destacando el potencial natural de la región para inspirar a otras zonas e incluso a otros países. 

¿Imaginas poder abandonar los pupitres y las sillas del colegio y tener la oportunidad de sumergirte literalmente en el océano para conocer el hábitat natural de cientos de criaturas marinas? ¿Cómo sería si pudiéramos, en una dimensión submarina, ver realmente el impacto de la contaminación humana en el ecosistema marino? ¿Cómo sería si nos pusiéramos un traje de neopreno y aprendiéramos a respirar bajo el agua para descubrir las praderas marinas y tomar consciencia de su importancia para la supervivencia humana? ¿Cómo sería si se nos invitara a una inmersión total en la naturaleza para sentir la verdadera misión de ser cuidadores del mar y pudiéramos inspirar a todos los que nos rodean? ¿Acaso sería este un sueño atípico o imposible más bien ideado para las escuelas del futuro? Para el equipo de Oceans and Flow, todas las respuestas a estas preguntas están en el "Programa Atlantis", el primer programa de educación ecológica subacuática para escuelas en Portugal, que se estrenó en el hermoso pueblo pesquero de Sesimbra en 2021. 

Violeta Lapa, fundadora de Oceans and Flow asegura que han necesitado dos años para desarrollar e implementar la 1ª edición del 'Programa Atlantis': "Aprendí mucho, no sólo a lo largo de las distintas sesiones y experiencias con los estudiantes, la comunidad circundante y los socios, sino con todo el proceso de creación. Esta área de intervención de la "educación ecológica" fue ganando cada vez más fuerza en mi vida, un área de estudio y acción, que crece dentro de la misión de Oceans and Flow".

El programa Atlantis

Nacido gracias a un equipo polifacético y a una serie de socios, el "Programa Atlantis" fue creado para incentivar, en primer lugar, la educación oceánica de los jóvenes, con el objetivo de despertar y arraigar la responsabilidad medioambiental de forma activa, al tiempo que se implica a la comunidad y a los socios locales.
 

Cada sesión comienza con un momento de intercambio e inspiración, que permite conectar con el ritmo del mar. 
 

Fotografía de JANNA GUICHET

Al vivir una experiencia real, los jóvenes tienen la oportunidad de convertirse en agentes de cambio, para preservar, regenerar el mar y mejorar su impacto en los entornos marinos, además de ser mensajeros de esta urgencia de concienciación ecológica para quienes les rodean y la sociedad en la que viven. La ciudad de Sesimbra y el Parque Marino de Arrábida fueron los elegidos por todo su potencial natural y su entorno costero. Aquí, el "Programa Atlantis" encontró todos los socios para una misión que cree que puede inspirar a otras regiones.

Desarrollo personal

A partir de este sueño colectivo y colaborativo, en el que del "uno" se pasa al "todo", se diseñó el "Programa Atlantis", basado en una metodología que combina el buceo libre con la educación ecológica y el desarrollo humano. De este modo, esta "misión acuática" consigue tocar tres dimensiones de extrema importancia en el contexto de la sostenibilidad: personal, social y medioambiental. 

Un momento de unión y cierre de la tercera sesión de apnea del Programa Atlantis, en la playa de California, en Sesimbra. Las técnicas de apnea contribuyen a una mayor capacidad de movimiento, en sintonía con el agua.

Fotografía de JANNA GUICHET

La gran novedad de este programa, experimentado por una clase de 21 alumnos de 8º grado de la Escola Básica Navegador Rodrigues Soromenho entre marzo y diciembre de 2021, consistió en un fuerte componente práctico, llevando literalmente a los alumnos al aula del océano, a través de la práctica del snorkel. Esta iniciación al medio acuático a través de la apnea permitió a los alumnos conocer mejor la biodiversidad marina y su hábitat, de forma vivencial e impactante, desarrollando así sus habilidades físicas, mentales y emocionales.

Al principio y a lo largo del programa, también se implementó el Juego del Oasis, una herramienta de desarrollo humano y social que los alumnos pudieron descubrir y experimentar. Este juego social tuvo la capacidad de movilizar a este grupo de jóvenes que, a través de su talento y de manera colaborativa, desarrollaron un proyecto para implementar en la comunidad donde viven. 

Raquel Gaspar, de Ocean Alive, presenta la diversidad de especies presentes en las praderas marinas del estuario del Sado a los alumnos del Programa Atlantis.

Fotografía de GUSTAVO NEVES

El tercer pilar sobre el que se asentó la base metodológica del Programa Atlantis fue la transmisión del concepto de Ecología Profunda, que estuvo presente en todas las actividades y a lo largo del programa. Esta filosofía aporta la visión de la interdependencia de todos los seres y la noción de que no hay separación entre la naturaleza y los seres humanos. Esta visión integradora activó acciones conscientes y transformadoras, a favor del ecosistema donde todos cohabitamos.  

Capacidad de soñar

En el "Programa Atlantis", los jóvenes pudieron no sólo despertar y arraigar la responsabilidad medioambiental, sino también descubrir nuevas habilidades personales en ellos mismos. A través de las distintas actividades promovidas por el proyecto, los alumnos, de entre 13 y 15 años, vivieron experiencias que, según confiesan, han tenido un impacto en sus vidas a distintos niveles, sobre todo a nivel personal. Profundizaron en las relaciones y crearon emociones que nunca disociarán de esta oportunidad de conocer el mundo a través de la inmersión en la naturaleza y en el contexto que les rodea. Muchos han descubierto que el mar y los seres que lo habitan pueden ser su futuro, otros se han empoderado de sus debilidades, otros han tardado más en entregarse a todos los sentimientos que les ha despertado este gran viaje marino, pero todos ellos, en ningún momento, olvidarán que esta experiencia ha operado una transformación irreversible en su forma de mirar y sentir el océano, las relaciones y la vida.

“El mar me enseña que no todo es lo que vemos. Todavía hay más cosas que ver. Un día, buceando, fuimos al fondo del mar y vimos tres peces: dos grandes y uno pequeño. Un colega y yo pensamos inmediatamente que se trataba de una familia, unida así. Nos recordó que la vida es para que todos se unan.”

por POR BEATRIZ CRUZ, ESTUDIANTE DE 8º GRADO DE LA ESCUELA BÁSICA RODRIGUES SOROMENHO

Dibujo de un alumno durante el Juego del Oasis del Programa Atlantis, una herramienta de desarrollo personal, que también resuena en la comunidad en la que se integran los alumnos.
 

Fotografía de GUSTAVO NEVES

Al trabajar en sus sueños y talentos durante el Juego del Oasis, facilitado por Virgílio Varela, y siempre dirigido a la comunidad, la importancia de esta actividad se reveló en el desarrollo personal de los estudiantes y el impacto generado en el grupo en su conjunto.

Entre las sesiones presenciales y online se trabajaron cualidades como la curiosidad, la capacidad de aprender, el pensamiento crítico, la capacidad de establecer conexiones y, sobre todo, la imaginación y el poder de soñar. La mayoría de los alumnos tenían una visión positiva de sus talentos y, en general, la clase era más consciente de sí misma. Trabajando junto a los profesores, los jóvenes se volvieron más conscientes y atentos para trabajar sus habilidades personales e interpersonales. Este Juego del Oasis dio lugar a un proyecto de clase sobre el desarrollo personal y la protección del océano, difundido y compartido en la tierra donde viven.

En cada sesión, la curiosidad y el compromiso de los alumnos aumentaban y se sentía que la fuerza de la "escuela" iba tomando forma. Con valentía y alegría, los alumnos se lanzaron a descubrir el mar y la fauna marina, al tiempo que reforzaban su sentido de la unidad y la interdependencia.
 

Fotografía de JANNA GUICHET

Otras prácticas ya mencionadas, y recibidas con gran entusiasmo entre los alumnos, fueron las actividades de snorkel y de educación ambiental centradas en el ecosistema marino. Estas inmersiones y el movimiento acuático inspiraron y conectaron a los estudiantes con la abundancia y el potencial del mar, mostrándoles cómo pueden adoptar un estilo de vida más sostenible. Además, al final del programa, se mostraron más seguros y cómodos en su relación con el mar, así como en el control de la respiración y en la destreza de los movimientos acuáticos.

Al pasar más tiempo con sus compañeros y compartir esta aventura acuática, jóvenes como Rita, Afonso y Beatriz se mostraron más comunicativos, más felices y más abiertos a compartir sus opiniones con la familia, los amigos e incluso en la escuela. 

“El mar me mostró que tengo que estar más tranquilo y no estar tan estresado. También aprendí que debemos valorar más a las personas, el mar y los peces, y también reutilizar las cosas.”

por POR RITA SOROMENHO, ESTUDIANTE DE 8º GRADO DE LA ESCUELA BÁSICA RODRIGUES SOROMENHO

La profesora de apnea de SPOT, Mafalda Oliveira, explicar a los alumnos la respiración y la preparación para la apnea. 
 

Fotografía de JANNA GUICHET

Conocer el mar para inspirar el cuidado

"Conocer el mar para inspirar el cuidado" es el principal mensaje del "Programa Atlantis". En colaboración con Ocean Alive, se celebraron sesiones en línea y en directo sobre biología marina y la riqueza de las praderas marinas del estuario del Sado con los estudiantes. También se compartió el trabajo desarrollado por Ocean Alive en la comunidad pesquera de Sado para la conservación activa de estos hábitats, y se explicó su importancia en la captación de carbono y la regulación de la vida marina. Sandra Lázaro, pescadora y Guardiana del Mar (un grupo de mujeres de la comunidad pesquera del estuario del Sado que colaboran con Ocean Alive en la protección de las praderas marinas) recordó a los jóvenes estudiantes la importancia de este ecosistema marino.

"Las praderas marinas son tan importantes, o incluso más, que los bosques terrestres. Todos deberíamos proteger los bosques terrestres, porque además de la fotosíntesis, nos dan sombra y otras funciones. Pero las praderas marinas realizan una fotosíntesis doble que los árboles; cada vez que un árbol es arrancado o quemado, el dióxido de carbono acumulado durante su vida, en sus troncos y hojas, vuelve a la atmósfera, mientras que en las praderas marinas, el dióxido de carbono acumulado en las raíces sólo vuelve a la atmósfera si se altera el suelo. Esto significa que puede almacenarse allí durante miles de años. Aunque las hierbas mueran de forma natural, si no se remueve el suelo, el dióxido permanece contenido en las raíces hasta que vuelven a florecer y esto es lo más importante para nosotros, los pescadores, porque devuelve la biodiversidad y el desove de los peces. Estas hierbas no sólo sirven para que los peces se alimenten o se reproduzcan. En ellas también se protegen de los depredadores". Sandra Lázaro es guardiana del mar y pescadora de Sado.

Cris Santos y Violeta Lapa, creadores y educadores subacuáticos del Programa Atlantis, seguirán buceando y soñando juntos con las próximas ediciones del Programa Atlantis.

Fotografía de JANNA GUICHET

Durante la visita a las praderas marinas del Sado, promoviendo la observación y la interpretación, y acompañados por los biólogos marinos de Ocean Alive y por la comunidad pesquera local, los estudiantes tuvieron la oportunidad de conocer la geología, la fauna y la flora submarinas. Conocieron mejor algunas de las más de 280 especies de algas y pastos marinos existentes en el Parque Marino de Arrábida.

“Esto es una zanahoria de mar. Brilla en la oscuridad. Tiene bioluminiscencia. Si por la noche te asomas a la marea y ves un resplandor, lo más probable es que sea una zanahoria de mar la que esté ahí abajo.”

por POR SÍLVIA TAVARES, BIÓLOGA MARINA DE OCEAN ALIVE

La concienciación y la comprensión de los problemas medioambientales alertaron a los alumnos del Programa Atlantis sobre la necesidad de soluciones preparadas, así como de la importancia del papel de cada individuo y de la comunidad a la hora de intentar frenar los problemas medioambientales a los que se enfrenta el planeta. 

“Podemos estudiar el mar y ser biólogos, pero es muy importante escuchar a la gente que trabaja en el mar y tiene historias que contar.”

por POR SÍLVIA TAVARES

"El principal objetivo del Programa Atlantis es despertar el respeto y el cuidado por el medio marino, a través de la puesta en común y las prácticas que conducen a una conexión física y emocional más profunda con el mar", Cris Santos, una de las creadoras del Programa Atlantis en Oceans and Flow.
 

Fotografía de JANNA GUICHET

Como uno de los objetivos del programa es formar "jóvenes participativos y agentes de cambio", los estudiantes y el equipo del "Programa Atlantis" también promovieron una Eco-Acción de limpieza de la playa de la Laguna de Albufeira en el Día Mundial del Medio Ambiente, a la que invitaron a la familia, ofreciendo una vez más la posibilidad de que la comunidad local se sume a este tipo de iniciativas y desempeñe un papel activo sobre el terreno.

Para conocer mejor el valor nutricional de las algas del Parque Marino de Arrábida y saber cómo cocinarlas e incluirlas en su dieta, los alumnos también tuvieron la oportunidad de participar en un taller: "De Corpo e Algae". Con la ayuda del biólogo marino y director científico Jan Verbeek y de Inês Louro, de la organización SeaForester, se recogieron muestras de algas, con la autorización del ICNF, y se presentaron a los estudiantes durante el taller. 

Además de los componentes físicos de la natación, mejorados y aprendidos en la práctica del snorkel, durante las cuatro sesiones de apnea incluidas en el programa, los nuevos "agentes del mar" pudieron conocer a los embajadores del programa e intercambiar experiencias en su relación con la naturaleza y, sobre todo, con el mar. El proyecto "The Trash Traveler", del biólogo alemán Andreas Noe, participó en la tercera sesión de buceo en la playa de California, en Sesimbra, y el surfista Miguel Blanco acompañó a los alumnos en la cuarta sesión de apnea, también en Sesimbra.

"Después de tantos años surfeando y viajando en busca de las mejores olas, lo único que quiero hacer ahora es devolver algo y por eso apuesto por algunos proyectos ecologistas y dejar el mensaje, una vez más: 'cuidemos nuestro planeta, cuidemos nuestro mar'", dice Miguel Blanco, bicampeón nacional de surf y activista medioambiental.

La concienciación por una vida más verde, que cuide el océano, y por la reducción de residuos, llegó a los alumnos a través de la entrega de un kit ecológico de la embajadora Eunice Maia (María Granel). Aprender a reflexionar y cuestionar el ciclo completo de los productos que consumimos nos ayuda a tomar decisiones más conscientes. Cambiar los envases de un solo uso por envases reutilizables, dar preferencia a los productos de higiene y limpieza personal que valoran las materias primas naturales, sin sustancias químicas que dañan el medio ambiente, comprar a granel y valorar los productos locales fueron algunos de los consejos transmitidos a los alumnos. Todos estos factores se tuvieron en cuenta como forma de inspirar a los estudiantes a tomar medidas reales, para cuidar el mar y el medio ambiente.

Invitación a la comunidad

Además del aspecto educativo, y desde una perspectiva inclusiva, el "Programa Atlantis" también se desarrolló en acciones y eventos abiertos a la comunidad de Sesimbra y a todos los visitantes. La sesión de conferencias Ocean Talks reunió a seis expertos invitados, que compartieron no sólo las lecciones de su relación con el mar, sino también sus proyectos y otras historias relacionadas con el océano. El acto se celebró en colaboración con el Cineteatro de Sesimbra, con transmisión en directo por Internet. Las seis charlas (dirigidas por Ana Salcedo, de Zero Waste Lab; Inês Louro, de SeaForester; Raquel Gaspar, de Ocean Alive; Ana Pêgo, de plasticus maritimus; Filipe Moreira Alves, de Biovilla y Nomad Viagens; y Hugo Vau, de Atlantic Giants) siguen disponibles en el canal de Youtube de Oceans and Flow. 

Exposición del Programa Atlantis, una historia contada a través de la mirada artística y sensible de los fotógrafos del "equipo Atlantis", Janna Guichet y Gustavo Neves, con textos de Cris Santos, Gustavo Neves y Violeta Lapa de Oceans and Flow.
 

Fotografía de JANNA GUICHET

Temas como el océano y nuestra salud y alimentación, el océano y nuestra economía y negocios, el océano y el cambio climático, o el océano y la biodiversidad son algunos de los asuntos principales de Ocean Talks.

También abierta a la comunidad, el 1 de octubre, Día Nacional del Agua, se inauguró en el paseo marítimo de Sesimbra la "Exposición viva del Programa Atlantis". Durante tres meses, el público y la comunidad tuvieron la oportunidad de descubrir los tesoros de Sesimbra, el pueblo que es Estación Náutica desde 2019 y que reúne los ingredientes adecuados para que todos profundicen en su conocimiento y conexión con el mar. Las 20 fotografías de gran formato del "Programa Atlantis" invitaban a sumergirse en los momentos más memorables del proyecto, al tiempo que se organizaban iniciativas como visitas guiadas a la exposición interactiva, con la posibilidad de realizar un sendero acuático o participar en otra EcoAcción de limpieza de la playa. Abrir el álbum del "Programa Atlantis" es un viaje al fondo del mar, y más que una exposición fotográfica, la muestra al aire libre fue una invitación a sumergirse en el Parque Marino de Arrábida con la comunidad de la ciudad de Sesimbra, trayendo inspiración a todos para aprender más sobre este mundo mágico que vive bajo, y sobre, la superficie del agua.

Al cierre del programa, y para celebrar la primera edición, la película del Programa Atlantis, dirigida por Gustavo Neves, llevará a todos los que la vean a una expedición submarina a los tesoros del fondo del mar de este parque acuático. Y no sólo eso. Será el billete de oro para un viaje al Programa Atlantis, junto a quienes le dieron vida y propósito. 

“Cuando fuimos al fondo [del mar], había muchas piedras, muchos peces. Encontramos muchas cosas. Nadar con los amigos y estar con ellos es muy bueno, y también hay que preservar el mar para hacerlo”

por POR AFONSO GOMES, ALUMNO DE 8º GRADO DE LA ESCUELA BÁSICA RODRIGUES SOROMENHO

Futuro y conciencia medioambiental

En un viaje de conexión total con la naturaleza, en el que el mar fue el gran maestro de la travesía, los jóvenes que tuvieron la oportunidad de experimentar la primera edición del "Programa Atlantis" adquirieron una mayor comprensión de los beneficios de estar en contacto con la naturaleza y conectados con el océano. Con esta experiencia, evolucionaron en su conciencia medioambiental, conscientes de que el mar y el océano son esenciales para la vida en la tierra y conscientes de la interdependencia de la vida en la tierra con la calidad y la preservación de los océanos. Al experimentar la Naturaleza de forma más directa y orgánica, ganaron sensibilidad para sentir realmente el impacto de sus acciones en su entorno, adquirieron un sentido crítico de dónde están y qué camino quieren seguir. Su visión ecológica ha adquirido nuevas perspectivas, su propio cuestionamiento ha ganado en profundidad y la inspiración les ha llevado a la acción. Sobre todo, estos jóvenes han adquirido un verdadero sentido de la importancia de cada uno como individuo y como parte del conjunto para la protección y regeneración del planeta. Al fin y al cabo, somos parte del todo y todos tocamos a todos. 

El "Programa Atlantis" permitió despertar y arraigar la responsabilidad medioambiental, así como descubrir nuevas habilidades personales, tanto en los estudiantes como en las comunidades donde viven y en las relaciones que establecen a su alrededor. 

El equipo de Océanos y Caudal, dirigido por Violeta Lapa, prepara ya la segunda edición del "Programa Atlantis", con novedades en el horizonte, como la iniciativa "Island Boat". Y al igual que la primera experiencia, todo el proyecto se someterá a una medición del impacto de la huella ecológica dejada por todas las actividades promovidas en el ámbito del "Programa Atlantis" y sus eventos, de manera que se pueda reducir el impacto medioambiental, así como apuntar soluciones para compensar las emisiones generadas por el programa.

Cris Santos, educadora subacuática de Oceans and Flow, siente la "misión cumplida y el entusiasmo por continuar". Toda una confirmación del potencial de transformación que la propuesta del "Programa Atlantis" tiene en la vida de los jóvenes y las comunidades, en su desarrollo personal y en la concienciación del ecosistema marino".

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Viajando con Orgullo: los mejores destinos para la comunidad LGTBIQ+
Viaje y Aventuras
Dormir bajo las estrellas: ¿se puede disfrutar de la acampada libre en España?
Viaje y Aventuras
La fascinante aventura (y paisaje) de la vía ferrata más alta de Norteamérica
Viaje y Aventuras
Viajando en tiempos de pandemia: la tecnología viene al rescate
Viaje y Aventuras
La Graciosa: la menor de las Islas Canarias a golpe de pedal

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved